Cada vez más cómodo en el Bronx

Cada vez más cómodo en el Bronx

Cada vez más cómodo en el Bronx
NUEVA YORK -- Al firmar con los Yankees antes de la campaña del 2011, el dominicano Rafael Soriano no tuvo problemas para aceptar su papel de preparador de mesa para del panameño Mariano Rivera. Sin embargo, el relevista reconoció que al comienzo le fue difícil encontrar su lugar y su voz en el clubhouse de Nueva York.

"Como llegué a un equipo nuevo, no tenía las relaciones que tengo ahora", manifestó Soriano durante una rueda de prensa con los medios de habla hispana en el Yankee Stadium. "No me sentía en confianza, no me sentía como que fuera parte del equipo. Al ver tantas superestrellas, no sabía cómo era cada quién y por eso me hacía a una esquina para conocer mejor a todos y después acercarme".

El cerrojero dice sentirse ahora más cómodo con sus compañeros en su segunda temporada con el club; señaló que hasta ha sido una especie de mentor para su compatriota Iván Nova, abridor del equipo.

Aparte de su papel en el vestidor de los Mulos, las cosas han cambiado drásticamente en el terreno de juego, debido a las lesiones en el bullpen de los Yankees -- principalmente la de Rivera, quien se perderá el resto de la temporada debido a un desgarre en un tendón de la rodilla derecha.

Aunque muchos señalaron a Soriano como la obvia opción para encargarse de la novena entrada, la decisión del piloto de Nueva York, Joe Girardi, de irse en un principio con David Robertson como el nuevo cerrador del equipo no desalentó al dominicano.

"No sé por qué tomó esa decisión", declaró Soriano. "Pero seguí tranquilo y muchas personas me hicieron dar cuenta de que las cosas pasan por algo. Si ellos no te tienen la confianza de que puedas hacer el trabajo, hay que darle tiempo al tiempo. Nunca le he deseado a nadie mal para estar en su posición, porque mis números hablan por sí solos y con tal de que tenga la salud podré ocupar ese papel [en cualquier momento]".

Ahora con la baja de Robertson, quien se ausenta por una lesión en el oblicuo izquierdo, el quisqueyano vuelve a ocupar el rol en que brilló en el 2010, cuando encabezó la Liga Americana con 45 juegos salvados con los Rays. Parece que Soriano no ha perdido el ritmo, al conseguir tres salvados en igual número oportunidades con los Yankees este año. Sin embargo, el derecho expresa que a pesar de que su puesto llama mucho la atención, el compromiso no ha cambiado.

"Sigue siendo el mismo juego", indicó Soriano. "Tengo una gran responsabilidad y no porque Mariano no está, simplemente por algo estoy aquí y por eso me dieron el puesto de cerrador. Solamente salgo a hacer mi trabajo".

Por su parte Girardi, no dudó en darle al dominicano su voto de confianza.

"El es mi cerrador", declaró Girardi. "Cada puesto, obviamente, te lo debes ganar y debes seguir produciendo. Cuando hay un partido cerrado o una situación en que el taponero debe entrar, he contado con Rafael Soriano y su historial demuestra que ha tenido éxito en ese rol. Y confío en que hará lo mismo aquí".

Al preguntársele al piloto sobre la posibilidad de que Robertson entre en el noveno episodio cuando vuelva a la acción, el capataz no quiso dejar nada concreto.

"Veremos cómo se siente cuando vuelva y tomaremos esa decisión cuando sea hora de hacerlo", dijo Girardi. "Nos sentimos confiados en traer a Soriano al final, por su experiencia y por lo que ha hecho en el pasado".