Ben Francisco, un pelotero hecho y derecho

Ben Francisco es un pelotero hecho y derecho

Ben Francisco, un pelotero hecho y derecho
Cuando el californiano Ben Francisco arribó a las filas de los Astros de Houston en construcción, el aficionado regular se hizo la siguiente pregunta: ¿Quién es Ben Francisco?

Este tipo de pregunta de los fanáticos se volvió cajonera desde principio de este año, porque todos los meses llegó alguien diferente en este proyecto de transformación que los Astros tomaron tomado a pecho y que pronto será realidad.

Al momento de redactar esta nota, el equipo de Houston fue calificado como el más joven de la Liga Nacional y el segundo más joven de las Ligas Mayores atrás de los Reales de Kansas City.

Francisco, no habla ninguna palabra de español. Tampoco es latinoamericano y sonríe simpáticamente cuando alguien le habla español con la creencia que por su apellido podría ser caribeño.

Ben nació en la tierra de los Angelitos de Anaheim, en Santa Ana, California el 23 de octubre de 1981 y fue alumno de la escuela secundaria de Anaheim, más tarde asistió a la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

El recién llegado juega como jardinero, batea y tira a la derecha, mide 6'1 y pesa 185 libras. Corre muy bien las bases y tiene buena figura de beisbolista y juega con mucho entusiasmo. En otras palabras es un pelotero que "tiene pimienta" como se dice en el argot de este deporte.

Inicialmente fue reclutado por la organización de los Indios de Cleveland en la quinta vuelta del reclutamiento de jugadores aficionados en el 2002 y firmado el 19 de junio de ese mismo año para hacer su debut como ligamayorista el primero de mayo del 2007.

Francisco, no es un jovencito como la mayoría de los Astros de estos días, es un pelotero hecho y derecho en todo el sentido de la expresión y arribó a Houston precedido de rendimientos decentes con los Indios, Filis de Filadelfia y Pájaros Azules de Toronto.

A estas alturas, no puedo precisar cuál será el futuro de Francisco con los Astros porque tan pronto termine la presente campaña, será elegible para mediación salarial en el 2013. Y eso no es todo, tendrá el derecho de ser agente libre en el 2014. Así que como están las cosas con esta organización en constante movimiento, ni siquiera me atrevo a preguntar.

Ben es un bateador de líneas y, solía batear doble dígitos en jonrones. En 2008 desembarcó 15 con los Indios. En 2009 15 con los Pájaros Azules y 10 con los Indios ese mismo año. Desde esa fecha, su producción de cuadrangulares ha bajado notablemente. En 6 años en las mayores, registra un total de 46. En otras palabras conecta sus jonrones de vez en cuando.

Francisco desembarcó su primer palazo de vuelta entera como Astro en la tercera entrada en un partido contra Jeff Karstens de los Piratas de Pittsburgh, también disparó un sencillo impulsador para terminar de 4-2 con dos carreras empujadas. En esa forma demostró ser un pelotero que se enfrenta sin temor al lanzador más pintado.

Cuando los Astros adquirieron a Ben, tenía un promedio de bateo de .240/.296/.380 en 27 juegos con Toronto en una temporada que se acortó debido a una lesión en el tendón de la corva. Los Astros planean darle algún tiempo de juego contra lanzadores zurdos.

Esta es la primera vez que Francisco juega para un equipo con sangre juvenil: "Yo sabía que los Astros estaban en plan de evolución y yo espero dar el todo por el todo para ayudar en el proceso. Ayudar a ganar juegos es lo más importante", dijo el californiano.

Siempre hay tristeza cuando un jugador de beisbol es canjeado a otra organización donde tiene que comenzar a conocer gente nueva. "Cuando yo entré a la casa club por primera vez en el Parque Minute Maid, me causó felicidad al ver el rostro del lanzador Brett Myers que jugaba para los Filis de Filadelfia, y a quién yo conocía; pero eso fue todo", explicó Francisco.

--"Hasta hoy, cuál es el mejor recuerdo de tantos año en tu carrera--", le pregunté con el objeto de hacerlo pensar y que sonriera un poco. "En mi primer juego de Grandes Ligas conecté un jonrón al final para dejar tendido al equipo contrario", señaló Francisco con una sonrisa bien pronunciada. Ese si es un recuerdo imperecedero para cualquier pelotero sin lugar a dudas.

