"Bebés" de los Yankees sobresalieron al reto del 2017

Nueva York - Los Yankees fueron el tercer equipo en quedarse atrás esta postemporada, un logro que la mayoría no hubiese anticipado cuando se congregaron en Tampa, Florida, hace ocho meses. Aun así, la carrera terminó quedando a cinco juegos de la meta preciada, lo cual les servirá para lograr aun cosas más grandes en el futuro.

"Mientras más te acercas, es más doloroso cuando todo termina," dijo Brett Gardner. "El Juego 7 de la SCLA, fue lo más cerca que estuvimos de llegar a la Serie Mundial. Estoy decepcionado de la manara que todo terminó, pero no estoy decepcionado de la manera que los compañeros lucharon este año, el duro trabajo que logramos durante todo el año. Tratamos lo más que pudimos, solamente quedamos cortos."

Con marca de 91-71 en el 2017, los Yankees lograron su 25ta temporada con un récord ganador, terminando dos juegos detrás de los Medias Rojas en el Este de la Liga Americana. Aquí tenemos una mirada de las situaciones claves de una temporada que será recordada como cuando los "Bebés Bombarderos" llegaron a madurar:

1. Pónganse de Pie

Aaron Judge (Juez) tuvo una temporada de novato para todas las épocas, siendo favorito para ganar el Novato del Año de la L.A. y un serio competidor por el Más Valioso de la L.A. Sus 52 jonrones destrozaron la marca de Mark McGwire de 1987 con 49 jonrones para un novato, y Judge además fue líder de la L.A. con 128 carreras anotadas y 127 boletos. También lideró las Mayores con 208 ponches y bateó 33 jonrones en 77 juegos en el Yankee Stadium, rompiendo el récord de la franquicia por la mayor cantidad en una temporada.

"Teniendo mi primer chance de jugar en frente de tanta multitud como esa y en situaciones como esas, será grandioso para nosotros," dijo Judge luego de la Serie de Campeonato de la L.A. presentada por Camping World. "Tenemos jugadores muy jóvenes en este equipo, así que llegando tan lejos como lo logramos, será beneficioso para todos más adelante. Saboreando y mojándonos los pies de lo que es esto fue lo más grande."

Aunque tuvo una mala racha por seis semanas, después de haber ganado el Derby de Jonrones de T-Mobile en julio, inclusive ponchándose para un récord durante 37 juegos consecutivos, el porcentaje de slugging de Judge de .627 fue el más alto por un novato en la era moderna (desde 1900). Judge jonroneó ante los otros 14 equipos de la L.A., incluyendo al de último de ellos de Kansas City, con el jonrón que empató el récord de McGwire el 25 de septiembre.

"Gran año," dijo CC Sabathia. "La mejor temporada para un novato que yo haya visto. Pienso que todos nosotros hayamos visto. Espero que regrese, trabaje duro y podamos repetir de nuevo el año que viene."

2. Suelten al monstruo

Pese a que perdió el primer mes de la temporada con una lesión el bíceps derecho, Gary Sanchez impuso un récord de la franquicia de más jonrones por un receptor de los Yankees, rompiendo la marca anterior de Yogi Berra con 30 (1952, 1956) y Jorge Posada (2003). Los 33 jonrones de Sánchez fueron la mayor cantidad para algún cátcher desde Javy Lopez de los Bravos cuando dio 43 en el 2003.

"Es simple," dijo Sánchez. "Si dejas de hacer swing a malos pitcheos y te aseguras de hacerlo ante buenos lanzamientos, teniendo buen contacto, cosas buenas van a pasar."

Aunque su defensa recibió críticas, con el manager Joe Girardi retándolo públicamente a mejorar luego de verlo cometer un passed ball que pasó entre sus piernas en una serie en agosto en Cleveland, Sánchez lideró a los receptores con 79 anotadas, 33 jonrones, 90 impulsadas y un porcentaje de slugging de .531. Capturó robando al 33.9 por ciento de los corredores que lo intentaron y quedó de cuarto entre los jugadores que califican con una efectividad para receptores de 3.43.

3. Poder

La ofensiva de los Yankees presentó un reto para los oponentes poder competir diariamente. Sus +198 en diferencial de carreras quedó segundo en las Mayores, solamente detrás de Cleveland (+254) y Nueva York terminó segundo en las Mayores con 858 anotadas y 5.30 carreras por juego. Solamente Houston (896 carreras, 5.53 por juego) fue mejor durante la temporada regular.

El Gerente Brian Cashman había especulado que la ofensiva podía mejorar remplazando al trío de Carlos Beltran, Alex Rodriguez y Mark Teixeira con Judge, Sánchez y Greg Bird, aunque nadie pensaba que Judge tendría una temporada del calibre de Más Valioso.

Los Yankees del 2017 superaron en anotadas a su contraparte del 2016 por 178 carreras, con récord de la mayor mejoría en una temporada sin huelga desde 1935-1936.

"Pienso que, si estás jugando en Yankee Stadium, la atmosfera es como esta todos los días," dijo Didi Gregorius. "Creo que los muchachos crecieron rápidamente. Pienso que todos los que estamos aquí estamos tan listos como estábamos el primer día. Ha sido impresionante."

4. La situación de Seve

Luego de ser bajado tanto al bullpen como a las Menores el año pasado, Luis Severino se creció en su regreso a la rotación, casi no se puede discutir que fue la mejor temporada por un abridor hecho en los Yankees desde Ron Guidry. Severino tuvo 14-6 con 2.98 EFE en 31 comienzos, quedando tercero en la L.A. en EFE y cuarto en ponchados (230).

Severino logró la proporción más alta de ponches por cada nueve entradas en la historia de los Yankees con 10.71 y lideró las Mayores con 16 aperturas de una o cero carreras. Nunca había lanzado en una postemporada de ningún tipo hasta este año, comenzando cuatro juegos. Su mejor fue el Juego 4 de la Serie Divisional de la L.A. contra los Indios en Nueva York, donde ponchó a nueve y contuvo a Cleveland a tres carreras en siete entradas.

5. Yendo por todo

Un año después que los Yankees fueron forzados a verse en el espejo y reconocer que no estaban listos para competir por el título, Cashman y sus ayudantes vieron un roster que merecía la oportunidad de lograrlo. Unos alocados 18 días en julio vieron a seis jugadores que se unieron a los Yankees, coronados con la llegada del derecho Sonny Gray quien fue visto por muchos como el mejor lanzador abridor disponible en el mercado.

La ráfaga de jugadores adquiridos también trajo al trío de Todd Frazier, Tommy Kahnle y David Robertson de los White Sox, junto con el primera base Garrett Cooper de los Cerveceros y el zurdo Jaime Garcia de los Mellizos. La llegada de Frazier movió a Chase Headley a la primera base, estabilizando una posición que había tenido poca producción mientras se esperaba el retorno de Bird por una lesión. Kahnle y Robertson ambos se convirtieron en miembros de confianza del poderoso bullpen hasta el final.