Yuli Gurriel ha podido resistir los rigores de la larga temporada de G.L.

Yuli Gurriel ha podido resistir los rigores de la larga temporada de G.L.

LOS ANGELES - A sus 33 años de edad, Yuli Gurriel llegó al Juego 1 de la Serie Mundial con 172 partidos jugados en el 2017 entre pretemporada, campaña regular y playoffs, casi el doble de su año más largo en la Serie Nacional de Cuba o su temporada en Japón.

Para el infielder cubano, quien se adaptó a la primera base con los Astros en el 2017, una interrogante era cómo resistiría los rigores de un año tan largo a nivel de Grandes Ligas. Con seis hits, incluyendo tres dobles, y cuatro empujadas en las primeras dos rondas de los playoffs, más la línea de .299/.332/.486 con 18 jonrones y 75 impulsadas en la temporada regular, Gurriel parece haber pasado la prueba.

"Ha sido la preparación", explicó Gurriel. "Creo que si uno no tiene una preparación bien fuerte, ya a esta altura de la temporada el cuerpo no responde. Si hiciste una gran preparación, todavía te queda energía. El cuerpo no está igual, pero hay que sacar el extra y hay que darlo todo".

Jugando en los partidos más importantes del mundo del béisbol profesional, el escenario no le ha quedado grande a Gurriel, quien desertó de Cuba tras la Serie del Caribe del 2016 en la República Dominicana.

"Yuli ha sido una parte clave de lo que hacemos", comentó el manager de los Astros, A.J. Hinch. "Ha sido increíble cómo ha aprendido un nuevo equipo, una nueva posición y un nuevo país. El momento nunca es demasiado grande para él".

Gurriel ha asegurado que la experiencia de haber participado en Juegos Olímpicos, Mundiales y Series del Caribe lo ha preparado para esta clase competiciones de alto nivel. Pero tampoco niega la enormidad de la tarea a esta altura del año. Por eso que expresó que cayó bien la breve pausa entre el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana el sábado y el arranque del Clásico de Otoño el martes.

"Dos días de descanso para mí vienen muy bien, no sólo físicamente ¿no?", manifestó. "Hasta mentalmente, estos partidos te cansan mucho, porque hay que tener una concentración increíble. La presión es bien grande".

Pese a esa presión, afirma Hinch que Gurriel ha manejado todo de una manera impresionante.

"Para ser honesto, de todos nuestros jugadores en la postemporada, (Gurriel) ha sido el más calmado y el más parecido a él mismo.

"Ha estado en algunos escenarios bastante grandes. Este es más grande de todos para todo el mundo. Pero ha sido notable cómo él se ha adaptado a todo para ser parte de esto".