A observar y esperar

A observar y esperar

A observar y esperar
NUEVA YORK - La transición de Stephen Strasburg a John Lannan en la rotación de los Nacionales fue simple y llanamente otro juego para Washington el miércoles, en el cierre de su serie aquí ante los Mets.

Lannan reconoció que las circunstancias fueron extrañas, tanto en el clubhouse como en el terreno. El zurdo lanzó 5.2 entradas para ayudar a los Nacionales a ganarle 5-2 a los Mets.

En el plan original de Washington, el juego del miércoles iba a ser la última salida del 2012 de Strasburg, quien se sometió a una cirugía Tommy John en el 2010. Pero en vez de darle una apertura más luego de una mala presentación en su partido anterior, Strasburg vio al equipo ponerle fin a su temporada.

Por supuesto, la meta es que Strasburg esté en salud y dominante para el futuro, desde la próxima campaña.

El juicio de la decisión de los Nacionales de frenar la temporada de Strasburg ha sido debatido en repetidas ocasiones. Pero ya es un hecho. El club está comprometido con esta estrategia y la próxima vez que lance el derecho será en el 2013.

"Una vez que tomas una decisión y la tomas basándote en los motivos correctos, no tienes que cuestionarla", dijo el manager de los Nacionales, Davey Johnson. "Es bien bonito cuestionar las decisiones en el béisbol, y todo el mundo lo hace, pero nadie tiene todos los datos que tengo yo."

Entonces, ahora le toca a Lannan ocupar el puesto de Strasburg en la rotación de los capitalinos. El zurdo ha hecho 131 aperturas en su carrera por Washington, pero solamente tres este año. Su poca actividad en el 2012 se debe mayormente al surgir de Ross Detwiler.

El miércoles, Lannan lanzó como el pitcher que todos conocemos: un lanzador bueno, pero no espectacular. Claro, Lannan no es Strasburg, pero los Nacionales no le están pidiendo que lo sea.

Washington sólo necesita que Lannan no sea un desastre, ya que el equipo está lo suficientemente cerca de clasificar. Lannan es capaz de cumplir, aun bajo estas circunstancias tan raras.

"Definitivamente, es extraño", dijo Lannan después de su apertura vs. los Mets. "Son muchas las cosas extrañas que están pasando. Yo sabía que iba a lanzar en algún momento, así que tengo que mantener esa mentalidad."

En octubre, los innings de Strasburg no le tocarán a Lannan, sino a Edwin Jackson. Éste último subirá de cuarto a tercero en la rotación de Washington, mientras que Detwiler probablemente sea el número cuatro.

Entonces, si uno va a examinar el pitcheo de los Nacionales, tendrá que hacerlo con Jackson y Detwiler. Las actuaciones de este dúo serán clave para el destino de los capitalinos en los playoffs. Hay motivo de optimismo: Jackson es un lanzador establecido y exitoso en Grandes Ligas, mientras que Detwiler sigue mejorando con cada presentación.

Pero del otro lado, siempre es posible que ellos se desplomen y que termine la temporada de los Nacionales en la primera ronda de los playoffs. El béisbol es un deporte impredecible, en el que muchas veces el mejor equipo no gana. Sin Strasburg, Washington podría caer al suelo. O podría ganar la Serie Mundial.

De cualquier forma, si juzgas la decisión de los Nacionales en torno a lo que pasará en las próximas seis o siete semanas, estarás viendo la situación de la manera equivocada.

Además de juzgar una decisión en el momento en que se toma, con los datos disponibles, hay otra manera de hacerlo: Al final, cuando se sabe el resultado definitivo. Las consecuencias de la decisión de los Nacionales no se sabrán hasta que pase mucho tiempo-cuando Strasburg esté en el Salón de la Fama, o fuera del béisbol, o con 30 años, o con otro equipo de Grandes Ligas. Ahí es que sabremos cómo salió la estrategia.

Aun si los Nacionales ganan la Serie Mundial sin Strasburg este año, no sabremos la respuesta. Si son derrotados en la primera ronda este año y ganan la Serie Mundial la próxima temporada con un Strasburg en salud, hasta con eso no la sabremos. La decisión fue tomada con un futuro a largo plazo en mente, no cinco o siete juegos en octubre.