Para la historia

Para la historia

Para la historia
Cuando a Josh Hamilton se le preguntó sobre lo acontecido en la semana del 7 al 13 de mayo, el toletero de los Rangers dijo algo muy sutil.

"Ha sido una buena semana", expresó.

Aparentemente, Hamilton estaba demasiado ocupando corriendo las bases y dando la vuelta completa para notar la buena semana que tuvo.

El jardinero bateó para .467 (30-14) con nueve jonrones, incluyendo cuatro en un partido histórico el 8 de mayo. Además, conectó dos dobles y empujó 18 carreras. Fue una de las mejores semanas individuales en la historia de Grandes Ligas.

Los estadísticos del Elias Sports Bureau destacaron tres ejemplos relativamente recientes y dos más de otros tiempos para darle una perspectiva histórica a lo logrado por Hamilton la semana pasada. Los resultados de dicho estudio han hecho que la hazaña del toletero luzca más impresionante todavía.

El último pelotero en tener una semana parecida a la de Hamilton fue Shawn Green, quien estuvo incontenible por los Dodgers del 21 al 27 de mayo del 2002. En dicha semana Green se fue de 32-17 (.531) con 10 cuadrangulares y 18 impulsadas en un lapso de siete días.

Al igual que Hamilton, Green tuvo un partido en que conectó cuatro vuelacercas en aquella semana.

"Que pueda pasar todo eso en un día es increíble", dijo Green en ese momento. "No me gusta que haya demasiada atención sobre mí, pero ha sido divertido."

En su partido de cuatro jonrones hace 10 años en Milwaukee, Green alcanzó un total de 19 bases y se fue de 6-6-comparado con las 18 de Hamilton, quien se fue de 5-5 en Baltimore el martes pasado.

A Hamilton y Green les sigue el boricua Carlos Delgado, quien del 6 al 12 de agosto de 1999 se fue de 29-16 (.552) con ocho jonrones y 13 impulsadas.

Aquella semana de Delgado empezó un viernes, cuando disparó tres jonrones ante los Rangers en Arlington. El día siguiente se fue de "apenas" 4-2 y no dio cuadrangular, pero sí sacó la bola en sus siguientes cuatro partidos, incluyendo un juego de dos bambinazos en el Metrodome de Minnesota el 10 de agosto.

Curiosamente, Delgado tuvo un partido de cuatro jonrones en su carrera, pero no fue durante aquella semana en 1999, sino en un juego del 25 de septiembre del 2003. Ese día el toletero de los Azulejos conectó sus cuatro vuelacercas en el estadio de Toronto-en ese momento conocido como el SkyDome-ante Tampa Bay. Delgado había sido el último pelotero en dar cuatro cuadrangulares en un encuentro antes de hacerlo Hamilton este mes.

Un año y un mes antes de la gran semana de Delgado en 1999, Albert Bell de los Medias Blancas bateó .515 (33-17) con nueve jonrones y 19 empujadas del 9 al 15 de julio de 1998.

El 9 de junio fue un martes. Bell empezó su gran semana yéndose de 4-2 con un cuadrangular y dos impulsadas. Dio dos bambinazos y empujó seis carreras al día siguiente. Al otro día de eso disparó otro vuelacercas e impulsó tres más. El 12 de julio se fue en blanco, pero el 13 conectó dos jonrones, el 14 dio uno y el 15 disparó dos más-uno en cada juego de una doble-jornada.

Tal vez lo más increíble de Belle de aquella campaña es que terminó el año con promedio de .328, 49 jonrones, 152 empujadas, OPS+ de 173 y slugging de .655-y terminó octavo en las votaciones para Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Hamilton colocó su nombre entre los grandes con su gran semana, y no hay muchas figuras por encima del hombre que se fue de 40-21 (.525) con siete jonrones y 23 empujadas del 21 al 27 de agosto de 1935.

Esa distinción le pertenece a nada más y nada menos que Henry Louis Gehrig. Los números son impresionantes, pero se ven más impresionantes aun cuando se toma en cuenta que el "Caballo de Hierro" tenía un calendario de hierro con los Yankees. Con varios doble-jornadas en aquellos tiempos, Gehrig jugó 11 partidos en ese lapso de siete días.

Algo similar hizo el Salón de la Fama Mel Ott del 16 al 22 de junio de 1929, cuando el jardinero de los Gigantes bateó .541 (37-20) con siete cuadrangulares y 22 impulsadas. Ott también dio tres dobles en un total de nueve partidos en esa semana.

Definitivamente, lo hecho por Hamilton está ahí mismo con las grandes semanas individuales en la historia de Grandes Ligas.