Ya está en sus aguas

Ya está en sus aguas

Ya está en sus aguas
SAN DIEGO -- Al describir cómo el cubano Yonder Alonso se ha adaptado a su rol de titular durante su primera campaña con los Padres, el manager Bud Black lo comparó con un empleado que llega a un nuevo trabajo.

El inicialista de 25 años se ha acoplado y los Padres han visto resultados positivos.

Después de irse de 4-2 con un doble y una empujada en el cierre de la serie de San Diego ante Colorado, Alonso había registrado al menos un imparable en 12 de sus últimos 13 compromisos, bateando .400 (50-20) con ocho dobles en ese lapso. Antes del cierre de la serie de los Padres contra los Rockies, Alonso lleva promedio ahora de .292 con una racha de siete juegos con al menos un hit.

"Notamos que ya encajó", señaló Black. "Cuando eres parte de un gran cambio, creo que te pones presión adicional. Cuando llegamos a un nuevo empleo, queremos impresionar. No eres el mismo, porque tratas de dejar una buena impresión. Creo que ése fue el caso con Yonder".

Alonso llegó a los Padres junto al abridor dominicano Edinson Vólquez, el serpentinero Brad Boxberger y el receptor cubano Yasmani Grandal en diciembre por medio de un canje que envió a Mat Latos a los Rojos.

Black indicó que el progreso de Alonso se ha reflejado en su juego en general.

"Incluso algunos de los errores que cometió a comienzos del año fueron por su prisa y por tratar de hacer buenas jugadas; trataba de marcar la diferencia con su defensa porque no tuvo buenos resultados con el bate", manifestó Black. "Ahora está relajado. Está dando swings como los scouts sabían que lo podía hacer. Está bateando a todas las bandas y conectando líneas".

Alonso también reconoció que está más relajado ahora.

"Creo que al inicio de la temporada todo pasaba muy rápido", expresó Alonso. "En ocasiones todo era muy agitado, pero logré tomar todo con más calma. He podido enfocarme y prepararme mejor. También confío en mí mismo".

Cuatro de los ocho remolques de Alonso llegaron en los sus últimos tres compromisos.

"Es muestra de que el equipo está luchando, embasándose y poniéndose en posición de anotar", agregó el cubano. "Siempre es una ventaja cuando es un trabajo en equipo, así que eso es lo bueno".