Todo no ha sido color de rosa

Todo no ha sido color de rosa

Todo no ha sido color de rosa
MIAMI -- Los Marlins obviamente son mejor de lo que hemos visto en los últimos juegos. Sin embargo, los Cachorros posiblemente sean mejor de lo que hemos visto de ellos.

Lo sorprendente de Miami es que está pasando por un mal momento a estas alturas de la temporada. Hace seis partidos, los Peces estaban en el primer lugar de la División Este de la Liga Nacional y venían de un fantástico mes de mayo en el que habían registrado foja de 21-8. Marchaban a todo motor, obviamente hacian mejores cosas.

Y los Marlins regresaban a casa para una larga estadía de nueve juegos. Luego el brillante panorama fue opacado por los Bravos y los Rays, dos excelentes equipos jugando muy bien últimamente. Los siguientes seis encuentros resultaron en seis derrotas y en un marcador total de 43 carreras para los visitantes y 10 para los Marlins.

"El fin de semana los Rays hicieron todo mejor que nosotros", señaló el dirigente venezolano de los Marlins, Ozzie Guillén, después de que su club fue barrido en tres juegos por Tampa Bay. "Jugaron bien, lanzaron bien, ejecutaron todo. Tuvieron hits oportunos y nosotros no".

"Es un poco extraño lo bien que jugamos hace una semana y lo mal que jugamos la semana siguiente. No estoy seguro si eso es parte del juego, si el béisbol es así o si esa es la clase de equipo que tenemos. Pero por otra parte estoy sorprendido. Jugamos bien por un mes y repentinamente perdimos el ritmo, o no podemos contar con un gran lanzamiento o el remolque clave. Espero que podamos darle vuelta a todo esto para comenzar a jugar mejor".

Deberán hacerlo inmediatamente, en el inicio de la serie de tres compromisos contra los Medias Rojas en el Marlins Park. Boston también fue barrido en casa este fin de semana pasado. Las malas noticias para los Marlins es que los Medias Rojas cayeron en tres partidos contra los Nacionales, que se encuentran en la cima del Este de la Liga Nacional, ahora a tres juegos sobre Miami.

Hasta ahora, los Marlins no han tenido consistencia. Tuvieron una racha de seis derrotas consecutivas en abril, el excelente mayo y ahora otra sequía de seis partidos. Esta no es la fórmula para el éxito a largo plazo en una difícil división que parece tener cinco legítimos pretendientes.

Por el lado positivo, Logan Morrison regresó a la alineación de Miami en el último juego de la serie contra Tampa Bay y aparentemente superó su bache al conectar tres imparables, incluyendo dos dobletes.

Pero como lo advirtió Guillén: "En el béisbol debes demostrar que puedes mantener el éxito. No se trata de solamente un día. Necesitamos que Morrison proteja a Giancarlo Stanton en el lineup y que permanezca ahí".

Con los últimos seis juegos en el pasado, los Marlins tienen lo suficiente para ser contendientes. Su pitcheo abridor tiene la suficiente calidad para mantenerlos en la pelea y con el cerrojero Heath Bell de nuevo en su nivel, posiblemente podrán evitar la clase de derrotas en las últimas entradas que pueden hundir a un contendiente.

Los Marlins no podrán tener la producción que esperaban de su alineación, pero los historiales de sus titulares indican que la situación no es desalentadora.

Lo que debilita las esperanzas de los Peces es que después de mayo pensaban que las cosas iban a cambiar. Pero parece que no completamente. Pero este es un equipo talentoso que, sin contar esta semana, podría estar en ascenso. Y el jugar en el nuevo y maravilloso Marlins Park podría mantener el ánimo de todos en alto, incluso cuando pasen por malas rachas.