Lowrie se combina a perfección con Altuve

Lowrie se combina a perfección con Altuve

Lowrie se combina a perfección con Altuve
El crédito se lo lleva fácilmente la organización de los Patirrojos de Boston por haber sido los verdaderos promotores del actual torpedero de los Astros Jed Lowrie que actualmente quema la Liga Nacional con 14 cuadrangulares y un rendimiento espectacular en el campo corto.

Los Astros que este año se caracterizan por efectuar transacciones de primer orden para seguir el proceso de reconstrucción, se dieron a la tarea de obtener a Lowrie y al serpentinero derecho Kyle Weiland del equipo de Boston a cambio del también derecho Mark Melancon el 14 de diciembre de 2011.

Loe, como cariñosamente le llaman sus compañeros de equipo, nació el 17 de abril de 1984 en Salem, Oregón y luego se graduó en la escuela secundaria de la misma ciudad. Más tarde, hizo sus estudios profesionales en la Universidad Stanford donde jugó beisbol en forma exitosa y donde también cosechó una buena serie de trofeos y reconocimientos. Jugó al lado de los jardineros ligamayoristas Sam Fuld, John Mayberry Jr., y Carlos Quentin.

Del 2005 al 2007, Lowrie jugó en tres niveles de ligas menores de Boston y, el 10 de abril de 2008, los Patirrojos decidieron subirlo para sustituir a Mike Lowell que había sido puesto en la lista de jugadores incapacitados. Ni corto ni perezoso, hizo su debut el 15 de abril con suerte, empujó tres carreras en una victoria de 5x3 en Cleveland.

En este momento no escribo acerca de un novatito ni nada de eso por el estilo; comento acerca de un joven pelotero de 27 años de edad que se mojó los pies con los Patirrojos en 2008, 2009 y 2011. Llegó a los Astros precedido de una experiencia de 3 años y 111 días en la Liga Americana.

Lea usted acerca de sus otros números: el ambidextro conectó 204 imparables en 808 turnos, entre ellos 19 cuadrangulares con 117 carreras impulsadas. Desembarcó 11 jonrones y bateó .326 contra lanzadores zurdos. Contra derechos su bateo fue de .214 y 8 palos de vuelta entera.

El año pasado, su ofensiva de .330 contra zurdos lo clasificó como séptimo en la Liga Americana.

Además de ser buen bateador, no se queda atrás en lo que a velocidad se requiere para emplear una buena defensiva. Fue el iniciador de una triple matanza por la vía 5-4-3 el 16 de agosto el año pasado contra los Rayos de Tampa. Fue la primera triple matanza de los Patirrojos desde el 8 de julio contra los Marineros de Seattle.

Lowrie estuvo en el camino que lo llevaría al desagradable proceso de mediación salarial con los Astros, pero un arreglo de $1.5 millones por un año con bonos y certificados por rendimiento el 8 de febrero de 2012, impidió que la situación se agriara.

El recién llegado Jed que se está ajustando sin mucho esfuerzo al papel de torpedero de los Astros, se proyecta como pelotero titular. "Yo estaba esperando eso, porque me da la oportunidad de jugar todos los días", explicó. "Y solo así puedo demostrar lo que soy capaz de hacer en el terreno de la acción".

Como se sabe, Lowrie viene jugando pelota desde el año 2005 y, durante todo ese período, imagino que ha visto muchos ángulos del beisbol profesional. "No, no creo que los haya visto todos", confirmó. "Eso es lo mejor del beisbol. Uno siempre aprende algo nuevo y mucho acerca de uno mismo. Cuando crees que ya lo sabes todo, de súbito se produce algo inesperado. Jugadores experimentados se sorprenden cuando al final de sus carreras aprenden algo más. Esa es la belleza del beisbol que te brinda la oportunidad de mejorar cada día".

Los Patirrojos de Boston tuvieron a Jed en las menores y en el equipo grande desde 2005 a 2011 y nunca le dieron la real oportunidad a pesar de que es difícil no ver el potencial de este pelotero. "Yo creo que ellos lo vieron porque me reclutaron como la selección No. 45", dijo el torpedero. "Por razones desconocidas mientras pertenecí a ellos fui víctima de una serie de lesiones rarísimas que me robó la oportunidad de tener muchos turnos al bate. Todo eso motivó que Houston adquiriera mis servicios. Como resultado pude comenzar de nuevo en forma fresca".

Lowrie disfrutó cuatro días buenos con Boston cuando lo subieron en 2008, 2009, 2010 y 2011, pero fue enviado de regreso a las menores el mismo número de veces, causando en mi opinión, días tristes. "Disfruté ratos alegrísimos, pues ellos me dieron la oportunidad para jugar en las Mayores por primera vez; disparé un imparable para decidir un juego contra los Angelitos en la postemporada y más tarde un jonrón para decidir otro. Traje buenos ratos de felicidad de mis años con ellos y son los que más recuerdo".

