Wilton López, quiere lanzar todos los días

Wilton López, quiere lanzar todos los días

Wilton López, quiere lanzar todos los días
A la altura del séptimo u octavo episodio de casi todos los juegos en el Parque Minute Maid, fijo la mirada en la puerta del bullpen, donde aparece la popular figura del lanzador nica de los Astros Wilton López a punto de iniciar su carrera al montículo para apagar el fuego. La salva de aplausos ensordece, especialmente cuando el leonés apura el paso que enardece a la multitud.

Claro que eso no ocurre todos los días, pero casi siempre cuando el equipo está a punto de perder la diferencia que le favorece, algo así como cuando el maromero está en la cuerda floja sin red por debajo.

Parece que el público ya aprendió a prepararse cuando se produce esa circunstancia. Tan pronto como se abre la puerta comienza a aplaudir frenéticamente y el ambiente suena festivo para dar la bienvenida al actor de la noche que está a punto de pisar el escenario.

Entonces yo digo en mis adentros: --"Allá viene Wilton con una bazuca en la mano derecha y un guante en la mano izquierda". Y si lo imagino de otra manera, hagan de cuenta que en mi sub consiente aparece la figura de un gigantesco camión de bombero que viaja a 90 millas por hora y, él de capitán, vistiendo un uniforme a prueba de fuego y un casco que lo hace ver como el más intrépido de los bomberos, se dirige a cumplir con el mandato de su manejador Brad Mills.

Lo imagino, como el bombero mayor de los Astros, el apaga fuego que no duerme para estar listo, que ha probado ser un miembro valioso del grupo de relevistas que sale al terreno casi todos los días a partirse el pecho por su equipo.

Así es Wilton, el muchacho pobre que en su tierra natal de Nicaragua, iba descalzo al patio de beisbol a practicar el deporte que se convirtió en su pasión y en su vida. Quizá por eso es innato en él, querer lanzar todos los días. Siempre que Dios le de fuerzas, su ánimo nunca desvanecerá de su alma.

Qué lejos están los días cuando Wilton no tenía suficiente dinero para comprar un traje y viajar en el avión al mismo estilo de sus compañeros de equipo. Qué lejos está el día que dos de ellos unieron sus esfuerzos económicos para comprarle un traje. De eso hace tres años. Ahora la vida le enseña el lado color de rosas, razón por la que continuamente con amor evoca el nombre de Dios.

Lógicamente, por las circunstancias, los Astros están usando a Wilton casi al mismo ritmo que el año pasado: "Yo sé que he lanzado mucho, pero lo que me interesa es estar siempre listo para ayudar a mi equipo", manifestó Wilton con orgullo.

En 2011, Mills usó a López en 73 partidos, en los cuales lanzó un total de 71 entradas completas. Hay que recordar que no solamente los episodios lanzados son los que cuentan, pues el relevista para prepararse, calienta en el bullpen y esas son entradas que tienen que tomarse en consideración. El excesivo uso, si se le puede llamar así, tuvo como resultado un ligero desvanecimiento en el brazo del serpentinero que tuvo que descansar en las postrimerías de la campaña.

En este año 2012, me da la impresión que el nica va por el mismo camino, pues ya lleva al momento de preparar esta nota, 29.3 de entradas en 29 juegos. Esto lo convierte en un verdadero caballo de batalla. Como el equipo está en proceso de reconstrucción, presiento que el leonés trabajará mucho una vez más: "No creo que me vayan a usar más de lo necesario. El año pasado lancé arriba de 70 entradas y en realidad no tengo idea de cuántos lanzaré esta vez", dijo López. "Siempre que mi brazo esté en buenas condiciones, no importa el número".

En las filas de los Astros, López es el moderno Kent Tekulve de los relevistas en lo que a gran número de entradas lanzadas se refiere: "Como tú sabes, a mí me gusta lanzar y si yo me siento bien no paro de querer hacerlo. Esa es la actitud que quiero mantener", expresó el nica con una gran sonrisa. "No es nada del otro mundo lanzar un par de entradas. El equipo sabe que por naturaleza, así soy".

A López le encantaría lanzar más de dos entradas, pero ocasionaría batear y los dirigentes evitan que eso ocurra porque es casi siempre la hora de usar un bateador emergente.

Wilton se distinguió entre los relevistas de la Liga Nacional al haber comenzado la temporada con una caminata histórica de no otorgar bases por bolas. Esto ocurrió significativamente por su aptitud de tirar a partir el plato en dos. El control que lo ha hecho un relevista de primera línea es lo que lo sustenta y como ya lo van conociendo, hasta el bateador más pintado piensa dos veces al enfrentarlo.

