Beltrán regresa a K.C. para el All-Star

Beltrán regresa a la ciudad donde empezó su carrera

Beltrán regresa a K.C. para el All-Star
KANSAS CITY -- Esta temporada, Carlos Beltrán hizo historia al convertirse en el primer bateador ambidiestro con 300 jonrones y 300 bases robadas.

¿Quién dijo que la carrera del jardinero puertorriqueño estaba acabada?

Aquí en Kansas City, el sitio donde en 1998 debutó en las Grandes Ligas, Beltrán disfruta con la oportunidad de ser el titular del jardín izquierdo del equipo de la Liga Nacional en el Juego de Estrellas.

"Estar de vuelta significa mucho para mí. Aquí fue donde comenzó todo, donde me eduqué", dijo. "Fueron grandes momentos".

Jugó con los Reales hasta la mitad de 2004, cuando fue transferido a los Astros de Houston. Una sensacional postemporada con .435 de promedio, 8 jonrones, 14 impulsadas en 12 juegos ante Atlanta y San Luis lo lanzó al estrellato y derivó posteriormente en un jugoso contrato de 119 millones de dólares y siete años con los Mets de Nueva York.

Sus últimas dos campañas en Nueva York, sin embargo, se vieron menguadas por lesiones en las rodillas. Tras levantar su valor en 2011, los Mets pudieron transferirle a San Francisco para la recta final.

Según cuenta Beltrán, tras quedar como agente libre, muchos equipos de la Liga Americana le tocaron la puerta con ofertas para jugar exclusivamente como bateador designado.

Pero Beltrán estaba convencido que a sus 35 años aún tenía la capacidad para rendir en los jardines y por eso optó irse con los Cardenales de San Luis, cuya inversión de dos años y 26 millones luce módica por lo recibido a cambio. Los campeones de la Serie Mundial buscaban compensar la producción de Albert Pujols, quien se fue con los Angelinos de Los Angeles.

Tome apunte lo que ha hecho Beltrán al llegar a la pausa por el Juego de Estrellas: es el líder de impulsadas de la Nacional con 65. Está segundo en jonrones con 20, a cuatro de Ryan Braun de Milwaukee. Batea para .382 con .382 de embasado. También alcanzó los 2.000 hits de por vida, en su 15ta campaña.

San Luis se encuentra a dos juegos y medio de los líderes Piratas de Pittsburgh en la Central de la Liga Nacional.

"Más que por decirle algo a la gente, en mi caso yo juego este deporte porque uno siento cierto orgullo", dijo Beltrán, quien participó en el derby de jonrones. "Quería probarme que que podía jugar a un nivel alto. Puse los números y los fanáticos se dieron cuenta".

También expresó su deseo de jugar con Puerto Rico en el Clásico Mundial del año próximo.

"Ya llené mi aplicación para ser parte del Clásico", indicó. "Quisiera ser parte, pero hay que esperar a ver si la salud me lo permitirá".