Todo positivo en el nido

Todo positivo en el nido

Todo positivo en el nido
CINCINNATI - Los que erran a la hora de ir a los extremos dirán, "¿Albert quién?". Pero así de sólidos han lucido los Cardenales sin el dominicano Albert Pujols hasta ahora.

Obviamente, no será así siempre. Seguramente habrá noches en que San Luis será frenado por completo por un "zurdito" y, en la Costa Oeste, Pujols dará un jonrón kilométrico que pondrá nostálgicos a los fanáticos de los campeones.

En una temporada de 162 juegos, es algo inevitable.

Pero si los Cardenales querían enviar un mensaje claro en estos primeros días de la campaña regular del 2012-luego de su increíble marcha hasta el título del año pasado-y decirles a todos que sí hay vida después de Albert Pujols, estoy para confirmar que ya lo han hecho.

En Milwaukee y ahora Cincinnati, los Cardenales han visto grandes aportes de Matt Holliday, el boricua Carlos Beltrán, Lance Berkman y el también puertorriqueño Yadier Molina, entre otros.

Claro que es una muestra pequeña-el Miller Park y el Great American Ballpark favorecen bastante a los bateadores-pero de cualquier forma llama la atención.

San Luis ya lleva dos innings en que han dado tres cuadrangulares, luego de no lograr la hazaña ni una sola vez en el 2011. Los nueve jonrones colectivos del equipo colocan a los campeones en el primer lugar en ese sentido. Pero más importante que eso, llevan promedio colectivo de .317, con 20 extrabases y 20 bases por bolas recibidas.

"Espero que estén agotando su mejor momento ahora", dijo en el fin de semana el zurdo de los Cerveceros, Randy Wolf, "porque se ven bastante bien."

Lo más seguro es que sigan mejorando.

Estamos hablando de un lineup profundo y balanceado, gracias al recién adquirido Beltrán y a contar con David Freese por una temporada entera. Estamos hablando de un ataque que podría ser más productivo que el del año pasado encabezado por Pujols.

"Espero que esta semana sea una muestra de las cosas buenas por venir", dijo Freese. "Lo vemos como una pequeña muestra. Pero ves la parte gruesa de la alineación-Beltrán, Matt y Lance-y todo el mundo los complementa. Es es lineup que inspira miedo."

Freese posiblemente represente lo más brillante de dicho ataque para el futuro. Ha empezado esta temporada con promedio de .417 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.083. Su buen arranque hace que su gran octubre en el 2011 luzca como una realidad. Por fin está en salud, y ha exhibido una mejor mentalidad en el plato que en la primavera.

"Creo que está confiando en sí mismo un poquito más", dijo el manager de los Cardenales, Mike Matheny. "En la primavera se salía demasiado de la zona, tratando de hacer demasiado. Ahora está viendo la bola bien. Se reduce a eso. Cuando a los muchachos les va bien, están viendo la bola bien y confiando en sus manos. No hay swings feos."

Tampoco hay nada feo en el departamento de jonrones, aunque los Cardenales saben que no podrán seguir ese ritmo.

"Lo bueno es que los muchachos están poniendo buenos swings", dijo Matheny. "No están tratando de dar cuadrangulares. Eso es algo que Mark (McGwire) ha tratado de comunicar desde que (llegó a ser coach de bateo). Cree eso de verdad."

La meta de McGwire es tener un club que canse al lanzador contrario, pitcheo por pitcheo. Beltrán es la adición perfecta, dado el hecho de que ha promediado 3.86 pitcheos por aparición en el plato en la última década, un número bastante respetable.

Es una mentalidad que se está pasando de los veteranos a los jóvenes en el clubhouse de San Luis.

"Concentración, confianza y enfoque", dijo Freese. "Cuando estás cerca de estos veteranos, sabes que es eso lo que te separa del montón."

Si los Cardenales siguen jugando como lo vienen haciendo-con promedio de 6.2 carreras anotadas por juego y efectividad de menos de 2.00 de sus abridores-se separarán del resto de la competencia en la División Central de la Liga Nacional. Pero claro, es un ritmo que no pueden mantener a largo plazo.

Lo que sí se puede mantener es la costumbre de realizar turnos de calidad, parte de un ataque sin descanso de un lineup veterano.

Hubo mucha curiosidad acerca de cómo luciría el equipo de San Luis sin Pujols. Los primeros resultados son suficientes para que pienses que los Cardenales van a estar bien.