La del 2017 fue una temporada fuera de sintonía para los Gigantes

La del 2017 fue una temporada fuera de sintonía para los Gigantes

SAN FRANCISCO - De todas las estadísticas que pueden ser asociadas a los Gigantes, que quedaron últimos en esta campaña, la que más dice por sí sola es 42-38.

Ese fue su récord cuando ellos anotaron primeros. Nada malo, ¿verdad?. Después de todo, ese récord es sobre .500.

Sin embargo, al comparar eso con el desempeño de los Gigantes en la misma categoría en los años pasado, uno obtiene que ellos tuvieron marca de 61-28 y de 56-28 cuando anotaron primeros en el 2015 y en el 2016, respectivamente.

Entonces, por comparación, esa marca de 42-38 significa que los Gigantes fueron menos exitosos anotando primero en los juegos. E incluso, cuando ellos anotaron primeros, la falta de pitcheo no les permitió mantenerse al frente y la ofensiva no fue suficiente para contener la ventaja.

Aquí tenemos un repaso de cinco Gigantes, que tuvieron un desempeño similar al del equipo cuando este anotó promedio, y que congregan las razones del fracaso del equipo:

  1. Bumgarner se accidenta en bicicleta

Los Gigantes tenían récord de 6-10 para el 20 de abril, pero ni el equipo ni la gerencia se veían preocupados. Una cadena de victorias o dos lo pondría cerca del primer lugar de la División Oeste de la Liga Nacional.

Pero entonces, Madison Bumgarner se lesionó, durante un día libre en Denver, manejando bicicleta.

Bumgarner dijo que él ya casi estaba terminando cuando ocurrió el accidente. Él tuvo golpes en las costillas y un esguince en el hombro izquierdo.

"Non fue la decisión más responsable que he tomado", dijo Bumgarner.

Bumgarner se recuperó según el plan, se unió a la rotación de los Gigantes después del Juego de Estrellas y lanzó de forma decente. Mientras Bumgarner estuvo fuera de acción, Ty Blach se unió a la rotación y sobrepasó las expectativas. Sin embargo, los Gigantes terminaron cortos en la división. Sin su as, los Gigantes tuvieron problemas para cortar las cadenas de derrotas y prolongar las de victorias.

  1. Las lesiones hicieron que Melancon fallara su marca

Mark Melancon, quien fue adquirido en la agencia libre por cuatro años y 62 millones de dólares, visitó la lista de lesionados en dos ocasiones por un tirón en el pronator derecho. Al final, él vio finalizada su temporada al someter a una operación en septiembre, pero se espera que esté listo para el spring training.

Melancon registró 11 juegos salvados en 16 chances, lo que no era lo esperado por los Gigantes cuando lo firmaron. Entonces, una vez más, tras el pobre desempeño del equipo, él hubiera sido muy poco utilizado.

  1. El revivir de Dyson

Cuando Melancon estuvo fuera de acción, los Gigantes preservaron la mayoría de sus ventajas al final de los juegos debido a Sam Dyson, quien revivió su carrera con los Gigantes después de ser dejado en libertad por los Rangers, en junio. Como Melancon, Dyson no estuvo tan sólido en oportunidades de salvado, pero de cualquier forma él cerró 14 de 15 juegos.

Dada falta de disponibilidad de Melancon, la efectividad de Dyson ayudó a estabilizar al bullpen. Sin el resurgir de Dyson, quien tuvo récord de 1-6, con 10.80 de efectividad con los Rangers, con los que registró cuatro salvados desperdiciados en 17 juegos en la primera mitad, el descalabro de los Gigantes hubiera sido más extremo.

  1. El consistente cátcher

Buster Posey continuó sumando pergaminos en su camino al Salón de la Fama, al dejar sus huellas n un territorio anteriormente inexplorado. Por ejemplo: él lideró a los Gigantes en hits por cuarta vez en su carrera. Solo otros tres cátchers lideraron a sus equipos en hits en tres campañas: Jason Kendall, Joe Mauer e Iván Rodríguez, quien está en el Salón de la Fama. Posey hubiera podido tener una mejor campaña de haber estado libre de lesiones al final de la temporada.

Posey también estuvo en su quinto Juego de Estrellas. El único otro receptor en recibir tres o más invitaciones al Juego de Estrellas es Walker Cooper, quien jugó con la organización cuando esta estaba en Nueva York.

  1. Un pitcher duradero

Jeff Samardzija hizo todo para ganar este año. Sus compañeros intervinieron un poco en su récord de 9-15, pero el lanzador derecho fue excelente al ocuparse de sus responsabilidades. Samardzija superó los 200 innings y los 200 ponches, y duplicó su relación de ponches por boletos.

La propensión a los jonrones por parte de Samardzija es algo que está atado a su tendencia de lanzar strikes, pero él usualmente maneja la situación para evitar que esos jonrones se produzcan con hombres en las bases.