¿Dónde está el dinero?

¿Dónde está el dinero?

¿Dónde está el dinero?
Olvidémonos de los Filis. Haría falta más que los regresos de Ryan Howard, Chase Utley y Roy Halladay - sean cuando sean - para que este club conquiste el título del Este de la Liga Nacional por sexta temporada consecutiva.

Hoy por hoy, ver a jugar los Filis, un equipo diezmado por las lesiones, es deprimente. Los Dodgers los acaban de avergonzar al barrer una serie de cuatro juegos en la Ciudad del Amor Fraterno por primera vez desde los años 40.

Simple y llanamente, las otras cuatro escuadras del Este del Viejo Circuito son mejores que los sotaneros Filis, el único equipo de la división con un récord perdedor.

Pero la pregunta sigue siendo la siguiente: ¿@uién se llevará el banderín de esta división?

A estas alturas, se esperaba que los Nacionales ya hubiesen caído de la cima.

Sí, se trata de un equipo de mucho talento joven, se decía, pero no está listo para tomar control de lo que se ha convertido en una de las divisiones más reñidas de Grandes Ligas. De hecho, ésta luce más fuerte que el Este de la Liga Americana.

Pero estamos en junio y los capitalinos siguen en el primer lugar. Su desempeño en los primeros dos meses de la temporada ha sido mucho mejor de lo que se esperaba y no es coincidencia. Bryce Harper llegó a la Gran Carpa y ha demostrado que merece estar ahí.

No obstante, me pregunto si los Nacionales en verdad están listos para jugar un béisbol competitivo y soportar la lucha de 162 juegos. Esa es la verdadera prueba para un equipo joven.

Además, el mánager Davey Johnson está firme en su decisión de no permitir que Stephen Strasburg tire más de 160 innings este año. Eso significa que el as no estaría disponible para lanzar en la recta final.

Todo el mundo dio por muertos a los Mets antes de que comenzara la temporada, lo cual resultó ser un error. Terry Collins ha convencido a sus jugadores que los partidos no se juegan en el papel. Olvídense de las predicciones. Los Mets tienen un equipo motivado y lleno de energía y, con David Wright bateando .362 y el venezolano Johan Santana de regreso, son un contendiente legítimo.

Y nunca hay que darle la espalda a los Bravos. Tienen demasiado talento.

Eso nos trae a los Marlins, el equipo que yo pronostico que ganará la división.

Con los ingresos del nuevo estadio, Jeffrey Loria fue uno de los dueños más activos durante la temporada baja al invertir US$191 millones en el campocorto dominicano José Reyes, el zurdo Mark Buehrle y el cerrador Heath Bell.

También le entregó las riendas del equipo al controversial y extrovertido mánager venezolano Ozzie Guillén.

Los Marlins cayeron ante San Luis en el primer juego oficial del magnífico nuevo estadio, lo cual marcó el inicio de una decepcionante marca de 8-14 para empezar la campaña.

La temporada apenas comenzaba cuando Guillén fue suspendido por cuatro partidos por hacer comentarios pro-castristas.

Dado el mal comienzo de los Marlins, vale recordar las palabras de Guillén cuando se estrenó el nuevo parque: "Es como tener una casa hermosa pero tu matrimonio es un fracaso. Tenemos un bello hogar aquí, pero si la gente que vive en él no dan la talla, no te vas a divertir".

En mayo, el mejor mes en la historia de la franquicia, los Marlins tuvieron marca de 21-8.

Semejante recuperación y el desempeño de su cuerpo monticular, el cual incluye al as Josh Johnson, Buehrle, Ricky Nolasco y a los venezolanos Aníbal Sánchez y Carlos Zambrano, hacen a los Marlins el equipo a vencer en el Este de la L.N.

Bell tuvo dificultades al principio, pero en los últimos juegos su desempeño ha sido fantástico.

Reyes encabeza a los Marlins en hits con 62 y Giancarlo Stanton, de 22 años de edad, ha producido 41 carreras con 13 jonrones. Miami ha superado desventajas en 21 de sus victorias este año.

Lo más impresionante ha sido la transformación del dominicano Hanley Ramírez en su transición del campo corto a la tercera base. En la reciente serie contra los Filis, Ramírez defendió la esquina caliente como lo haría un candidato al Guante de Oro.

La única preocupación podría ser la parte baja del orden ofensivo.

Cuando se inauguró el Marlins Park, Loria insistió en que el énfasis debía estar en los jugadores en el terreno más que en el estadio.

"No estaba buscando una luna de miel", manifestó. "Quería un buen matrimonio. Hemos visto el comienzo de eso con el equipo. De pronto, apuesto por mis muchachos contra cualquiera".

Eso es lo que hará falta para ganar esta división y los Marlins tienen el talento para lograrlo.