Cerveceros superaron todas las expectativas en '17

Cerveceros superaron todas las expectativas en '17

SAN LUIS - Esta iba a ser un "año de reconstrucción" para los Cerveceros, y pocos le daban chances de terminar en .500 o por encima, y prácticamente nadie de llegar a la última semana de la temporada regular con la oportunidad de ir a la postemporada.

Sin embargo allí estuvieron los Cerveceros el sábado en Busch Stadium, con 85 victorias en su haber y con Craig Counsell dirigiendo a un equipo todavía con vida en el penúltimo día de la temporada. Allí fue donde se acabó el camino de Milwaukee, al escaparse una ventaja de seis carreras en la derrota por 7-6 ante Cardenales, que le dio a los Rockies el segundo comodín de la Liga Nacional.

"Tras el partido, (Counsell) vino y dijo, 'hey, este es un grupo especial", dijo el primera base Eric Thames. "Realmente lo es. Nunca he visto un equipo que se haya divertido tanto. Al principio del año, a nadie le importaba. Nadie pensó que había presión sobre nosotros para ganar la división. Pero jugamos duro, trabajamos duro, jugamos juntos, y estuvimos a un juego de estar en posición de postemporada".

En algún momento del camino, la actitud cambió.

"Siento que hicimos sufrir (a los Cachorros)", dijo Thames. "Éramos una banda de piratas y locos. Fue lindo ser parte de eso, al estilo, 'no nos importa quien sean, vamos solo a jugar el juego'. Al principio del año sabíamos que tendríamos la oportunidad".

Thames ayudó a impulsar el ascenso de los Cerveceros al principio de la temporada, estableciendo marcas de la franquicia en abril con 11 jonrones y 28 carreras anotados en su regreso tras tres años en Corea del Sur. En el Día Inaugural, los Cerveceros superaron la lesión de Junior Guerra y su posterior bajón, y luego Neftali Feliz perdió primero su puesto de cerrador y luego su lugar en la nómina. Pese a todo, el equipo tenía ventaja de cinco juegos y medio sobre Cachorros llegando al receso por el Juego de Estrellas.

Ryan Braun nunca terminó de encenderse, pero Thames y el antesalista Travis Shaw le dieron equilibrio zurdo a la alineación, uniéndose al jardinero derecho Domingo Santana para formar el primer trío de compañeros de Cerveceros en tener 30 cada uno desde que Cecil Cooper, Ben Oglivie y Gorman Thomas lo hicieron en 1982. Jimmy Nelson se erigió como el as a los 28 años antes que una lesión de hombro le pusiera fin a su temporada, y Chase Anderson (2.74 ERA en 25 aperturas) y Zach Davies (17-9 con 3.90 ERA) aparecieron como sólidas piezas complementarias a futuro.

Tras el receso, el pitcheo fue lo que cargó a los Cerveceros mientras que la ofensiva anotó la segunda menor cantidad de carreras por juego en Las Mayores. El estelar Corey Knebel lanzó 76 veces, flanqueado por el adquirido Anthony Swarzak y novato Josh Hader. Los relevistas fueron aún más vitales en agosto cuando los innings de Matt Garza salieron de la rotación, y en septiembre cuando se lesionó Nelson. Cinco veces en el tramo final de la temporada, Counsell dependió de un grupo de relevistas para usar "juegos de bullpen), incluyendo el del sábado.

Mientras que los Cachorros surgieron para ganar su segunda corona divisional consecutiva, los Cerveceros se mantuvieron con vida en las últimas semanas de septiembre. Una barrida a los Cachorros en Wrigley Field del 8-10 de septiembre comenzó un pasaje de nueve victorias en 11 juegos que puso a Milwaukee a un paso de la división y el comodín, antes que los Cachorros se asentaran en una serie de cuatro juegos en Miller Park durante la última seguidilla en casa de los Cerveceros.

Los primeros tres de esos juegos fueron al décimo inning, emblemático de una temporada de los Cerveceros llena de partidos parejos. La derrota del miércoles por una carrera fue la No. 108 de los Cerveceros decidida por tres carreras o menos, la mayor cantidad en MLB.

"Tuvimos una buena chance de hacerlo mucho mejor", dijo Santana, quien se unió al club de los 30 jonrones en la derrota del sábado ante Cardenales. "Estoy feliz que como equipo hayamos crecido tanto este año. Creemos en nosotros. Nos conectamos desde el Día 1.

"Estoy feliz que le hayamos demostrado a mucha gente que se equivocaron desde el principio. Realmente estoy ansioso por llegar al año que viene".

Counsell usó esa palabra - "conectados" - muy seguido en 2017. Estar conectados fue el mensaje central desde la primera reunión de los Entrenamientos de Primavera, y la volvió a repetir el sábado.

"Esto duele, pero fuimos el último equipo eliminado", mencionó. "Creo que cuando llegas tan lejos, te duele más, pero quieres sentirte así.

"Cuando tengamos un poco de perspectiva y entendamos que el año que viene seremos un año más viejos, más inteligentes, y tras un año de saber cómo nos conectamos como equipo, sabremos que somos un mejor club".