Ya se encendió "La Máquina"

Ya se encendió "La Máquina"

Ya se encendió
ANAHEIM -- Los que pensaban que el dominicano Albert Pujols iba a quedar en el olvido, nunca siguieron su carrera con los Cardenales. Al final de abril -- su primer mes con los Angelinos -- el cañonero no se había volado la cerca y tenía solamente cuatro empujadas.

Se estaba acoplando a un nuevo equipo, a un nuevo circuito y a una nueva ciudad. Y se notó.

"Estaba consciente de que me tomaría varios meses para acostumbrarme a todo esto", expresó Pujols después de que su cuadrangular de dos carreras ayudara a los Angelinos a conseguir una victoria por 5-1 sobre los Yankees el martes. "De todas maneras, es una temporada larga y debo continuar haciendo lo necesario para que ganemos".

Parece que ha llegado el momento para que Pujols se sienta cómodo en su nuevo ambiente. Mayo ha sido una historia diferente y el toletero con un contrato de US$240 millones por 10 años está triste de que el mes esté llegando a su final.

Con el cañonazo que conectó contra Andy Pettitte en el Angel Stadium, Pujols lleva ocho vuelacercas y 24 empujadas en los últimos 30 días. Cinco de aquellos bambinazos llegaron en sus últimos nueve compromisos. No es una coincidencia que los Angelinos hayan ganaran ocho juegos consecutivos durante la buena racha del quisqueyano. Si eso no es un ejemplo de un Pujols en plena forma, será difícil encontrar otro.

"Estamos contentos de que haya sucedido en un momento muy oportuno", indicó el dirigente de los Angelinos, Mike Scioscia. "Nadie se prepara como él. Tiene una clase de rutina. Se prepara. Estudia. Trabaja fuerte. Te das cuenta del porqué ha tenido tanto éxito y del porqué estaba seguro de que podía entrar en ritmo".

Los escépticos se preguntaron si Pujols podía hacer la transición de zona de confort en la Liga Nacional a la Liga Americana y si la presión de un gran contrato sería mucha carga para sus hombros.

Ya no es así.

"Posiblemente entraran en cuenta varios factores", señaló Scioscia. "No hubo un solo motivo por el que estaba pasando por un mal momento. Obviamente, el llegar a un nuevo ambiente, el ver nuevos estadios. Hay varias cosas que te quitan el enfoque cuando eres un muchacho como Albert y cambias de la Nacional a la Americana. Pero ha hecho un rápido ajuste. Estará bien".

¿Habrá gente que piense lo contrario? Este es un muchacho que ayudó a los Cardenales a ganar la Serie Mundial en el 2006 y el 2011, bateando tres jonrones en el Juego 3 este pasado 22 de octubre en Texas. Solamente dos toleteros más -- Babe Ruth y Reggie Jackson -- han logrado la misma hazaña. Pujols ha ganado el premio al Jugador Más Valioso en la Liga Nacional tres veces y ha sido convocado nueve veces al Juego de Estrellas.

Su historial está repleto de grandes momentos. Por eso los Angelinos fueron los mejores postores, por US$30 millones sobre los Cardenales, y convencieron a Pujols a que fuera al Sur de California.

Pujols ha continuado en contacto con Tony La Russa, su ex dirigente de los Cardenales que se retiró al final de la postemporada pasada y que le confesó que ha sido un poco difícil seguir adelante.

"No lo acepta (el lento comienzo) ni lo tolera más que las otras veces cuando su desempeño no es el mismo", declaró La Russa a comienzos del mes. "Pero el contrato es una distracción. Si le prestas importancia a todo esto -- y él cree que es muy importante -- por supuesto que es una distracción".

No es que no haya entrado en un bache antes. Para los que han seguido a Pujols, abril fue un buen mes en el 2011. Fue mayo el que le dio problemas, ya que conectó dos cuadrangulares y sólo tuvo 13 remolcadas. Pero cuando todo estaba escrito al final de la temporada y los Cardenales realizaron un repunte para superar a los Bravos y capturar el Comodín de la Liga Nacional en un emocionante último día de la campaña regular, Albert tenía 37 cuadrangulares y 99 empujadas.

El año pasado, Pujols venía de una serie de lesiones y de ahí los escépticos comenzaron a pensar que su carrera estaba en descenso. Pero Pujols, ahora con 32 años de edad, dijo que no cambió su rutina en aquel entonces y que no la cambió en abril, mientras dicho mes avanzaba lentamente.

Los Angelinos no ganaban y eso le molestaba a Pujols más que su propio bache. Terminaron abril con foja de 8-15, a nueve juegos de los Rangers, líderes de la División Oeste de la Liga Americana.

"No cambié nada", dijo el inicialista. "Todo esto me ha dado resultados durante 11 años. No cambiaré las cosas simplemente porque tuve un pésimo mes. También tuve problemas la campaña pasada, entonces no necesito cambiar mi rutina.

Se nota que ya entró en ritmo. Lleva dos juegos seguidos bateando de 4-2 y su promedio está en .243. Su porcentaje de slugging subió de .304 al final de abril a .408 ahora. El martes dio un rodado que "se comió" al antesalista de los Yankees, Eric Chávez. Y en la tercera entrada de dicho encuentro, cuando el experimentado abridor zurdo Pettitte dejó un pitcheo rompiente colgando sobre el plato, Pujols se lo conectó para el 453er cuadrangular de su carrera.

"No cabe duda de que es un bateador difícil de enfrentar", reconoció Pettitte. "Es un gran bateador y ahora está encendido. Si ahora busca un lanzamiento y sabe a dónde irá, te castigará".

Y así fue. Es una ridiculez pensar que el resultado sería diferente.