A despedirse por todo lo alto

A despedirse por todo lo alto

A despedirse por todo lo alto
Magglio Ordóñez se ha pasado los últimos seis meses como un jugador sin equipo. Pero el venezolano está por recibir una despedida por todo lo alto de parte de una organización que ayudó a alcanzar una nueva era dorada.

Los Tigres anunciaron el martes que recordarán a su jardinero de tantos años y héroe de postemporada con un Día de Magglio Ordóñez el domingo en el Comerica Park, donde el ex campeón de bateo de la Liga Americana anunciará de manera oficial su retiro del béisbol.

Es una manera apropiada de recordar a uno de los mejores bateadores de su generación dentro del equipo de Detroit y a quien fuera uno de los bateadores más consistentes del béisbol durante más de una década.

Los Tigres le rendirán un homenaje a Ordóñez antes del partido entre Detroit y los Yankees el domingo. Lo harán en el mismo terreno donde el venezolano dio jonrón con bases llenas ante Huston Street para dejar en el terreno a los Atléticos y enviar a los Tigres a la Serie Mundial en el 2006. Dicho cuadrangular en la Serie de Campeonato de la Liga Americana fue uno de los batazos más recordados en la ilustre historia de la franquicia de Detroit.

Ordóñez se retirará con 2,156 hits de por vida en una carrera de 15 años. Casi 1,000 de dichos imparables fueron como integrante de los Tigres.

Si bien es cierto que la firma del boricua Iván Rodríguez en el 2003 fue el inicio del renacimiento del equipo de Detroit, también es verdad que Ordóñez ayudó a los felinos a dar el salto hacia un banderín de la Liga Americana cuando fichó por siete años justo antes de la temporada del 2005.

Era un riesgo para ambas partes-los Tigres sabían que el venezolano acababa de someterse a una cirugía experimental en una rodilla. De su parte, Ordóñez tenía que estar seguro de que Detroit hablara en serio sobre su intento de competir en el Joven Circuito. El trato salió a la perfección para todos.

Después de perderse la primera parte del 2005 con una hernia deportiva, Ordóñez respondió en el 2006 con 24 jonrones y 104 empujadas, ayudando a los Tigres a clasificar para los playoffs por primera vez en 19 años. Su jonrón de oro en la segunda ronda de la postemporada propulsó a Detroit a su primera Serie Mundial desde 1984.

Al año siguiente, Ordóñez se convirtió en el primer campeón de bateo de la franquicia en 46 años, terminando el 2007 con promedio de .363. Además, encabezó la Liga Americana en dobles con 54. Conectó 28 cuadrangulares y empujó 139 carreras, terminando segundo en las votaciones para Jugador Más Valioso de la liga, detrás de Alex Rodríguez de los Yankees.

Las lesiones y la edad empezaron a afectar a Ordóñez en las temporadas siguientes, pero al venezolano le quedaban algunos hits importantes. Su promedio de .439 y sus 11 impulsadas en septiembre y octubre del 2009 ayudaron a Detroit a estar arriba en la División Central de la Liga Americana hasta el último día de la temporada, cuando los felinos finalmente perdieron un desempate con los Mellizos. Y en el 2011, Ordóñez tuvo promedio de .419 en el último mes de la campaña para ayudar a Detroit a conquistar su primer título divisional en 24 años.

En la victoria de los Tigres sobre los Yankees en la Serie Divisional del 2011, Ordóñez se fue de 11-5, incluyendo tres hits en el decisivo Juego 5 en el Yankee Stadium. Pero por segunda vez en dos años, se fracturó el tobillo derecho al inicio de la siguiente serie de Detroit contra Texas.

El Juego 1 de aquella Serie de Campeonato de la Liga Americana en Arlington terminó siendo el último partido de la carrera de Ordóñez.