José "Cheo" Cruz goza los éxitos de los Astros del 2017

José

HOUSTON -- Cuando se habla de la historia de los Astros de Houston, el nombre de José "Cheo" Cruz es de los primeros que se mencionan.

El ex estelar puertorriqueño jugó 13 de sus 19 temporadas de Grandes Ligas con los "siderales", bateando .292/.359/.429 con 138 jonrones y 942 empujadas vistiendo el uniforme estilo arcoíris de Houston entre 1975 y 1987. A su retiro como jugador activo de Grandes Ligas, Cruz era líder de la franquicia en partidos jugados, turnos al bate y total de bases alcanzadas. Sus 80 triples con los Astros permanecen como un récord del equipo.

Su hijo, José Cruz Jr., también llegó a jugar en Houston en el último año de una carrera de 10 campañas en las Mayores. Ambos siguen dividiendo sus residencias entre la Ciudad Espacial y Puerto Rico.

Ahora, como embajador comunitario de los Astros, Cruz padre disfruta en grande los éxitos del equipo, que disputa la Serie Mundial del 2017 con los Dodgers de Los Angeles.

"Este es, para mí, el año para ganar", expresó Cruz, de 70 años de edad y cuyo número 25 de los Astros fue retirado hace más de dos décadas. "La verdad es que tenemos el equipo y toda la gente está deseosa de que los Astros ganen. Los muchachos lucen muy bien".

Los Cruz, Cheo y Cheíto, han puesto de su parte para ayudar a los afectados tanto por el Huracán María en Puerto Rico como el Huracán Harvey en Houston. Asegura Cruz padre que un campeonato de los Astros-algo sin precedente en la historia del equipo-serviría de una especie de alivio para la comunidad de Houston, aunque fuera simplemente como una simple distracción en medio de los tantos esfuerzos por retornar a la normalidad.

"Creo que ganar la Serie Mundial sería una alegría inmensa", dijo Cruz al respecto.

Esa corona tan anhelada ha eludido a los Astros en varias ocasiones, incluyendo en el 2005, cuando Houston fue barrido por los Medias Blancas en su primera participación en el Clásico de Otoño.

Cruz, quien ha sido jugador, coach o ejecutivo en cada una de las postemporadas de Houston, sufrió en carne propia como jugador activo las dolorosas derrotas de Houston en tres playoffs durante los años 80.

En 1980, los Astros cayeron en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional en el máximo de cinco partidos ante los Filis, cuando los últimos cuatro choques se decidieron en entradas extras. Al año siguiente, Houston tenía en jaque 2-0 a los mismos Dodgers en la Serie Divisional extra debido a la huelga de aquella temporada, pero no pudo ganar ninguno de los siguientes tres juegos en Los Angeles.

Y en 1986, los Astros perdieron el decisivo Juego 6 de la SCLA en casa ante los Mets, un partido de extrainnings y de muchas alternativas que hasta hoy en día es uno de los más recordados en la historia de la postemporada.

"Nunca pudimos terminar lo que nosotros siempre queríamos, que era ir a la Serie Mundial y ser campeones", recordó Cruz, quien bateó .279/.380/.344 de por vida en sus tres participaciones en los playoffs. "Este año me lo voy a disfrutar, porque creo que va a ser el año para los Astros y para todos los fanáticos".