Hora de dar la cara

Hora de dar la cara

Hora de dar la cara
Cuando los Yankees no anotan carreras, es como cuando cae lluvia en el desierto de Arizona. Nadie sabe cómo reaccionar y es digno de uno re-examinar su existencia en este mundo.

Los Yankees se encuentran en un profundo bache ofensivo, perdiendo seis de sus últimos siete partidos. En las seis derrotas, Nueva York ha anotado un total de 11 carreras. En dicho lapso el equipo sí pudo embasar a muchos corredores, pero no llegaron los hits oportunos con regularidad. Es algo muy distinto a lo que estamos acostumbrados con los Bombarderos del Bronx.

"Es extraño ver lo que hemos visto en la última semana", dijo el manager de los Yankees, Joe Girardi. "A lo mejor más de una semana, si tomas en cuenta la capacidad de este equipo al bate."

Durante la mayor parte de la última década, las preocupaciones de los Yankees han estado del otro lado del espectro. Antes de este año, en el Bronx sólo se buscaba un pitcheo "capaz", porque al fin y al cabo con su poderoso lineup, Nueva York podía ganar muchos juegos a base de puros batazos.

Los nombres de aquellos ataques tan feroces siguen en roster, pero la producción que una vez le inspiró miedo a la oposición ahora no se ve tan formidable.

¿Es esto parte de un declive permanente, o simple y llanamente un tropezón en el camino?

La mayor parte de las preocupaciones se concentran en dos jugadores: Alex Rodríguez y Mark Teixeira.

En el caso de Teixeira, se ha visto un descenso en su promedio de bateo y su porcentaje de embasarse desde hace tres años. Pero en este momento el primera base tiene una especie de excusa, que es una inflamación bronquial que lo afecta desde el principio de la temporada. Cuando un medicamento no eliminó una fuerte toz que sufría, los Yankees lo sentaron para su serie interligas con los Rojos el fin de semana pasado.

Teixeira volvió al lineup el lunes ante los Reales, pero estuvo como séptimo bate.

En cuanto a Rodríguez se refiere, hay un estándar casi imposible de alcanzar cuando se habla del historial de su carrera. Pero hay que reconocer que ha habido un marcado declive en su bateo de poder y su producción de carreras. Es verdad que su campaña del 2011 fue limitada a 99 juegos por diversas lesiones, pero eso es parte de la preocupación cuando se habla de un pelotero que está por cumplir los 37 años.

En el fin de semana, A-Rod habló bien confiado acerca de su habilidad de batear con poder, pero hasta que lo haga de manera consistente, seguirán las dudas.

Del otro lado, podemos tomar como ejemplo a Derek Jeter como un jugador que ha sabido superar los supuestos obstáculos de la edad. Jeter, acercándose a los 38 años, se ha visto mejor en el 2012 en cada faceta que a esta altura del 2011.

¿Cómo puede suceder eso? Los jugadores extraordinarios son capaces de hazañas extraordinarias. En este caso, se trata de Derek Jeter. No hacen falta más explicaciones.

En sentido general, los Yankees tampoco se han convertido en una especie de Padres de San Diego. Después de 42 partidos, Nueva York está en el quinto lugar de la Liga Americana en carreras anotadas, en el tercer lugar en jonrones, el tercer puesto en porcentaje de embasarse y también está tercero en slugging.

Claro, no son los números dominantes a los que estamos acostumbrados con los Yankees, pero tampoco representan las estadísticas de un equipo que vaya a batallar para anotar carreras durante toda una temporada.

Los Yankees siguen con confianza, algo que ha sido una constante del Bronx durante mucho tiempo. Al igual que Rodríguez, Teixeira se expresó en términos positivos acerca de su capacidad para producir como lo ha hecho durante toda su carrera.

Ahora bien, para que los Yankees sean los Yankees, con la posibilidad de alcanzar sus grandes expectativas, tiene que suceder lo siguiente: Rodríguez y Teixeira tienen que producir a niveles que tal vez no estén a la altura del apogeo de sus respectivas carreras, pero que sí representen una producción respetable para dos puestos tan cruciales en el orden de bateo.

Debe de haber ayuda en camino. Brett Gardner volverá en algún momento. La ofensiva de los Yankees será mejor con un pelotero como él, quien agrega versatilidad al lineup.

Mientras tanto, es muy temprano para hablar de pánico o de catástrofes en el Bronx. Pero sí es tiempo de que mejoren dos de los jugadores más importantes en el ataque de los Yankees. Mientras más pronto, mejor.