Diez motivos que harían de esta Serie Mundial una para el recuerdo

Diez motivos que harían de esta Serie Mundial una para el recuerdo

Para aquellos de ustedes que no suelen mirar las noticias del tiempo, el reporte meteorológico para el Juego 1 de la Serie Mundial este martes anuncia temperaturas cercanas a los 100 grados Fahrenheit, unos 35 grados Centígrados.

Ese número, 100, es apropiado, pues tanto los Dodgers (104) y los Astros (101) ganaron más de 100 encuentros este año. Así que será la primera vez desde 1970 -cuando los Orioles vencieron en cinco juegos a los Rojos- que la Seria Mundial la juegan dos equipos que alcanzaron la centena de triunfos.

En otras palabras, prepárense para una Serie Mundial caliente. Y aquí les dejamos 10 razones por las que pensamos que será así:

1. Morirá una sequía
O lo ganan todo los Dodgers, que no celebran desde hace 29 años, o será el turno de los Astros, que tienen esperando sus 55 años de existencia en las Grandes Ligas. Se seguirá así el patrón iniciado por los Reales en el 2015 (acabaron con 30 años de espera) y de los Cachorros en el 2016 (108 temporadas esperando).

2. Ciudad centenaria
Desde que se creó el Comodín en 1995, 23 equipos que avanzaron a la postemporada antes de este año ganaron 100 juegos. Pero sólo tres de ellos -los Yankees de 1998, los Yankees del 2009 y los Cachorros del 2016- terminaron coronándose.

Así que los Dodgers (104) y los Astros (101) son la primera pareja de ganadores de 100 que chocan en la Serie Mundial desde 1970 (Rojos y Orioles), algo que sólo habrá ocurrido ocho veces contando esta de 2017.

3. Tu caballo contra el mío
Es muy temprano para saber qué pasará en futuras votaciones del Salón de la Fama, pero nos sentimos muy cómodos diciendo que Clayton Kershaw y Justin Verlander están en esa pequeña lista de lanzadores que serán ampliamente considerados cuando terminen sus respectivas carreras.

Esta será la primera experiencia de Kershaw en la Serie Mundial, mientras que para Verlander será la tercera tras perder el Clásico Otoñal con los Tigres en 2006 y 2012.

4. ¿Despedirse en la cúspide?
Hablando de candidatos al Salón de la Fama, también está el boricua Carlos Beltrán. Es difícil saber qué le depara el futuro al pelotero de 40 años tras un año bajo ofensivamente. Pero volver a tener la oportunidad de ganar la Serie Mundial -perdió una con San Luis en el 2013- fue todo el foco de Beltrán el invierno pasado en la agencia libre. Así llegó a Houston, donde su liderazgo ha probado ser invalorable. Y ahora tendrá la oportunidad de finalmente alcanzar su meta.

"Es una bendición estar en esta posición", dijo Beltrán.

Carlos Beltrán contento

5. El Show de Yasiel Puig
A estas alturas, Puig es una historia en sí mismo. El Caballo Loco finalmente se tranquilizó en el plato (seis boletos y tres ponches este octubre), pero sigue siendo un placer ver sus locuras, como pasarle la lengua al bate y otras excentricidades en el terreno. Finalmente el mundo del béisbol podrá ver a Puig en el más grande de los escenarios.

Puig se luce con el bate

6. Talento en el short
Todavía no está claro si Corey Seager será incluido en el roster para la Serie Mundial después de la lesión en la espalda que lo dejó fuera de la Serie de Campeonato, pero los Dodgers están optimistas.

De ser así, tendremos a dos ganadores del novato del año defendiendo las paradas cortas. Seager lo ganó en la Liga Nacional en el 2016 y el puertorriqueño Carlos Correa en la Liga Americana en el 2015. El boricua ha jugado 361 juegos de temporada regular y tiene 138 de OPS+, mientras que Seager suma 329 duelos y 133 de OPS+. Ambos tienen 23 años y fueron tomados en el draft del 2012, Correa en el puesto 1 y Seager en el 18vo.

7. Los Súper Utility
En una época en la que la versatilidad está tan bien valorada a la hora de armar un roster, es fantástico ver a dos tipos que explotaron este año mientras jugaban en todo el terreno recibiendo un merecido reconocimiento en la Serie Mundial. Chris Taylor reinventó su swing para convertirse en un primer bate indispensable para los Dodgers este año, con 4.7 de WAR, versión Fangraps. Por su parte, el venezolano Marwin González dejó 4.1 de fWAR jugando todas las posiciones del infield y las esquinas de los jardines. Taylor se lució cuando Seager se lesionó antes de la última serie y compartió el JMV de la SCLN junto con Justin Turner. González ha jugado una defensiva estelar en octubre y también sacó la cara durante la lesión de Correa en la temporada regular.

Tremenda atrapada de Marwin

8. Mentes brillantes al mando
A.J Hinchs y Dave Roberts son muy buenos amigos que en el pasado han discutido como sería enfrentarse en la Serie Mundial. Ahora lo descubrirán. No es una rareza que sean amigos fuera del terreno. Ambos afrontan su trabajo con la misma filosofía, reafirmando la importancia de la comunicación y las relaciones humanas, algo que pueden hacer un poco más sencillas de digerir las decisiones que hay que tomar cuando se tienen un roster tan profundo.

9. La venganza de los "nerds"
El término "nerd" es casi un elogio en el béisbol de hoy, cuando hasta las organizaciones más tradicionales le han abierto las puertas al análisis estadístico. En tres años desde que Andrew Friedman tomó el mando de los Dodgers, el equipo ha sido criticado por proteger demasiado a sus prospectos en las conversaciones de cambios a pesar de tener una nómina súper costosa, mientras que a los Astros se les ha cuestionado durante el régimen de Jeff Luhnow por inyectarle demasiadas estadísticas a sus evaluaciones diarias. Pero en ambos casos, aquí está la prueba de que ha valido la pena mantener el rumbo y creer en el proceso. Más allá de su profundidad, tanto Los Ángeles como Houston supieron cuando halar del gatillo, los primeros con Yu Darvish y los segundos con Justin Verlander.

10. Comida casera
Por primera vez en la historia, la ventaja de local fue determinada por el récord de la temporada regular, como debe ser.

Esto podría ser algo clave para los Dodgers, considerando que los locales tienen marca de 23-8 en esta temporada y ambos rivales de este Clásico Otoñal andan invictos en sus respectivos hogares. Los Astros terminaron empatados con los Indios con el mejor registro de visitantes este año, pero tuvieron foja de 0-3 en la SCLA y no tendrán el bateador designado en los Juegos 1 y 2.