Dispuesto a aportar en todo

Dispuesto a aportar en todo

Dispuesto a aportar en todo
FORT MYERS, Florida - Para entender quién es Alex Cora, basta con haberlo observado en los entrenamientos de los Cardenales.

El boricua recientemente disputó un partido como inicialista titular por primera vez en su carrera. Al día siguiente, estaba de titular en la tercera base. Y, mientras atrapaba rodados en la esquina caliente durante las prácticas de bateo, platicaba con el prospecto Ryan Jackson. Luego se puso a trabajar en la segunda base.

Después de ser titular en el cuadro interior durante las primeras temporadas de su carrera, Cora ha logrado mantenerse en la Gran Carpa durante 14 campañas gracias en gran parte a su versatilidad y a lo que parecen ser innatas cualidades de líder. Cora se unió a San Luis mediante un contrato de liga menor con la esperanza de brindarles todo eso a los campeones reinantes y, de paso, extender un poco más su carrera.

"(El mánager) Mike (Matheny) eligió un gran día con mucho zurdos en el lineup", bromeó Cora al preguntársele acerca de su primer juego en la inicial. "En la situación en que estoy, agarro lo que venga. No voy a hacer excusas. Es un proceso de aprendizaje. Tengo 36 años y cada vez que vengo aquí aprendo algo. Si tengo que aprender a jugar la primera base, lo haré.

"Es cuestión de repeticiones. Lo he hecho anteriormente, pero siempre fue en casos de emergencia".

"Eso va a ser parte de su juego", dijo Matheny. "Creo que lució bien ahí. Considero que es capaz de jugar donde sea en el cuadro y destacarse a la defensa. Un muchacho que ha estado en Grandes Ligas durante (14 años) entiende lo que necesita hacer aunque no haya sido titular ahí. Hemos hablado desde el primer día de ser versátil y flexible y un muchacho como él definitivamente lo puede hacer".

Cora ha jugado 13 partidos de temporada regular en la primera base, pero durante pocas entradas. Ha defendido todas las posiciones del cuadro a lo largo de su carrera y, de conseguir un puesto el roster de San Luis, lo seguiría haciendo. El rol que menos ha desempeñado en los últimos años, curiosamente, es el que desempeñó a diario con los Dodgers: torpedero. Cora es el primero en reconocer que ésa es una duda que tiene que despejar para quedarse; tiene que demostrar que aún puede jugar en el campo corto cuando sea necesario.

Otros jugadores en su situación, acercándose al final de una carrera sólida e intentando ganarse un puesto en el roster, quizás le darían prioridad a su propia causa en los entrenamientos. Pero Cora ha sido incansable a la hora de servirle de mentor a infielders jóvenes como Jackson a lo largo de la pretemporada, una actitud que sus aprendices agradecen.

"Siempre es valioso cuando se trata de alguien que ha jugado muchos años en Grandes Ligas y ha jugado muchas posiciones", dijo Jackson. "Ha estado aquí y lo ha hecho. Es una fuente fiable a la hora de darte información".

Para Cora, así es como se hacen las cosas. Cuando llegó a Los Angeles por primera vez, veteranos como Jeff Reboulet, Dave Hansen y Kevin Elster le brindaron apoyo. Y claro, también está su hermano mayor, Joey--un ex pelotero de Grandes Ligas y actualmente el coach de la banca de los Marlins--quien desde temprana edad le sirvió de ejemplo de cómo comportarse en el terreno.

Una vez que Cora dejó de ser titular cuando llegó a Cleveland en el 2005, supo de inmediato que era tiempo de asumir el rol de veterano. Su primer pupilo fue el dominicano Jhonny Peralta, seguido por el intermedista Dustin Pedroia en Boston en el 2007 y luego el quisqueyano José Reyes en los Mets en el 2009, campaña en la cual Cora también vio bastante acción en el campo corto mientras Reyes estuvo lesionado.

No es que a Cora le preocupara que los "estudiantes" sobrepasaran al "maestro", sino que eso fue lo que la generación anterior había hecho por él y nunca dudó en seguir ese ejemplo.

"Aprendí de ellos y eso es lo que hago también", dijo Cora. "Soy parte de esta organización y con tal de que seamos mejores, lo que yo pueda hacer para ayudar a esos muchachos, lo haré".

Tener a un "coach" en el terreno como Cora es de mucho valor para cualquier mánager y quizás hasta sea más así para Matheny, quien está en su primera campaña como capataz. En el poco tiempo que han compartido en los entrenamientos, Matheny ya ve un futuro para el veterano, el mismo que ha seguido el hermano mayor del puertorriqueño.

"Así es Alex", dijo Matheny. "Sé que es algo que a nuestros veteranos les gusta hacer, ayudar a los jugadores jóvenes y encontrar la manera de impartirles algunas de las cosas que han aprendido. Se ve que nació para eso. Puede estar en este deporte mucho tiempo como instructor si así lo quiere cuando termine".

Cora agradece los votos de confianza, pero aún no quiere darle mucha mente a sus capacidades como coach. Quizás sea algo que se presentará más adelante, pero es obvio que en estos momentos no está listo para hablar sobre semejantes cambios de trayectoria.

"Lo agradezco, pero entre menos hable de (ser coach), mejor será para Alex el jugador", dijo Cora. "Lo tomo como un halago, pero aún no quiero cruzar esa línea. Todavía quiero jugar béisbol. Siento que aún puedo contribuir".