Piratas necesitan hacer cambios para volver a la postemporada

Piratas necesitan hacer cambios para volver a la postemporada

PITTSBURGH - Dos años después de una campaña de 98 triunfos, los Piratas dieron otro paso atrás esta temporada. Pittsburgh tenía grandes esperanzas al comienzo del año, creyendo que eran capaces de regresar a la postemporada luego de estar ausentes en el 2016.

Más bien, los Piratas fueron eliminados de la disputa de los playoffs el 16 de septiembre -semanas después de que realísticamente estaban fuera- y luego aseguraron una segunda temporada consecutiva perdedora. Pittsburgh fue el único equipo del Centro de la Liga Nacional que no ocupó ni un sólo día el primer lugar de la División, y estuvo apenas dos días arriba de .500: uno cuando tuvieron marca de 3-2, y el otro con registro de 49-48.

Asimismo, los Piratas registraron sólo un mes ganador: 14-11 en julio, cuando entraron en contienda en la Liga Nacional. El 21 de julio estuvieron un juego arriba de. 500 y dos juegos detrás de los líderes de la división, los Cachorros.

Entonces vino un bajón. Pittsburgh volvió a .500 el 11 de agosto, ubicándose tres juegos detrás de los Cachorros, pero luego los Piratas perdieron 26 de sus próximos 36 juegos.

El mismo grupo de liderazgo continuará en el club, ya que el gerente general, Neal Huntington, y el manager Clint Hurdle, firmaron extensiones de contrato de cuatro años a principios de septiembre. Ahora, deben trabajar para mejorar en 2018 y más allá, necesitan redescubrir la fórmula que los convirtió en contendientes entre 2013 y 2015.

Por ahora, echemos un vistazo a los hechos que definieron la temporada de los Piratas.

1. ¿Rotación estable?

Los Piratas usaron sólo siete abridores esta temporada, un signo cada vez más raro de estabilidad en la rotación. Lo extraño es que cada abridor estaba plagado de inconsistencias. Gerrit Cole estuvo saludable y a menudo eléctrico, pero sus números totales fueron afectados por los jonrones permitidos y largas entradas. Iván Nova comenzsó bien, pero cayó en la segunda mitad (5.83 de efectividad).

Los Piratas sabían que la llegada de los jóvenes abridores a las Mayores no sería color de rosa. Tyler Glasnow tuvo problemas en sus 12 aperturas y fue enviado de regreso a Triple-A Indianapolis. Jameson Taillon estuvo sobresaliente desde el comienzo, incluso cuando regresó tras recuperarse de cáncer testicular, pero se descarriló luego del descanso por el Juego de Estrellas (5.96 ERA). Chad Kuhl se reinventó, apoyándose en una gran rápida y en una curva nueva y los resultados mejoraron desde julio.

En el lado positivo, Trevor Williams surgió como un abridor confiable y mantuvo su puesto en la rotación desde principios de mayo hasta el final de la temporada. El zurdo Steven Brault encontró una mentalidad más agresiva y dominó en Triple-A, y con ese éxito llegó a Pittsburgh en septiembre (2.37 ERA).

La joven rotación de los Piratas podría ser la clave para un cambio de rumbo en 2018, y la organización ve signos positivos de todos esos brazos, pero no son lo suficientemente consistente como para afrontar la campaña venidera.

2. Pesadilla en el novena inning

Durante el "Fin de Semana de los Jugadores", en agosto, Felipe Rivero subió al montículo con la inscripción "Nightmare" (Pesadilla) en la parte posterior de su jersey personalizado. Fue el apodo adecuado para un lanzador que rápidamente se convirtió en uno de los cerradores más eficaces de Grandes Ligas (1.67 de efectividad, 21 salvamentos).

Tras empezar como el servidor del ex cerrador Tony Watson, Rivero se hizo cargo del trabajo a mediados de junio y nunca volvió a mirar hacia atrás. Parte del canje de julio de 2016 que envió a Mark Melancon a Washington, Rivero debería convertirse en el lanzador que envia fuego en la parte posterior del bullpen de los Piratas durante los próximos años.

3. Animos

Esta temporada surgió gran cantidad de preguntas sobre los Piratas, pero se respondió una: su inicialista del futuro está aquí. A pesar de todos sus altibajos, el novato Josh Bell mostró suficiente promesa para poner fin al carrusel de peloteros usados por los Piratas en la primera base.

Pittsburgh ha tenido un inicialista diferente en cada Día de Aperturan de temporada desde 2009. Bell debe terminar ese ciclo en marzo próximo, y convirtirse en el primero en ser titular en la primera base dos Días de Apertura consecutivos desde Adam LaRoche (2007 -2009). Al principio de la temporada Bell tuvo problemas en el plato y tuvo un bajón después, pero mostró poder desde ambos lados del plato y sorprendió con una pulida defensa.

4. Aumento de potencia

En medio de una marca récord de jonrones en las Grandes Ligas, los Piratas fue uno de los equipos con bateo más débil en las Mayores esta temporada, una de las razones de su declive ofensivo global; no obstante, algunos de sus cuadrangulares fueron algunos de los momentos más memorables.

Con batazo de cuatro esquinas, Josh Harrison rompió el intento de Rich Hill de lanzar juego sin hit en el PNC Park. Sean Rodríguez conectó un jonrón que aterrizó en el estacionamiento durante el primer Clásico de Pequeñas Ligas de MLB. Y Andrew McCutchen conectó tres jonrones en San Diego el 30 de julio, dentro de una racha sólida de 56 juegos, en la que puso los siguientes promedios: .369/.473/.687 con 16 jonrones, 46 remolcadas y más pasaportes (37) que ponches (35).

5. Restringido, suspendido, discapacitados

Cuando se le pidió a Hurdle que diagnosticara los problemas ofensivos de los Piratas esta temporada, el manager destacó una "falta de participación". En otras palabras, los Piratas consideran que tuvieron problemas ofensivos debido a que algunos jugadores no estaban aquí y quienes no podían permanecer en el campo de juego.

Esas ausencias obligaron a los Piratas a excavar en lo más profundo, temprano y seguido. También crearon agujeros en una alineación construida alrededor del contacto, de la habilidad de anclar en base y de una mentalidad de seguir moviendo la línea.

El líder de ese grupo es el antesalista Jung Ho Kang, quien pasó la temporada en la lista restringida debido a que no pudo obtener la visa de trabajo luego de ser arrestado por conducir bajo la influencia durante de temporada baja. Starling Marte fue suspendido 80 juegos después de dar positivo a Nandrolona, una substancias que mejora el rendimiento, y cuando volvió estuvo lento en su acoplamiento. Gregory Polanco y Francisco Cervelli pasaron una parte importante de la temporada en la lista de lesionados, y con frecuencia se resentían cuando jugaban.