Pieza indispensable para los texanos

Pieza indispensable para los texanos

Pieza indispensable para los texanos
Adrián Beltré quería que los Rangers supieran lo que estaban consiguiendo cuando ambas partes negociaban un contrato antes de la temporada del 2011. Entonces, con ese fin le relató una anécdota al manager de Texas, Ron Washington.

"Contó una historia acerca de Terry Francona", dijo Washington. "Francona lo sacó del lineup, y Beltré fue a su oficina y le dijo a Francona, 'Yo te haré saber cuando no quiero jugar.'"

Mensaje transmitido. A Beltré le gusta jugar.

Washington recordó dicho mensaje durante la temporada del 2011. La primera vez que le dio un día libre al tercera base dominicano, le dijo, "Ya me puedes pelear, porque no voy a cambiar mi lineup." La próxima vez, cuando Beltré fue a hablar con Washington para tratar de convencerlo a incluirlo en la alineación, Washington se puso de rodillas, rogándole al quisqueyano que dejara el tema.

"Beltré se porta bien", dijo un Washington sonriente, "mientras esté jugando."

Esta temporada, Beltré no ha tenido que discutir tanto con Washington, siempre y cuando un "día libre" haya significado un día como bateador designado y no en la banca. Los 16 partidos del dominicano como designado han mantenido al toletero en salud, fresco y productivo en la parte gruesa del lineup de los Rangers. En sus últimos 10 partidos. Beltré ha dado cinco jonrones al batear .381 con OPS de 1.252.

Si combinas los números ofensivos de Beltré-promedio de .316 (quinto en la Liga Americana), OPS de .902 (octavo), 30 jonrones (empatado por el séptimo lugar) y 90 carreras creadas (empatado por noveno)-con su brillante defensa en la esquina caliente, tienes una de las piezas más valiosas de Grandes Ligas.

"Es uno de mis mejores años", dijo Beltré. "Pero me falta mucho camino por recorrer. He podido mantenerme consistente, que era algo que quería hacer. No quería meterme en malas rachas prolongadas. Mi equipo está en el primer lugar, entonces hasta ahora ha sido bueno. Pero esto no es todo."

No, no lo es. Lo que al fin y al cabo definirá a los Rangers este año será si ganan la Serie Mundial, luego de las dolorosas derrotas en el Clásico de Otoño en el 2010 y el 2011. Pero Texas está en la cima de una mejorada División Oeste de la Americana en gran parte por lo que ha hecho Beltré a la defensa y como cuarto bate. Esa combinación de habilidades ha hecho al dominicano una pieza tan valiosa como Josh Hamilton en los Rangers.

"Tenemos par de muchachos en el lineup que causan su impacto", dijo Washington. "Beltré es uno de ellos. Es mi cuarto bate y es todo un profesional. Llega al estadio no sólo para hacer su trabajo, sino también para ganarle al oponente. Y lo hace. Es un gran competidor y hace competidores a los que lo rodean."

En muchos sentidos, Beltré ha reforzado su imagen en Grandes Ligas con la forma en que ha jugado en las últimas dos temporadas por los Rangers.

Texas le dio un contrato de cinco años y US$80 millones, mayormente basándose en la gran campaña de Beltré con los Medias Rojas en el 2010, año en que el quisqueyano bateó .321 con 28 jonrones, 49 dobles (líder de la Americana) y 102 empujadas. Esa temporada hizo bastante para borrar la percepción de Beltré como el bateador de menos números en el espacioso Safeco Field de Seattle del 2005 al 2009, recordándole a la gente lo que había hecho con los Dodgers en el 2004.

Los buenos años en Texas también han servido para refutar la idea de que Beltré sólo rinde en el último año de sus contratos. Si ése fuera el caso, hubiera bateado más en sus años de arbitraje en Los Angeles y hubiera tenido un 2009 mucho mejor con los Marineros.

Obviamente, ningún contrato ha estado en juego para Beltré en Texas, donde el dominicano ha respondido con dos campañas brillantes-el único tropezón fue una lesión en una corva el año pasado.

Lo que ha demostrado Beltré en los Rangers es su condición como uno de los mejores antesalistas de su generación. Desde su primera temporada completa en 1999 hasta la fecha, según Fangraphs.com, ningún tercera base supera la marca defensiva de 15.2 de Ultimate Zone Rate por cada 150 partidos (Scott Rolen está segundo con 14.2).

En el mismo lapso, ningún antesalista ha creado más que Beltré (1,140), según STATS LLC (Chipper Jones está segundo con 1,118). Y pensar lo productivo que pudo haber sido el quisqueyano si no hubiese jugado cinco años, en medio de su carrera, en el Safeco, donde el estadio y la falta de apoyo en la alineación sin dudas afectaron sus números.

Entonces, al final de agosto, cuando Beltré se unió a Joe DiMaggio como los únicos jugadores en dar tres jonrones en un juego y batear para el ciclo en la misma semana, la candidatura del dominicano para el Salón de la Fama se convirtió en un tema candente. Básicamente, la lógica es que si Beltré mantiene su ritmo ofensivo hasta el final de su contrato con los Rangers, pasará de los 400 cuadrangulares y las 1,500 empujadas al mismo tiempo de ser considerado uno de los mejores jugadores defensivos de su época.

"Muy temprano para eso", dijo Beltré al respecto. "No pienso en eso y no me veo como uno de esos peloteros. Sólo juego béisbol, disfruto jugar el béisbol y hacer lo que puedo para ganar los juegos. Cuando termine mi carrera, veremos qué pasará con eso. Pero eso no es lo que motiva a jugar el béisbol."

Beltré juega para ganar. Y si dependiera de él, jugaría todos los días. Pero con la edad el veterano ha llegado a entender que a veces es mejor descansar de vez en cuando. Ya Washington no tiene que ponerse de rodillas y rogarle a su tercera base que acepte un día como designado de vez en cuando.

"Ha sido mejor (en ese sentido) este año", dijo Washington. "Me dice, 'Lo que quieras hacer'. Entonces ése es un Beltré diferente...mientras no le diga que esté completamente fuera del lineup."