Lo mejor está por venir

Lo mejor está por venir

Lo mejor está por venir
Hubo muchos equipos sorpresa en ambas ligas durante la primera mitad de la temporada y podemos esperar más en las próximas semanas. Esto significa que nos aguarda un desenlace maravillosamente estrafalario.

¿Quién dice que los Indios de Cleveland no pueden causar un revuelo al coronarse por primera vez desde que Harry Truman era presidente de los Estados Unidos?

Los Mets del 2012 no tienen a Tom Seaver y a Tommie Agee, pero si cuentan con el venezolano Johan Santana y David. No hay por qué dudar que sean capaces de producir milagros de aquí hasta el otoño.

Con un poco de imaginación, no es descabellado pensar que los Orioles y los Yankees pudieran enfrentarse en la Serie de Campeonato de la Liga Americana y no en un juego de video.

Hoy en día, todo es posible en el béisbol. Washington D.C., por ejemplo, por fin tiene a un equipo que no es terrible. Los fanáticos de Pittsburgh están viviendo una experiencia similar. Los Piratas han ido de ser un equipo patético a los líderes de su división y lo mismo se puede decir de los Nacionales.

Por otro lado, los Medias Blancas son punteros en la Central de la L.A. bajo el mando del capataz Robin Ventura, quien no tenía experiencia como mánager o coach en el béisbol profesional. La gerencia de Chicago incluso había dicho durante la temporada baja que éste era un equipo en plena transición. Pero en contra de las expectativas, los Patipálidos han disputado la cima con un club aun más asombroso, los Indios de Cleveland, quienes siguen en la pelea a pesar de estar en el penúltimo lugar en la Liga Americana en efectividad colectiva.

También están los Dodgers de Los Angeles y los Mets de Nueva York, que han podido dejar atrás los problemas de sus dueños para encabezar el Oeste de la L.N. y competir en el Este de L.N., respectivamente.

Además, si la temporada concluyera hoy, Baltimore, que no registra un récord ganador desde 1997, clasificaría para los playoffs.

También debemos considerar a los Rangers una sorpresa. A pesar de perder la Serie Mundial por dos temporadas consecutivas, Texas sigue motivado y una vez más encabeza el Oeste de la L.A.

De pronto, hay equipos sorpresa por todos lados, y eso se lo debemos en gran parte a la paridad - una paridad repleta de talento.

Y talento joven, por cierto. De los jugadores convocados al Juego de Estrellas este año, 19 tienen 26 años de edad o menos. Los jóvenes necesitan mucho de sus coaches y pilotos, lo cual significa que esta podría ser una campaña impresionante para ambos.

Claro que, podría tratarse de una coincidencia.

Sea cual sea el caso, es divertido verlo, empezando con los Nacionales, que son bastante buenos. Cuatro de sus jugadores fueron seleccionados para el Juego de Estrellas, tienen un estadio espectacular y suficientes jugadores jóvenes (encabezados por el lanzador Stephen Strasburg y el jardinero Bryce Harper) para dar guerra por muchos años.

También interesante es el hecho de que los Nacionales encabezan el Este de la L.N. con el mejor record en el Viejo Circuito. Estamos hablando de los Nacionales, quienes han ido a los playoffs solamente una vez desde que la franquicia se estableció en 1969 como los Expos de Montreal.

La última vez que Pittsburgh terminó por encima de .500 fue en 1992, la última temporada de Barry Bonds con el club. Ahora los Piratas tienen un record ganador y están en el primer lugar, gracias en parte a un joven talentoso llamado Andrew McCutchen.

Piratas. Nacionales. Digamos que los Nacionales son la sorpresa más grande de esta temporada. No, mejor los Piratas. Pensándolo bien, a los demás no se les puede descartar. ¿Entienden bien lo que les digo?