El 2017 podría ser la última oportunidad de Beltrán para ganar un anillo

El 2017 podría ser la última oportunidad de Beltrán para ganar un anillo

HOUSTON -- Carlos Beltrán ha jugado un total de 2,586 juegos de temporada regular en 20 campañas de Grandes Ligas, siendo convocado a nueve Juegos de Estrellas y amasando números que para muchos podrían valerle al boricua una placa en el Salón de la Fama algún día.

El toletero estelar ha hecho casi de todo en el mejor béisbol del mundo. Ese "casi" se refiere a la falta de un anillo de campeón, al que aspira una vez más Beltrán en el 2017 con los Astros de Houston.

"Es la búsqueda de todo pelotero que juega este deporte, tener la oportunidad de ganar una Serie Mundial", dijo Beltrán durante la preparación de los Astros para su Serie Divisional de la Liga Americana contra los Medias Rojas de Boston, que iniciará el jueves.

No es que Beltrán no haya saboreado el éxito en el béisbol de octubre. De hecho, el veterano ha jugado en 12 series de postemporada en su carrera, bateando .323/.432/.646 (OPS de 1.078) en un total de 55 partidos, con 16 jonrones y 41 empujadas. Ha participado en una Serie Mundial, la del 2013 por unos Cardenales que perdieron en seis choques ante los mismos Medias Rojas.

"Todo comienza con (clasificar) para los playoffs", manifestó Beltrán. "Gracias a Dios, he tenido esta oportunidad varias veces en mi carrera".

Beltrán viene de batear .281/.283/.383 en 129 juegos en el 2017 por Houston, equipo con el que firmó en diciembre pasado por un año y US$16 millones. Pero esta temporada no fue la primera del oriundo de Manatí con los Astros. En los predios de los "siderales", todos recuerdan la postemporada que tuvo Beltrán en el 2004 vistiendo el uniforme de Houston. En aquellas series contra los Bravos y los Cardenales, el puertorriqueño tuvo promedio de .435 en 12 encuentros, con ocho jonrones, 14 empujadas y seis bases robadas.

Ahora, tanto tiempo después y en las postrimerías de su brillante carrera, Beltrán podría ayudar a los Astros a coronarse y, de paso, completar para esta ciudad la misión de aquel 2004 que quedó corta a manos del equipo de San Luis en la ronda de campeonato.

"Esa es la meta", expresó el veterano, quien desde la segunda mitad de la temporada regular del 2017 funge exclusivamente como bateador designado. "Entendemos que el equipo que tenemos ahora mismo nos puede dar la oportunidad de conquistar esa meta que en realidad todos añoramos".

Nadie sabe mejor que Beltrán que esas oportunidades pueden llegar y, en un abrir y cerrar de ojos, escapársele a uno.

"No hay nada escrito", dijo. "El béisbol es un deporte en que puedes tener una temporada increíble y los playoffs es otro escenario totalmente diferente.

"Esperemos en Dios que podamos jugar bien, que podamos lanzar bien, jugar buena defensa y que podamos poner todas las metas en conjunto, para así tener éxito en esta postemporada".