Con un swing, Aaron Judge cambió el rumbo del Juego 4 en Nueva York

Con un swing, Aaron Judge cambió el rumbo del Juego 4 en Nueva York

NUEVA YORK - A partir del cierre del séptimo inning el martes, con los Astros arriba 4-0 sobre los Yankees en el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, parecía probable una victoria de Houston para irse arriba 3-1 en las acciones al mejor de siete y poner en jaque a Nueva York.

Pero ante el primer pitcheo del abridor Lance McCullers Jr. en dicha entrada, Aaron Judge disparó un enorme cuadrangular por el jardín central que no sólo produjo la primera anotación de los Yankees en el partido, sino también dio inicio a lo que sería una explosión de seis carreras entre los séptimo y octavo episodios ante el desplomado relevo de los Astros.

Con dicha reacción, ganaron los Yankees por 6-4 para empatar la serie a dos victorias por bando, con el Juego 5 programado para el miércoles por la tarde en el Bronx.

El regreso ante una desventaja de cuatro carreras fue el primero de los Yankees en postemporada desde el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2003, el famoso partido en el que Nueva York remontó ante el dominicano Pedro Martínez y ganó en entradas extras con jonrón de Aaron Boone.

"Con nuestra ofensiva, nunca estamos fuera de juego", afirmó Judge, quien empató el partido con un doble productor en la octava entrada. "Ya hemos estado en esa situación, abajo por dos, tres, cuatro carreras. No importa con este equipo.

"Vamos a seguir luchando y entregando turnos de calidad. Eso es lo que hicimos".

Después de dar apenas dos hits frente a McCullers Jr. en los primeros 6.0 capítulos del encuentro, los Yankees dispararon seis indiscutibles, tres de ellos extrabases, frente a los relevistas Chris Devenski, Joe Musgrove, Ken Giles y Luke Gregerson.

Aparte de Judge, el otro héroe principal a la ofensiva fue el dominicano Gary Sánchez, cuyo primer hit de la serie, un doble productor de dos carreras que rompió una cadena de 18 turnos sin conectar imparable, marcó la diferencia en el partido.

En total, Sánchez empujó tres de las seis vueltas de Nueva York.

"Estaba buscando hacer un buen contacto", dijo Sánchez. "Nunca me puse presión. Seguí trabajando duro con mis coaches y di mi primer hit (de la serie)".

Después de anotar apenas dos carreras en los Juegos 1 y 2 de esta serie en Houston, los Yankees han pisado el plato 14 veces en los últimos dos encuentros para empatar la serie.

"Es una locura", expresó Judge. "Hemos hecho esto durante todo el año. A veces creo que nos gusta jugar estando contra la pared. Pero como he dicho, somos un equipo que sale a luchar hasta el último out".

El giro de 180 grados que dio el Juego 4 representa justamente lo que ha pasado en esta serie con estos partidos en Nueva York. Estando abajo 0-2 en la serie-al igual que en la primera ronda de los playoffs contra los Indios-los Yankees han reaccionado para ganar dos en casa y volver a estar en plena pelea.

Los neoyorquinos esperan que el resultado sea el mismo que en la Serie Divisional ante Cleveland, en la que los Yankees salieron airosos en cinco juegos.

Con los Yankees invictos en cinco choques de playoffs en el Bronx este año, el público del equipo se ha sentido en grande este mes.

"Había demasiada bulla de los fanáticos, apoyándonos, voceando y eso", dijo Sánchez. "Es una emoción. Imagínate, era una emoción que todo el mundo estaba descontrolado".