Reemplazos de lujo

Reemplazos de lujo

Reemplazos de lujo
Consideren a los siguientes dos jugadores: Uno batea para .233/.321/.325 con cinco carreras producidas y 13 anotadas. El otro tiene números ofensivos de .305/.362/.400 con ocho remolques y 14 anotadas.

El primer jugador es el dominicano José Reyes, el campocorto de $106 millones de los Marlins. El segundo es el panameño Rubén Tejada, su reemplazo con los Mets.

Todavía es muy temprano en la temporada, pero los Mets se han visto muy bien con Tejada en lugar de Reyes.

Por otro lado, a Milwaukee no le ha ido bien hasta ahora con el reemplazo de Prince Fielder. Pero con el sólido arranque de Tejada y la ofensiva de los Cardenales convertida actualmente en una de las mejores en Grandes Ligas a pesar de haber perdido al dominicano Albert Pujols, varios clubes que perdieron a su mejor jugador en la agencia libre todavía no han visto repercusiones negativas en el terreno de juego.

Antes de ingresar a la lista de lesionados de 15 días el lunes debido a un tirón en el muslo derecho, Tejada bateaba para .421 en sus últimos nueve juegos. Los Mets esperan que Tejada regrese para el 22 de mayo, fecha en la que es elegible para dejar la lista de lesionados. El equipo de Queens lidió con una buena cantidad de lesiones de Reyes, quien no ha visto acción en más de 133 encuentros desde el 2008.

"Es un tremendo guante", dijo el mánager de los Mets, Terry Collins, acerca de Tejada. "Está bateando para .300. Se está embasando con frecuencia. Está haciendo más de lo que nosotros pensábamos. Le está demostrando a todos que es un gran talento, lamentamos haberlo perdido por una lesión".

Reyes, mientras tanto, ha permanecido libre de lesiones y parece estarse encendiendo con el bate en Miami. Hay señales alentadoras: El dominicano tiene más bases por bolas que ponches. Pero sus números todavía están muy lejos de parecerse a los que tuvo el año pasado, cuando bateó para .337 y lideró la Gran Carpa con 16 triples.

Mientras que el proceso de reemplazar a un jugador franquicia en el terreno ha sido relativamente suave en Nueva York, ha sido todo lo contrario en Milwaukee. Los Cerveceros (13-18) optaron por darle el puesto de inicialista a Mat Gamel y firmaron al antesalista dominicano Aramis Ramírez para que levantara la producción ofensiva. Antes de lesionarse la rodilla derecha, Gamel bateó para .246 con un porcentaje de embasarse más slugging (OPS) de .641. Ramírez apenas batea para .219 de promedio con un OPS de .652.

Los taponeros no tienen tanto valor estadístico para sus equipos como lo tienen los jugadores de posición considerados de élite como Reyes y Fielder, pero los Padres, Filis y Medias Rojas también han visto resultados mixtos en su intento por reemplazar a cerradores de primera categoría que perdieron en la agencia libre.

Los Padres vieron a Heath Bell firmar con Miami, donde no le ha ido nada bien hasta ahora y ya perdió el puesto de taponero. Los Padres lo reemplazaron con Huston Street, quien ha convertido todas sus cuatro oportunidades de salvamento y tenía una efectividad de 0.93 y un WHIP (Bases por bolas más hits dividido entre innings lanzados) de 0.52 WHIP antes de quedar fuera por lesión. Incluso su reemplazo temporal, Dale Thayer, ha dado la cara, registrando dos salvamentos en dos oportunidades con un par de entradas en blanco.

Filadelfia ha lidiado con sus propios problemas en el bullpen a pesar de reemplazar a un taponero de alto perfil, Ryan Madson, al ofrecerle un contrato millonario a Jonathan Papelbon. El ex cerrador de los Patirrojos se ha visto sólido, aunque ha sido utilizado poco, con solamente 12 innings lanzados, reflejando la marca de los Filis de 14-18, pero el resto de los relevistas se han visto mal en partidos recientes.

El bullpen de los Medias Rojas, por otro lado, comenzó la campaña de manera pésima mientras trataba de cubrir la pérdida de Andrew Bailey, firmado para ser el reemplazo de Papelbon. Mark Melancon no dio la talla, lo mismo le sucedió al mexicano Alfredo Aceves, y Boston ya ha desperdiciado cinco oportunidades de salvamento. Las cosas se han calmado un poco recientemente, pero debido a las lesiones y oportunidades desaprovechadas, los Medias Rojas permanecen en el sótano de la División Este de la Liga Americana.

Situados en el último lugar del Oeste de la Liga Americana, los Angelinos no han obtenido la producción que esperaban de su primera base de $240 millones. Hasta el jueves, los números de Pujols eran de .198/.235/.286 con 10 ponches más que bases por bolas y solamente 11 carreras producidas. El cañonero finalmente salió de su sequia el domingo y conectó su primer vuelacercas del año, y la esperanza en el sur de California es que ese jonrón se convierta en el detonador para que Pujols recupere el nivel que todos le conocemos.

"Necesitamos su producción", manifestó el timonel de los Angelinos, Mike Scioscia, el domingo. "Esperemos que ese jonrón haya liberado su gran capacidad con el bate".

"Sé de lo que soy capaz", agregó Pujols. "Llego aquí cada día y trato de prepararme para el juego y darle el 110% a este equipo y a esta organización.

"En este deporte hay que hacer ajustes y ser paciente. Algunas veces quieres hacer más de la cuenta, y eso es parte del béisbol. Si no lo haces, mi padre siempre me decía, no eres humano. Yo soy humano".

Pero en San Luis, donde Pujols jugó por 11 años, los Cardenales están teniendo uno de sus mejores arranques de temporada, encabezando las Grandes Ligas con 174 carreras anotadas y números ofensivos de .287/.357/.467. Cuando se dieron cuenta de que no iban a poder retener a Pujols, los Cardenales contrataron al jardinero Carlos Beltrán. El boricua está entre los 10 mejores bateadores de la Liga Nacional en casi cada categoría ofensiva.

Firmado por dos años a un precio mucho menor del que Pujols tuvo en Anaheim, Beltrán batea para .284 con un promedio de embasarse de .391, un promedio de slugging de .569, 10 cuadrangulares y 27 remolques. En una semana este mes, el bateador ambidiestro tuvo juegos en los que produjo siete y seis carreras. Encima de eso, los Cardenales tienen foja de 20-11, firmes en la cima de la División Central de la Liga Nacional.

"Es la confianza", expresó Beltrán el martes. "Son los resultados. Es un poco de todo".