Trasladarse de Boston a Houston es un paso tan grande como cruzar el Gran Cañón de Colorado, porque el beisbol de una liga y la otra no es exactamente el mismo. Hay peloteros que gustan y otros que aborrecen la diferencia. "Yo me emocioné cuando supe que venía a los Astros del viejo circuito, especialmente cuando hablé con el GG Jeff Luhnow, el dueño Jim Crane y el dirigente Brad Mills", Jed dijo sonriendo. "Luego de mi conversación inicial con ellos, me encantó saber la nueva dirección que el equipo lleva actualmente. Ellos tienen un plan que me gusta".

Lowrie jugó toda su vida en la Liga Americana y comprende la diferencia de como se juega la pelota en la Liga Nacional. Por ejemplo, cuando el lanzador batea hay más estrategia; cuando se batea como emergente en su lugar se crea una situación diferente y, esas cosas tienen una real importancia en la Nacional porque el lanzador debe de batear; también hay más retos, como traer a un zurdo para enfrentar a un zurdo. En la Americana el relevista lanza una entrada, se trata de buscar el reto, pero no como en la Nacional que es ya una forma establecida. Estas diferencias serán efímeras para Jed porque los Astros van a formar parte del joven circuito en el 2013 y él irá de regreso de donde vino.

El arribo de Lowrie a la casa club de los Astros no fue nada fuera de lo común. A primera vista encontró el rostro sonriente del manejador de los Astros Brad Mills que fue su instructor durante sus dos primeros años en Boston. "Eso fue un buen momento, especialmente por lo que él espera de mí. Luego fui parte de las caravanas promocionales del equipo en el invierno y pude conocer a varios de los jugadores y tuve la oportunidad de familiarizarme. Pero uno conoce mejor a los compañeros cuando se juega en el terreno", explicó el jugador.

Pregunté a Lowrie que si la doble matanza es la jugada más importante para defender al lanzador. "Sin lugar a dudas", señaló el pelotero. "Yo creo que es la mejor jugada en beisbol, especialmente para el monticulista.

Soy de la opinión que en lo que va de la temporada, Jed está haciendo un trabajo extraordinario combinándose con José Altuve para hacer dos outs en una sola jugada. "Yo disfruto inmensamente jugar con José", confirmó el torpedero. "Es un tremendo pelotero que trabaja incansablemente para mejorar cada día y al mismo tiempo sabe como divertirse en el terreno".

En la campaña del 2011, Altuve vio desfilar a una serie de torpederos que el equipo nunca definió como titulares. Con la llegada de Jed, todo parece indicar que por fin el campo corto tendrá un titular y ambos están en el proceso de acomodación entre uno y el otro sea difícil o no:

"Para mí no ha sido difícil del todo", precisó Lowrie. "El primer día del entrenamiento primaveral sostuvimos una conversación. 'Tú me dices lo que anticipas y yo te digo lo que anticipo', le dije. Y decidimos trabajar juntos y en estos momentos nos comunicamos con entera facilidad".

¿A qué altura le gusta que le pases la bola, arriba, en medio o baja?, le pregunté y, con una sonrisa interminable me explicó:

"En medio sería perfecto para cualquier otro. Pero para él que no es un gigante, en medio, creo que sería demasiado alto".

En tres años, Lowrie disparó 19 cuadrangulares en las Mayores con Boston y, ahora con solamente tres meses en el uniforme de los Astros registra 14. Quisiera saber a qué se debe semejante diferencia, le pregunté:

"Creo que se debe a que he venido fortaleciéndome a través de los años", señaló Jed. "Conectaba muchos dobles en el pasado y ahora disparo jonrones y también porque la distancia al jardín izquierdo en el Parque Minute Maid es más corta que la que hay en Boston. El bosque derecho en Fenway Park está lejos. Por el central-derecho son 420 pies y 380 por el jardín derecho. Es un parque grandísimo. Creo, pues que es una combinación de todo".

Lowrie está de plácemes con los Astros y se siente emocionado porque juega con un grupo de peloteros sumamente joven. "Es algo fabuloso porque estos chicos son talentosos y están en el proceso de adquirir experiencia. Todos piensan que el futuro del equipo será brillante. Lo interesante es que somos suficiente buenos para pelear contra cualquier equipo ahora mismo. Entre más nos acoplemos, mejor será nuestro rendimiento".

El ambidextro Lowrie, como zurdo es bateador de bola baja y, como derecho es bateador de bola alta. "No sé porqué es así, pero así es", terminó diciendo.

De los 14 cuadrangulares que Jed registra hasta este momento, 12 fueron a la izquierda que es donde obviamente está su poder.