"Mi especialidad es concentrarme y darle rienda suelta a mi control mental. Claro que algunas veces llevo el conteo a 3 y 2, pero entonces me esfuerzo a que el jugador batea terreno del cuadro. La jugada no siempre sale bien, pero es parte de mi estrategia", confirmó López. "Cuando en esa circunstancia logro ponchar el bateador, digo que tuve suerte. La parte importante es tratar de completar la entrada sin permitir daños".

Pregunté a Wilton si hace un extremo esfuerzo para tirar sobre el plato o es algo que le resulta natural: "En realidad, sobre ese tema, nunca he tenido problemas", explicó el pelotero mientras se encogía de hombros. "Cuando yo fui abridor, el control me ayudó mucho. Soy un lanzador de control".

Si existe alguna diferencia de lanzar contra zurdos y derechos, creí oportuno hacer la pregunta para aprender: "Yo no observo diferencia alguna", señaló Wilton. "A estas alturas de mi carrera, ya estoy acostumbrado a lanzar igual sin importar a qué lado del plato esté el bateador. Fue en 2009 como relevista cuando me sentí raro tirar contra zurdos. Al terminar la campaña sentí que ya había adquirido la confianza necesaria para hacerlo sin temor".

A los 28 años de edad, López, se considera un hombre joven entre los lanzadores del bullpen de los Astros, pues sus nuevos compañeros son más jóvenes aun. Me da la impresión que alguna vez, López, podría sentirse como veterano entre tantos chamacos, especialmente después de tres años de vestir la franela del equipo espacial.

"Yo sé que así piensan algunas personas. Pero yo creo que necesitaría más años de servicio con el equipo para sentirme como un verdadero veterano", dijo Wilton en forma pensativa y con la mirada al infinito. "Yo he aprendido mucho de los receptores del equipo y ya entiendo cuando tirar pegado al bateador y otro número de estrategias de los veteranos".

Recuerdo hace tres años cuando Wilton, sediento de aprender, pedía y recibía consejos de los jugadores más experimentados de los Astros. Ahora es a él que corresponde el encargo de impartir consejos y de compartir todo lo que aprendió en el pasado. "Yo trato de ayudar a todos los lanzadores jóvenes", dijo López con una voz acentuada. "He aconsejado al lanzador Fernando Abad un par de veces y ojalá haya absorbido parte de mi experiencia".

Una vez pregunté al Gerente General, Jeff Luhnow, que si López tenía todo lo que un taponero requiere y me dijo que el nica fue mencionado una vez como candidato posible para la posición en un caso que fuese necesario. Hice una pregunta similar en forma directa a Wilton durante nuestra conversación al tratar de averiguar si había agregado algo nuevo a su arsenal de lanzamientos:

"No, del todo no", confirmó Wilton moviendo la cabeza en forma negativa. "Yo siempre sigo con lo mismo, la deslizadora, el cambio, el que se hunde y la recta de cuatro costuras. A estas alturas no tengo que estar buscando otro lanzamiento para experimentar. Si lo quisiera, lo haría al final de la temporada. Habría que practicarlo concienzudamente".

Con respecto a jugar beisbol invernal en la liga profesional de Nicaragua, Wilton no está seguro, porque todo dependería de los deseos de los Astros. El año pasado le dieron permiso de lanzar unas cuantas entradas y así lo hizo.

La última vez que Wilton no pudo completar la entrada y Mills lo sustituyó de inmediato, me pareció ver una expresión de pesar en el rostro, algo como dolor en silencio cuando cabizbajo retornaba a la madriguera. "Cuando eso ocurre, el corazón me duele muchísimo", dijo López. "Pero el recuerdo no dura, lo boto al basurero y cuenta nueva".

López registra record de 3-0 y efectividad de 2.43. También tiene en su haber 23 ponches y solamente 4 bases por bolas en dos meses de temporada.

René Cárdenas, además de cubrir a los Astros para el diario La Prensa de Nicaragua, escribe para Crónicas de los Astros, astrosdehouston.com y Astros Magazine. Fue narrador de los Dodgers, Astros y Rangers de Texas. Con los Astros en 2008, también narró en TV. Edita su propia página no comercial de beisbol www.laestufacaliente.com y es miembro activo de la BBWAA. En tres ocasiones ha figurado en la lista de candidatos al Salón de la Fama de Beisbol en Cooperstown. La primera vez fue en la década del 90. Búsquelo en Twitter.