Con la desaparición de los Astros que hace años firmaron acuerdos multimillonarios con los dueños anteriores, Ben Francisco, resulta un pelotero bien pagado al son de $1,537,500 por la presente campaña. Digo esto porque la mayoría de los jóvenes recién llegados a la organización ni siquiera llegan al millón de dólares en salario. El más viejo de todos es el que gana más, el taponero Francisco Cordero $4.5 millones.

Francisco arribó a los Astros por medio de una negociación gigante que efectuaron con el equipo de Toronto en la que se involucró a 10 peloteros. Houston recibió 7, incluyendo dos ligamayoristas, el lanzador derecho Cordero y el jardinero Francisco; cuatro ligaminoristas, los serpentineros derechos Joe Musgrove y Asher Wojciechowski, el zurdo David Rollins y el receptor Carlos Pérez y un jugador que sería nombrado más tarde. Por su parte, los Astros enviaron al lanzador derecho Brandon Lyon, al zurdo J.A. Happ y al derecho David Carpenter a los Pájaros Azules.

Cuando se consumó la transacción, recuerdo que el Gerente General de los Astros Jeff Luhnow, señaló, "Esta fue una buena negociación para nosotros. Una vez más añadimos más talento joven, jugadores de calidad a nuestro sistema de ligas menores. Sinceramente creo que este movimiento nos ayudará a continuar con nuestro proyecto futurista".

Todo parece indicar que la organización, pase lo que pase, no escatima sacrificar a cualquiera de sus jugadores con tal de reforzar el futuro. Es posible que ingresen jugadores que el fanático de tribuna no comprende por qué llegaron, como Cordero por ejemplo, cuyo paso por Houston posiblemente sea transitorio.

Ben, a los 30 años de edad, es un jugador entero que tiene mucho que dar en el futuro y si el dirigente Brad Mills, deja de usar la filosofía de los dos pelotones, este hombre podría ser jugador de todos los días.

Francisco está emocionado por la invitante distancia del jardín izquierdo en el Parque Minute Maid. "Personalmente me gusta mucho", dijo con un poco de malicia y un guiño de ojo. "Yo bateo bien hacía el jardín izquierdo y en realidad es un blanco invitante para jonrones. Puedo decir que esa distancia me viene como anillo al dedo".

La distancia del plato al jardín izquierdo es de 315 pies que termina en una pared de 19 pies de alto donde están ubicados los palcos llamados "Crawford Boxes".

He observado que entre los jugadores de estos nuevos astros no hay bateadores de bola alta como Roberto Clemente. Cuando hice esta referencia a Francisco, no titubeó en decir: "Yo, probablemente soy bateador de bola baja y no sé porqué. A lo mejor se debe a la forma como naturalmente yo giro el bate", y se encogió de hombros ligeramente.

Francisco nunca imaginó que llegaría a ser miembro de los Astros de Houston, pero está encantado de pertenecer al grupo. Cuando escuchó las primeras palabras acerca de su cambio, le gustó la noticia.

Entre el beisbol de la Liga Nacional y la Americana, Francisco siente que el del viejo circuito le atrae un poco más debido a que se emplea más estrategia. Parece mentira, pero muchos jugadores del joven circuito dicen lo mismo.

La meta de Francisco este año es la siguiente según sus propias palabras: "Bajar al terreno, jugar mi mejor beisbol para ayudar a que los Astros ganen más juegos. Por dicha que estoy en magníficas condiciones físicas para contribuir".

René Cárdenas, además de cubrir a los Astros para el diario La Prensa de Nicaragua, escribe para Crónicas de los Astros, astrosdehouston.com y Astros Magazine. Fue narrador de los Dodgers, Astros y Rangers de Texas. Con los Astros en 2008, también narró en TV. Edita su propia página no comercial de beisbol www.laestufacaliente.com y es miembro activo de la BBWAA. En tres ocasiones ha figurado en la lista de candidatos al Salón de la Fama de Beisbol en Cooperstown. La primera vez fue en la década del 90. Búsquelo en Twitter (@Rcardenas3)