Sin planes de detenerse

Sin planes de detenerse

Sin planes de detenerse
MIAMI - La ausencia del dominicano Emilio Bonifacio no significa que los Marlins vayan a dejar de correr.

Sus compatriotas, José Reyes y Hanley Ramírez, siguen representando una amenaza en las bases.

"Es una gran pérdida no contar con Boni, pero vamos a seguir jugando el mismo juego y seguiremos siendo agresivos", dijo Reyes. "Cuando Hanley y yo nos embasamos, tratamos de ponernos en posición de anotar. Sabemos que Boni está fuera. Ahora tenemos que dar la cara".

Bonifacio, quien encabeza las Grandes Ligas con 20 bases robadas, se encuentra en la lista de lesionados con un ligamento desgarrado en el pulgar izquierdo. Se espera que el quisqueyano se pierda entre cuatro y seis semanas tras someterse a una cirugía.

Bryan Petersen, Chris Coghlan y Kevin Mattison son capaces todos de patrullar el jardín central.

"Obviamente, estamos perdiendo una pieza importante, pero todo el mundo tiene que crecerse", dijo el mánager de los Marlins, el venezolano Ozzie Guillén. "Espero que Coghlan y Petersen se embasen lo suficiente como para tener la oportunidad de robar bases. No es que crea que tengamos un equipo muy veloz, pero somos capaces de correr. Sabemos elegir los momentos precisos para robar bases".

Reyes está empatado en el tercer lugar de Grandes Ligas con 13 bases robadas; Ramírez suma nueve.

En estos momentos, los Marlins disfrutan de uno de los mejores meses en la historia de la franquicia y están en la pelea.

Reyes es el primer responsable de asegurarse de que los Marlins sigan corriendo como siempre. Después de un lento comienzo, el torpedero de Miami está recuperando la forma. Tiene promedio de .301 en mayo tras registrar .220 en abril.

"Aún no estoy jugando al máximo", dijo Reyes. "Sé cuando estoy jugando a mi mejor nivel y creo que voy a mejorar a medida que vaya siendo más consistente todos los días. Sé que cuando comience a embasarme con frecuencia, vamos a anotar muchas carreras".