Siguen encendidos los motores

Siguen encendidos los motores

Siguen encendidos los motores
Mark Trumbo es uno de ocho toleteros que trata de evitar una resaca después del Festival de Jonrones, algo que le ha sucedido a otros participantes en años anteriores. Afortunadamente para el jardinero de los Angelinos, él ya ha podido evitar descensos típicos en lo que va de la temporada.

Algunos de los novatos del 2011 han sido víctimas de la llamada "maldición de segundo año", pero los números de Trumbo han mejorado. Tras terminar en el segundo lugar en las votaciones del premio al Novato del Año en la Liga Americana detrás de Jeremy Hellickson, Trumbo se ha convertido en un modelo de consistencia con el madero a pesar de que pasó de ser inicialista a antesalista y luego a jardinero.

Trumbo acaparó mucha atención esta semana con un par de cuadrangulares descomunales en el Festival de Jonrones, pero simplemente estaba demostrando lo que sus compañeros de equipo lo han visto hacer durante dos temporadas.

El guardabosque joven está desacreditando la noción de una maldición de segundo año y su posición defensiva no ha afectado su rendimiento al bate. Trumbo terminó la primera mitad bateando para .306 - mucho mejor que su promedio de .254 a estas alturas del año pasado - con 22 jonrones y 57 remolcadas.

"No me importa el promedio de bateo", dijo Trumbo. "Creo que la gente se enfoca demasiado en el promedio y se olvida de lo que en verdad importa. Para mí, se trata de conectar la bola con autoridad, empujar carreras, embasarme, no lamentarme demasiado si esto o lo otro decae. Simplemente salgo y le pego duro a la bola".

Trumbo no ha sido el único que hasta ahora ha superado los obstáculos que suelen enfrentar los jugadores en su segundo año en la Gran Carpa. A pesar de que tuvo marca de 4-5 con efectividad de 3.41 en la primera mitad, Hellickson ha lucido sólido por los Rays y en general su promedio de ponches y bases por bolas se ha mantenido estable.

En la Liga Nacional, el cerrador de los Bravos Craig Kimbrel, Novato del Año del 2011, ha mejorado tras una primera campaña dominante. El año pasado, Kimbrel estableció un récord de novatos al terminar empatado en el primer lugar del Viejo Circuito con 46 salvamentos. Su efectividad fue de 2.10.

Esta temporada, por segundo año seguido, Kimbrel llegó al receso del Juego de Estrellas con la mayor cantidad de salvamentos en la Liga Nacional al registrar 25 en la primera mitad. Su efectividad de 1.36 es mucho mejor que a mitad de la temporada del año pasado. Sin señales de maldición alguna, a Kimbrel se le considera uno de los mejores cerradores del béisbol.

El receptor suplente de los Bravos, David Ross, quien ha sido compañero de batería de cerradores de lujo como Eric Gagne, Trevor Hoffman y Billy Wagner, considera que Kimbrel tiene posibilidades de agregar su nombre a la lista de los mejores taponeros de todos los tiempos.

"En cuanto a innings se refiere, es el que más rápido ha llegado a 200 ponches, así que no es injusto compararlo con los mejores", dijo Ross. "¿Que si creo que ya ha alcanzado ese nivel? No. Está triunfando con lo que tiene en estos momentos. Es como sucede con muchos otros jugadores jóvenes. Bryce Harper está haciendo lo que está haciendo con su talento. Cuando llegue a conocer la liga y sepa cómo jugar a este nivel, va a arrasar. Es lo mismo con Craig".

Hablando de Harper, en el 2013 le tocará a él tratar de evitar la maldición de segundo año tras hacer su esperado debut de Grandes Ligas por los Nacionales esta campaña. No será el único que enfrentará ese reto, ya que cinco novatos participaron en el Juego de Estrellas el martes. Y aunque quizás parezca una garantía que jugadores como Harper y el fenómeno de los Angelinos, Mike Trout, mejoren con un año de experiencia, no siempre es tan sencillo.

Mientras que Trumbo y Kimbrel arrasaron durante la primera mitad de la temporada, otros novatos destacados del año pasado - como Eric Hosmer de los Reales y el compañero de equipo de Kimbrel, Freddie Freeman - han tenido sus tropezones. Las dificultades de éste último parecen deberse a una lastimadura en la córnea del ojo derecho.

Los problemas de Hosmer se asemejan más a la supuesta maldición. El inicialista de 22 años de edad llegó al 22 de mayo bateando apenas .177. Fue ahí que comenzó a trabajar con su coach de bateo Kevin Seitzer para hacer ajustes en su mecánica.

Por otro lado, dos abridores, Vance Worley de los Filis y el dominicano Iván Nova de los Yankees, no han dado señales de un bajón tras temporadas de novato impresionantes en el 2011. Pero por otro lado están las lesiones que terminaron prematuramente con las campañas del receptor venezolano Wilson Ramos de los Nacionales y el derecho dominicano de los Yankees, Michael Pineda.

Dos de los novatos de los que más se ha hablado en los últimos años, Harper y Trout, van a todo motor esta temporada. Será interesante ver cómo manejan su segunda campaña como ligamayoristas.

"Tienes que mantenerte humilde", dijo Trout. "Eso es lo que mis padres me enseñaron cuando niño - no volverte arrogante, no inflarte. Esa actitud siempre me ha dado resultados, así que seguiré siendo así."

A Trout aún le queda mucho por lograr en la segunda mitad de esta temporada, pero el próximo año, le será de ayuda tener cerca a Trumbo para que lo guíe durante el proceso de maduración de segundo año.