Decisión de mucha valía

Decisión de mucha valía

Decisión de mucha valía
Los Orioles merecen nuestros elogios. Tienen agallas. Confían en el talento en su sistema. Todo eso está haciendo Baltimore al subir al joven de 20 años, Manny Machado, para la recta final y la pelea por la clasificación.

La tropa de Buck Showalter ha luchado con todo por seguir en la competencia, a pesar de algunos huecos en su rotación abridora. Ahora parecen tener algo de impulso (pese a su derrota del jueves ante Kansas City). Están ganando los juegos reñidos. Están ganando los partidos que se van a extrainnings.

Poco a poco, los Orioles han comenzado a creer que son capaces de hacer algo grande. ¿Vas a dudar de ellos? Han llegado tan lejos y logrado tanto que ahora se siente la vibra de que algo bueno va a salir de este riesgo.

Baltimore no está jugando con miedo y no está "amansándose" a esta altura de la temporada. Para llenar el hueco en la tercera base, el equipo se va con un muchacho que había jugado apenas 219 juegos a nivel de liga menor antes de debutar el jueves en la Gran Carpa con par de hits y una anotada en cuatro turnos. Y eso que Machado hizo el salto de Doble-A a Grandes Ligas, sin haber jugado ni un solo encuentro en Triple-A.

Machado ha sido torpedero durante toda su carrera profesional. Pero antes de subir al equipo grande, el miamense de ascendencia dominicana había fildeado cientos de rollings en la tercera, así que la gerencia de los Orioles cree que puede manejar la antesala.

Showalter ha convencido a sus pupilos de que tienen suficiente calidad como para competir, y hará lo mismo con Machado. El manager veterano hará lo más posible por poner en posición para triunfar al prospecto número 3 del béisbol, según MLB.com.

El jardinero central Adam Jones hará lo mismo. Él también estuvo en Grandes Ligas a los 20 años y ha lidiado con las exageradas expectativas. J.J. Hardy será una buena influencia sobre el joven, igual que Jim Thome. Ellos crearán un ambiente en que Machado simplemente tenga que jugar y nada más.

Machado practicó con ligamayoristas en sus años en la escuela secundaria, y en particular lo ha hecho mucho con Alex Rodríguez en Miami. El uniforme de Grandes Ligas no le quedará grande en ese sentido.

De alguna manera, Machado representa el más reciente regalo que reciben los Orioles de Cal Ripken Jr. Fue Ripken que se hizo amigo de Rodríguez hace muchos años, cuando Baltimore entrenaba en Fort Lauderdale.

Rodríguez nunca olvidó lo decente que era Ripken, tanto con su tiempo como con sus consejos. A-Rod se prometió que si en algún momento tenía la oportunidad de ayudar a un muchacho como Ripken a él, lo haría con mucho gusto.

No hay forma de saber cómo resultará este experimento. Es posible que Machado, a esta altura de su desarrollo, no dé la talla sea devuelto a liga menor por un tiempo.

Pero como señaló el vicepresidente de operaciones de béisbol de los Orioles, Dan Duquette, Machado es la mejor opción porque tiene una serie de habilidades que se ve cada vez menos.

Machado tiene la clase de talento para dominar los juegos y ganar los banderines. Baltimore no sabe cuándo saldrá todo eso, pero el talento está ahí.

Desde que fue la tercera selección del draft amateur del 2010, Machado bateó .263 en liga menor. También ha cometido algunos errores en su posición natural, el campo corto. Pero el joven jamás se ha visto con miedo. Ha recibido su buena cuota de bases por bolas y ha hecho bien las cosas pequeñas.

Además, Machado le lleva un año a Bryce Harper y ha jugado 89 juegos más de liga menor que el jardinero de los Nacionales. Mike Trout había jugado 266 partidos en las menores y tenía apenas 19 años cuando recibió su primera oportunidad de jugar en la Gran Carpa la temporada pasada.

Cal Ripken Jr. tenía 20 años cuando los Orioles lo pusieron en su lineup de Grandes Ligas por primera vez en 1981. Pasó por problemas en esa primera experiencia y en partes de su primer año completo en Grandes Ligas. El manager de Baltimore en ese entonces, Earl Weaver, lo defendió mucho.

De hecho, Weaver básicamente retó a la gente a dudar del potencial de Ripken de ser un gran ligamayorista. El mismo Ripken ha dicho que ese ambiente creado por Weaver fue importante en su desarrollo en esos primeros tiempos en Grandes Ligas.

En un caso similar, los Piratas sorprendieron a muchos al subir al dominicano Starling Marte, de 23 años, hace dos semanas. El jardinero había jugado 463 juegos en liga menor, pero sólo 99 en Triple-A.

El gerente general de Pittsburgh, Neal Huntington, ponderó irse con alguien de más experiencia, pero veía con buenos ojos el talento y la energía de Marte. También creía que el manager Clint Hurdle facilitaría el ambiente indicado para el quisqueyano.

Marte batea .281 en 14 juegos. Se ha visto sólido en algunos momentos, pero en otros bien dominado por el pitcheo de Grandes Ligas. También ha hecho algunas jugadas brillantes a la defensa, y en sentido general ha puesto de su parte para ayudar a los Piratas a seguir en la pelea en la Liga Nacional.

Queda por verse si Machado tendrá éxito o no en su primera experiencia con el equipo grande de Baltimore. Pero los Orioles sí hacen lo correcto al darle esta oportunidad.