Una vez más, en plena pelea

Una vez más, en plena pelea

Una vez más, en plena pelea
CHICAGO -- Si uno ve la obra del gerente general de los Medias Blancas, Ken Williams, es fácil entender por qué se habla de él como el posible Ejecutivo del Año en Grandes Ligas.

Cuando Brent Morel se lesionó la espalda, Chicago necesitaba un tercera base, así que Williams adquirió desde Boston a Kevin Youkilis. Cuando hacía falta un veterano en el bullpen para acompañar a Matt Thornton y Jesse Crain, los White Sox hicieron un cambio por Brett Myers.

El dominicano Francisco Liriano fue agregado a la rotación abridora cuando se cuestionó cómo responderían Chris Sale y el colombiano José Quintana en la recta final. Hasta Dewayne Wise ha rendido dividendos, luego de llegar a los Patipálidos por medio de un pacto de liga menor.

Con todo y las buenas adquisiciones, Williams exhibió una sonrisa bien discreta cuando se mencionó la posibilidad de ganar el premio a Ejecutivo del Año.

"No va a pasar", dijo Williams. "Si no lo ganas cuando ganas una Serie Mundial, nunca lo vas a ganar." El GG se refería al 2005, cuando sus Medias Blancas se coronaron campeones y el gerente general de los Indios, Mark Shapiro, fue nombrado Ejecutivo del Año.

"Tal vez al final del año uno pueda ver eso un poco", continuó Williams. "Pero si no escuchaba lo que decía la gente al principio de la temporada-el panorama no lucía muy positivo, según los 'expertos'-ahora menos voy a hacerle caso esas cosas. Tampoco tengo tiempo para hacer, ya que estamos en una lucha de vida o muerte con Detroit."

Además, Williams entiende que si hay más fines de semana como el que pasaron los Medias Blancas en Kansas City, que barrió a Chicago, el enfoque cambiaría del premio a una supuesta ineptitud. La meta para Williams sigue siendo bien sencilla: enfocarse en el próximo juego y pujar porque ese juego sea una victoria para asegurar la Serie Mundial a favor de los White Sox.

Chicago llegó al martes con ventaja de dos juegos sobre los Tigres en la División Central de la Liga Americana.

"Esto es lo que hago", dijo Williams. "Me enorgullezco mucho de lo que hemos hecho aquí y cómo nos hemos mantenido competitivos a través de los años. Pero queda trabajo por hacerse. Cuando me senté a hablar con los medios al ser designado (gerente general), no hablé de un campeonato, sino que dije múltiples campeonatos. La gente se rio, pero fue de corazón."