A pesar del final repentino, el año de los Indios fue digno de recordar

A pesar del final repentino, el año de los Indios fue digno de recordar

CLEVELAND - El objetivo no se cumplió. Luego de quedarse a un triunfo de ganar la Serie Mundial hace un año, los Indios visualizaron tener un desfile en la Calle 9 del Este cuando culminara esta campaña. La Tribu se quedó corta, con un final agridulce de una brillante campaña.

La derrota de los Indios ante los Yankees en la Serie de Campeonato de la Liga Americana definirá por siempre la temporada del 2017 para esta franquicia, pero se alcanzaron varios registros dignos de recordar. Cleveland tuvo hasta cinco jugadores que participaron al Juego de Estrellas, consiguieron su segundo banderín del Centro de la Liga Americana consecutivo, ganaron 102 encuentros y, durante una racha mágica, implantaron un récord en la Liga Americana con 22 victorias en fila.

"Pasaron muchas cosas este año con las que nos divertimos mucho", dijo el astro relevista Andrew Miller luego de la última derrota del equipo. "Recordaremos muchas cosas, lo que alcanzó este equipo significará mucho en el futuro. Pero, ahora mismo, sólo queremos seguir jugando. Nos hubiese encantado llegar a la Serie Mundial y hacer ese ansiado desfile en Cleveland".

Los aficionados de Cleveland tendrán que esperar hasta el próximo año. Mientras tanto, aquí hay cinco historias que acompañaron a la Tribu este año.

La racha

Cuando los Indios atacaron con siete carreras al as de los Medias Rojas Chris Sale el 24 de agosto, no tenían idea de lo que habían iniciado. Cleveland no perdió más hasta el 15 de septiembre y terminaron la temporada regular con 33 triunfos en 37 encuentros. La racha de 22 triunfos de la Tribu fue la más larga en la historia del béisbol desde los Gigantes de Nueva York de 1916, que ganaron 26. Durante esa seguidilla los Indios tuvieron un diferencial positivo de 105 carreras, con más jonrones (41) que carreras permitidas (37) y sólo estuvieron por detrás en el marcador en ocho de las 199 entradas totales. La rotación tuvo 19-0 con 1.77 EFEC en esta seguidilla, con la ofensiva anotando primero en 19 de esos 22 juegos.

El triunfo número 22 fue el único en el que dejaron en el terreno al rival. El 14 de septiembre Jay Bruce disparó un sencillo en el décimo episodio para vencer a los Reales 3-2, para la victoria que implantó el récord.

Cy Kluber

Tras una complicada salida de tres entradas del 2 de mayo, el as de los Indios Corey Kluber tuvo problemas por una lesión en su espalda baja que lo molestó por las primeras cinco semanas. La lesión envió a Kluber a la lista de lesionados por un mes, pero el derecho regreso con sed de venganza. Kluber volvió el primero de junio y tuvo 15-2 con 1.62 EFEC en 23 aperturas el resto del año, terminando la campaña con 18-4 con 265 abanicados, 36 boletos y la mejor efectividad en las Mayores con 2.25 EFEC en 203.2 episodios.

En el proceso, Kluber se convirtió en el primer lanzador de los Indios desde Mike García en 1949 en liderar las Mayores en efectividad. Desde el 14 de junio y 4 de julio, Kluber implantó un récord para el equipo de 10 o más ponches en cinco salidas en fila. La marca anterior la tenía Bob Feller en 1939. Kluber se unió también a Pedro Martínez y a Randy Johnson como los únicos serpentineros en la historia de las Grandes Ligas en acumular al menos ocho ponches en 14 o más aperturas en fila.

De la manera de José

José Ramírez disfrutó de un año carrera en el 2016 y no decepcionó en esta campaña. Ramírez comenzó en la tercera base en el Juego de Estrellas por la Americana, siendo el primer titular en esta instancia de Cleveland desde Juan González en el 2001. El bateador ambidiestro lideró a todo el béisbol con 56 dobletes, la tercera mayor cantidad en la historia de la franquicia y la mayor desde que George Burn implantó el récord con 64 en 1926. Los 91 batazos extrabases fueron la segunda mayor cantidad en la historia de las Mayores por un bateador ambidiestro (Lance Berkman, 94 en el 2001).

Del 14 al 19 de junio, Ramírez se convirtió en el único jugador de la Era Moderna en disparar al menos 14 batazos extrabases en un período de siete encuentros. También tuvo una racha de nueve juegos con múltiples imparables conectados, para implantar una marca para el club entre el 14 y 19 de junio, que igualó un récord en las Mayores con cinco extrabases en un encuentro (3 de septiembre).

Las hazañas de Lindor

Como Ramírez, el campocorto de los Indios, el puertorriqueño Francisco Lindor produjo una ofensiva con la que podría ser considerado entre los candidatos para el Jugador Más Valioso de la Americana. Dejó topes en su carrera en jonrones (33) y OPS (81). Lindor superó a Joe Gordon de 1948 por el récord de cuadrangulares para un jugador del medio del infield (32).

Lindor mostró su mejor forma en los momentos críticos. El 5 de abril disparó dos jonrones, incluyendo uno para irse arriba; un grand slam en la novena para vencer a Texas. Durante el triunfo 22 de la racha de Cleveland, Lindor pegó un doblete con dos outs y dos strikes para empatar el encuentro en la novena, dejando la mesa servida para el hit de Bruce un inning después que sirvió para dejar en el terreno. En la sexta entrada del Juego 2 de la SDLA, el campocorto también pegó un grand slam para comandar una impresionante remontada.

La atrapada en el Fenway

Con disculpas por la increíble atrapada en el jardín central de Bradley Zimmer, o la buena jugada de Giovanny Urshela en la tercera base, fue Austin Jackson quien hizo la jugada defensiva del año.

El primero de agosto en Boston, Jackson estaba en el jardín central cuando Hanley Ramírez disparó un batazo ante Dan Otero hacia el bullpen de los Medias Rojas. Jackson corrió a su izquierda, saltó e hizo una atrapada sobre la pared de la barda del jardín central. Jackson terminó boca abajo para asegurar la pelota y hacer el out, usando su otra mano para aguantarse de la pared. Los ojos de Ramírez quedaron abiertos tras la impresionante atrapada que puso al Fenway Park de pie para ovacionar a Jackson, incluso cuando le costó a Boston el jonrón.