Buen progreso del "Iron Man" en la Bahía

Buen progreso del "Iron Man" en la Bahía

Buen progreso del
PHOENIX -- Durante los entrenamientos de primavera de este año, Héctor Sánchez parecía estar destinado a empezar la temporada en Triple-A Fresno, para así pulir su juego defensivo y tener la oportunidad de jugar todos los días.

Sin embargo, al principio de abril se impusieron dos realidades: Primero, la actuación del venezolano en la Liga del Cactus (promedio de .383, con cuatro jonrones y OPS de 1.082) y segundo, una falta de ofensiva de las otras opciones para la receptoría de los Gigantes, que pensaban utilizar bastante al cátcher titular Buster Posey en el puesto de primera base.

Cuando supo que iba a quedar en el equipo grande para empezar la campaña, Sánchez, de 22 años, sabía lo que esperaba de él el manager de San Francisco, Bruce Bochy.

"Desde el principio me dijo solamente que estuviera listo para jugar en cualquier situación", le relató Sánchez a LasMayores.com durante la serie recién concluida aquí entre los Gigantes y los Diamondbacks. "Sabía desde el principio que el cátcher número uno iba a ser Buster Posey. Me dijeron que querían que yo siguiera aprendiendo más."

En lo que va de la temporada, Sánchez no ha decepcionado, sobre todo del lado defensivo. En 13 partidos con el oriundo de Maracay detrás del plato, los lanzadores de San Francisco llevan efectividad de 3.60. Además, Sánchez ha atrapado a cuatro corredores en 12 intentos de robo, un número respetable para el poco tiempo que lleva el joven en la Gran Carpa.

Aparte de esos números, el jugador perteneciente a los Tiburones de la Guaira en Venezuela se ha convertido en el "cátcher personal" del veterano Barry Zito, quien lleva efectividad de 2.53 en siete aperturas este año-su mejor inicio desde que llegó a los Gigantes en el 2007.

"Pienso que demostré el cambio que tuve del año pasado a este año", dijo Sánchez acerca de los ajustes a la defensa que hizo con los Tiburones de la Guaira en la liga invernal de Venezuela. "Me han visto mucho mejor en mi defensiva."

Efectivamente, el mismo Bochy-ex receptor de Grandes Ligas-ha notado el progreso de Sánchez detrás del plato.

"Ha hecho un buen trabajo", dijo el capataz. "Eso es lo que ha hecho más fácil poner a Buster en la primera base, lo que ha hecho (Sánchez) en la receptoría y al bate."

El plan de los Gigantes ha sido poner a Sánchez en la receptoría y a Posey en la inicial ante lanzadores zurdos, para agregar el bate derecho del venezolano (quien es ambidextro) al lineup y para darle descanso a Posey en las piernas, luego de la fractura en el tobillo izquierdo que sufrió éste último hace un año.

Hasta ahora en la temporada Sánchez batea .267 en 60 turnos, con un jonrón y 10 empujadas.

Para el "Iron Man de Maracay", ha sido un ajuste fuerte acostumbrarse al pitcheo de Grandes Ligas de manera regular.

"Hay bastantes pitchers de calidad y con bastante talento", dijo al respecto. "Es un nivel más difícil, un nivel de Grandes Ligas.

"Hay momentos en que voy muy ansioso al plato", continuó Sánchez, quien lleva 14 ponches en su cuenta personal y tiene porcentaje de embasarse de sólo .274. "Es una cosa que aquí no se permite, que uno sabe que tiene que estar tranquilo porque ya cada jugador te conoce. Pero pienso que ha sido otra parte del aprendizaje para mí."

Efectivamente, cuando se habla de un jugador novicio, el resto de la liga le hace los ajustes-y luego hay que "hacerle los ajustes a los ajustes". Sánchez está bien consciente de esa parte de su tarea en Grandes Ligas.

"Soy un bateador agresivo, pero ya me están conociendo y me vieron el truquito", expresó. "Tuve unos días malos, pero he hecho el ajuste de estar más tranquilo, sobre todo del lado derecho del plato.

"Pienso que eso es lo principal aquí, ajustarse a la situación, al pitcheo, todas esas cosas. Esperamos seguir haciendo los ajustes."

FUTURO EN SAN FRANCISCO
Apenas está empezando la carrera de Sánchez y, en cierto sentido, se puede decir lo mismo sobre Posey. Al fin y al cabo, ambos son jóvenes y en teoría juegan la misma posición.

El venezolano afirma que se lleva muy bien con Posey y que éste le ha ayudado bastante en su desarrollo.

Pero la realidad es que si Posey sigue siendo el receptor del futuro de los Gigantes, está por verse qué le espera a Sánchez en la organización de la Bahía.

Por ahora, el venezolano sólo piensa en seguir progresando.

"Uno no es quien toma las decisiones por esa parte", dijo Sánchez sobre el particular. "Pero de mi parte voy a seguir jugando incondicionalmente, estando con este equipo o estando con otra organización.

"Uno nunca sabe lo que puede pasar", continuó. "Lo que está en manos de uno es seguir trabajando duro. En lo personal eso es dar el 100% en cada oportunidad en el juego. Darlo todo incondicionalmente en la receptoría o en cualquier otra posición. Eso es lo que queda de mi parte."

BALANCE POSITIVO HASTA AHORA
En lo que va de la temporada, Sánchez ha justificado la decisión de darle un puesto en el equipo grande, por encima de Eli Whiteside (en Triple-A Fresno ahora mismo) y Chris Stewart (cambiado a los Yankees).

"Ha hecho mucho progreso", afirmó Bochy. "Sabíamos saliendo de los entrenamientos que era un muchacho joven que iba a tener que aprenderse la liga. Ha hecho un buen trabajo preparándose. Nos ayuda a darle más turnos a Buster, y contamos con otro buen bateador en (el mismo Sánchez)."

De su parte, Sánchez luce bien feliz en su nuevo ambiente de Grandes Ligas.

"Estoy orgulloso del trabajo que vengo haciendo. Gracias a Dios todo me ha salido bien", dijo. "No pensaba que iba a jugar tanto como he jugado ahora. Esperemos que sigan viniendo las oportunidades. Hay que seguirlas aprovechando al máximo y ayudar al equipo. En lo que pueda, daré mi granito de arena."