Unos Dodgers descansados valoran su ventaja de local en estos playoffs

Unos Dodgers descansados valoran su ventaja de local en estos playoffs

LOS ÁNGELES -- Cuando los Dodgers se enfrentaron a los Cachorros en la Serie de Campeonato de Liga Nacional en el 2016, Chicago gozaba de ventaja de local. Los pupilos de Joe Maddon habían despachado a los Gigantes en cuatro partidos en su Serie Divisional, a diferencia de la novena de Los Ángeles, que había necesitado el máximo de cinco juegos para superar a Washington en la primera ronda.

Ahora, para la revancha, los papeles se han invertido.

Tras haber ganado 104 juegos en la campaña regular para finalizar con el mejor récord de Grandes Ligas, ahora son los Dodgers quienes tienen asegurado ventaja de local para toda la postemporada. Y esta vez fueron los Cachorros los que batallaron contra los Nacionales en cinco juegos en la ronda divisional. Encima de eso, tuvieron un viaje de 10 horas desde Washington a Los Ángeles porque su avión tuvo que hacer una parada imprevista en Alburquerque por una emergencia médica.

Aunque no están convencidos de que dichos factores representan una ventaja, los Dodgers sí están disfrutando de su posición ahora mismo.

"Definitivamente es mejor estar en casa y no tener que lidiar con el viaje que les tocó [a los Cachorros el jueves por la noche] y poder fijar tu rotación y tener muchachos descansados", dijo el capataz Dave Roberts. "Obviamente, nuestro bullpen está en buen estado".

Los azules también llegan a la SCLN con bastante reposo luego de haber barrido a los D-backs en la Serie Divisional de la Liga Nacional. De su parte, los Cachorros ganaron un Juego 5 reñido en la SDLN el jueves en el que tuvieron que utilizar a muchos de sus brazos. Fue ese desgaste lo que les hizo decidir darle la bola al colombiano José Quintana para el Juego 1.

"Fue divertido verlos batallar [el jueves] mientras nosotros estábamos sentados sin hacer nada", dijo el as zurdo Clayton Kershaw, el abridor de Los Ángeles para el Juego 1, a quien le tocó lanzar en cuatro juegos en espacio de 10 días el año pasado.

No obstante, aunque los Dodgers están cosechando los frutos de su éxito en la temporada regular, están conscientes de que no hay garantías.

"Estamos bien descansados y listos, pero eso no quiere decir que vamos a ganar el juego", dijo Kershaw. "Tenemos que salir a jugar".

"Nunca se sabe", agregó el antesalista de Los Ángeles, Justin Turner. "Tuvimos cuatro días antes de la serie contra Arizona y jugamos buen béisbol. Decir que es ventaja o desventaja, no sabremos hasta que termine la serie".