Listo para despegar

Listo para despegar

Listo para despegar
El dirigente de la sucursal Triple-A de los Rojos, David Bell, ha visto antes al puertorriqueño Neftalí Soto encenderse con el bate. De hecho lo vio la campaña pasada.

"Estuvo lesionado durante un mes, de abril a mayo", explicó Bell, manager de Soto con Doble-A Carolina en el 2011. "Pero cuando regresó a la acción, no tardó para lucirse en el plato".

Soto jugó solamente 20 encuentros en los primeros dos meses de la temporada pasada debido a una fractura en una muñeca. Bateaba .243 a mediados de junio antes de una explosión de cinco cuadrangulares en seis compromisos para iniciar un repunte.

Después volarse la cerca apenas tres veces en los primeros dos meses del 2011, Soto disparó siete jonrones en junio, luego conectó 10 cañonazos en julio y agosto para compartir el primer lugar en la Liga del Sur con 30 y aumentar su total de remolcadas a 76 en 102 juegos.

Por eso es de entenderse si los directivos de los Rojos no están alarmados por el comienzo del boricua esta temporada, su primera en Triple-A Louisville. El toletero de 23 años de edad tiene promedio de .238 en 62 compromisos, aunque encabeza al equipo con ocho jonrones y 31 empujadas.

Aunque Soto no está preocupado, tampoco está satisfecho con el desempeño en su primera campaña en Triple-A.

"Ha sido un poco difícil", declaró el cañonero a un diario de Louisville. "Esto no era lo que esperaba. Pensé que me iría mejor".

"Creo que los muchachos en Doble-A tiran más fuerte. Pero en este nivel saben cómo pitchar".

Esa experiencia es evidente en las 65 veces que Soto se ha ponchado y en sus 17 pasaportes negociados que contribuyen a su porcentaje de embasarse de .289.

"Está agotando sus turnos al bate y a estas alturas de su carrera, eso es importante", señaló Bell. "Diariamente hace ajustes, y eso ocurrirá durante el resto de su carrera".

A Soto le ha beneficiado que los Rojos hayan establecido la inicial como su posición. Originalmente seleccionado en el draft amateur como torpedero, el oriundo de Manatí pasó a la antesala y luego pasó parte del 2010 como receptor antes de pasar a la primera base de tiempo completo el año pasado.

Bell indicó que Soto parece estar siguiendo el mismo camino que tuvo la campaña pasada en Carolina.

"Es un jugador joven y los jóvenes juegan mejor con más experiencia", manifestó Bell. "Cuando tuvo más turnos el año pasado, ganó experiencia y tuvo un mejor desempeño".

Bell agregó que Soto, quien últimamente ha perdido tiempo de juego debido a ligeros espasmos en la espalda, aumentó su valor con su excelente final en el 2011.

"Los peloteros que juegan bien en la segunda mitad de la temporada son más valiosos", dijo Bell. "La gente se da cuenta cuando un muchacho tiene una buena actuación en la recta final, cuando su equipo está luchando por el banderín".