Evolución del negocio

Evolución del negocio

Evolución del negocio
Cuando el gerente general de los Tigres, Dave Dombrowski, y el presidente de operaciones de béisbol de los Marlins, Larry Beinfest, acordaron el canje que envió a los venezolanos Omar Infante y Aníbal Sánchez a Detroit a cambio de Jacob Turner y Rob Brantley, la mayoría de sus conversaciones al respecto fueron mediante mensajes de texto. Esta práctica es cada vez más común entre las figuras más influyentes del béisbol.

"La mayor parte de trabajo se hizo a través de los textos", dijo Dombrowski, quien es presidente y gerente general de los Tigres desde el 2002. "Creo que los jóvenes manejan la mayoría de las cosas de esa manera: Por mensajes de texto o una serie de correos electrónicos".

Los ejecutivos de los clubes no siempre hacían así las cosas. Antes de depender de los medios electrónicos, usaban el teléfono. Y antes de eso hasta se reunían cara a cara, algo poco común hoy en día con la excepción de las Reuniones Invernales y eventos como el Juego de Estrellas y la Serie Mundial.

El presidente de los Indios, Mark Shapiro, calcula que "el 75% de las conversaciones acerca de canjes" se llevan a cabo mediante mensajes de texto.

"Es increíble la frecuencia con la que recibes textos de alguien que quiere plantearte una idea", dijo Dombrowski.

Lo que hace difícil la última moda en comunicación es entender el verdadero motivo de un mensaje. Dombrowski, de 56 años de edad, dijo que su hija de 14 y su hijo de 12 le han enseñado algunas abreviaciones comunes entre la generación joven.

"A cada rato me mandad mensajes de texto y tienen su propia forma de expresarse", dijo Dombrowski. "Los gerentes generales hacen lo mismo. Cuando escriben 'you' (tú) ponen sólo 'u'".

El problema con los mensajes electrónicos es que suelen ocultar emociones mejor reveladas en conversaciones telefónicas o en persona. Eso puede entorpecer a un gerente general que esté trabajando apresuradamente para completar un movimiento.

"Es más difícil explorar las cosas por mensajes de texto", dijo el gerente general de los Indios, Chris Antonetti. "Se pierden ciertos matices cuando uno se comunica por texto. Te ves un poco limitado".

Dombrowski, quien es ejecutivo en el béisbol desde 1978, no completa ningún cambio hasta que escucha la voz de su colega confirmando el negocio.

"Me gusta oír a alguien decir, "Trato hecho", dijo Dombrowski. "Nunca he completado un cambio sin hablar con alguien. Pero probablemente haya otros gerentes generales que sí lo han hecho".

Antonetti es uno de esos ejecutivos, aunque enfatizó que no negocia cambios de peso de esa manera.

"Hay algunos movimientos que se han completado mediante mensajes de texto y correo electrónico", dijo Antonetti, quien ascendió al puesto de gerente general de la Tribu después de la campaña del 2010. "No diría que canjes de gran magnitud, pero sí movimientos de liga menor y de menos importancia".

Antonetti se unió a la oficina central de Cleveland en 1999. En aquel entonces, lo único que le robaba el sueño era su propia mente, la cual pensaba en el trabajo a todas horas. Pero en la actualidad, no se sorprende cuando recibe un mensaje de texto a las 3 a.m. de otro gerente general interesado en un jugador o en hacer un canje.

"Ahora que la comunicación es un poco distinta, creo que la disponibilidad y la tecnología permite que haya contacto las 24 horas del día," dijo Antonetti.

Pero los gerentes generales no sólo se comunican por vía electrónica cuando se acercan fechas importantes para hacer cambios. Antonetti dice que se mantiene en contacto con sus colegas sobre temas no relacionados con los canjes, sea para comentar acerca de un juego en particular o para ponerse al día después de una racha, buena o mala. Dombrowski, quien se considera un gerente general a la antigua, ha observado que esas conversaciones se han vuelto menos frecuentes con el pasar de los años y que las frases cortas enviadas electrónicamente se han convertido en la norma.

"Aquellos días de levantar el teléfono y hablar, eso ya casi no sucede", dijo Dombrowski. "No tanto como antes".