Astros saben que urge aprovechar esta oportunidad y no fijarse en el futuro

Astros saben que urge aprovechar esta oportunidad y no fijarse en el futuro

HOUSTON -- Por más que se construya un sistema de liga menor y un roster de Grandes Ligas con miras al futuro y al éxito sostenido, el béisbol es un deporte bien difícil de pronosticar año por año.

Los Astros, que disputan la Serie Mundial 2017 con los Dodgers, están conscientes de que pese a su enorme talento joven y los buenos prospectos que han venido subiendo en los últimos años, no hay garantías de que el equipo vuelva a llegar tan lejos en las próximas campañas como en esta postemporada.

"Creo que éste es el mejor momento de nuestras vidas", dijo el manager de los Astros, A.J. Hinch. "Muchos de nosotros estamos en esto por vez primera y estamos tratando de absorber lo más que podamos".

Sobran los ejemplos de equipos que parecían estar encaminados a múltiples participaciones en la Serie Mundial y que por lesiones, bajo rendimiento u otro sinnúmero de motivos, vieron su "ventana" de posibilidades cerrarse de un año a otro.

Los Mets del 2015 disputaron el Clásico de Otoño, perdiendo en cinco encuentros ante los Reales. Con lanzadores jóvenes como Noah Syndergaard, Matt Harvey, Jacob deGrom y Steven Matz, el equipo de Queens parecía tener un futuro brillante. Pero las lesiones han azotado el cuerpo monticular de los neoyorquinos, que tras perder el Juego del Comodín de la Nacional en el 2016 cayeron a 70-92 en la campaña recién concluida.

Los Indios de Cleveland, que llegaron tan cerca de ganar la Serie Mundial del 2016 antes de caer en siete partidos ante los Cachorros, tuvieron una racha récord de triunfos en la temporada regular del 2017 y terminaron con la mejor marca de la Liga Americana. Pero después de ganar sus primeros dos encuentros sobre los Yankees en la Serie Divisional, Cleveland fue eliminado tras ser barrido en los siguientes tres choques.

Ahora la Tribu enfrenta una serie de decisiones difíciles en el invierno con respecto al roster del equipo grande.

Con una campaña de 162 juegos, una larga postemporada y las tantas cosas que pueden salirle mal a un equipo, Houston trata de valorar y aprovechar su oportunidad en el 2017.

"Estamos bien conscientes de la locura que puede ser una temporada baja", comentó Hinch. "Hemos estado bien disciplinados durante tres años y todo ese tiempo me ha preocupado por el hoy. No vamos a cambiar eso y adelantarnos demasiado".