Ha desafiado las expectativas

Ha desafiado las expectativas

Ha desafiado las expectativas
PHOENIX - Las sesiones en el bullpen son rutina para los lanzadores en los entrenamientos, pero en el caso del lanzallamas dominicano Santo Manzanillo, son algo extraordinario.

En diciembre, los médicos dijeron que el derecho no volvería a pitchear hasta marzo tras un accidente automovilístico que le dejó inmóvil el brazo de lanzar. Pero ahora el corpulento relevista luce estar en posición de comenzar la temporada en ligas menores como uno de los pitchers más prometedores del sistema de Milwaukee.

"Tiene mucha suerte", dijo el relevista zurdo de los Cerveceros, Manny Parra.

Parra estaba en la República Dominicana aquella mañana en noviembre cuando la carrera de Manzanillo por poco da un giro trágico. Parra entrenaba en la nueva academia de los Cerveceros al norte de San Pedro de Macorís cuando el coach con el que estaba trabajando, el dominicano José Núñez, recibió una noticia alarmante.

Manzanillo se encontraba en una autopista conduciendo hacia la academia a las 7:30 a.m. cuando un camión de repente se le metió de frente. Manzanillo tuvo que virar bruscamente hacia la derecha, el automóvil se volteó y el quisqueyano fue lanzado por el techo corredizo. Sufrió un hombro separado y varias heridas.

"Me asusté porque no pude mover el brazo por varios días", dijo Manzanillo a través del receptor boricua Mike Rivera, quien le fungió de intérprete.

En los 15 días que pasó sin poder mover el brazo, Manzanillo viajó a Milwaukee para ver al médico principal de los Cerveceros, William Raasch, quien le dio un diagnóstico alentador. Manzanillo, quien cumplió los 23 años de edad en diciembre, no necesitaría de una cirugía.

"Me hizo confiar en que iba a regresar y lanzar este año", dijo el serpentinero.

Eso fue muy buena noticia para los Cerveceros, quienes consideran a Manzanillo uno de sus brazos de más promesa. Con una recta que alcanza las 100 millas por hora, Manzanillo tuvo efectividad de 1.75 con 17 salvamentos y un promedio en contra de .192 en 48 presentaciones como relevista la temporada pasada por Clase A Brevard County y Doble-A Hunstville.

Más importante para los directivos del club que lo que registró en el radar fueron sus otras estadísticas, incluyendo una proporción de ponches por boleto de 2.38, la mejor cifra de Manzanillo en cinco campañas de liga menor.

El receptor boricua Martín Maldonado ha trabajado con Manzanillo en algunas de sus sesiones en lo que va de la pretemporada.

"No esperaba lo que vi", dijo Maldonado acerca de Manzanillo. "Me sorprendió mucho. Es un tipo fuerte".

Maldonado dijo que Manzanillo tira su recta entre 96 y 98 MPH con comodidad. Su segundo mejor lanzamiento es un cambio de 85 MPH. También tiene un slider de 91 MPH.

Los Cerveceros firmaron a Manzanillo en el 2005 y lo convirtieron en relevista porque tenía dificultades a la hora de tirar strikes; "casi hasta el punto", dijo el asistente al gerente general, Gord Ash, "que no servía. Simplemente no podía tirar un strike".

Eso es justo lo que demuestran las estadísticas de Manzanillo en sus primeras temporadas de liga menor. En el 2006, otorgó 47 boletos y ponchó a apenas 24 bateadores en la Liga Otoñal de Arizona, donde cedió 24 carreras limpias en 16.1 entradas. Manzanillo ha progresado bien desde entonces, pero ha sido un proceso lento que fue interrumpido en el 2009 cuando tuvo que someterse a una cirugía Tommy John.

En el 2011, Manzanillo trabajó con Fred Dabney, el respetado coach de pitcheo que fue ascendido a Triple-A Nashville este año después de siete temporadas con el club de Brevard County. Dabney le hizo ajustes al envío de Manzanillo que mejoraron de manera dramática el comando del dominicano.

"Es tremendo prospecto", dijo Dabney. "Al igual que muchos muchachos jóvenes, es una obra en progreso, pero el comando de su recta mejora con cada día que pasa. Siendo un lanzador de poder, ¿quién puede descartar que en el futuro sea abridor? Pero, por ahora, lo tienen trabajando en el bullpen y le va bien. Es tremendo prospecto. Tiene un gran talento".

Lo mejor es que está en salud.

"Está muy adelantado", dijo Ash. "No esperábamos que tirara hasta el primero de marzo. Está haciendo las cosas entre dos a tres semanas antes de lo previsto. Obviamente, eso es algo positivo.

"Todo el mundo es diferente. También creo que obviamente está emocionado de estar (en unos entrenamientos de Grandes Ligas) por primera vez y tiene mucha determinación. Eso probablemente influye. Esa es una de las cosas de las que hemos hablado con los preparadores físicos; debemos asegurarnos de que no se perjudique a la larga por apresurarse ahora. Pero ése no parece ser el caso".

¿Está Manzanillo sorprendido de haber progresado tanto en tan poco tiempo?

"Sí y no", dijo. "Sí, porque comencé a recordar el accidente y todo lo que sucedió. Tenía mis dudas. Y no, porque luché mucho para regresar".