Los Cachorros firman al receptor cubano Alexander Guerra

Los Cachorros firman al receptor cubano Alexander Guerra

Los Cachorros de Chicago llegaron a un acuerdo con el agente libre y receptor cubano, Alexander Guerra. El pelotero de 19 años, considerado unas de las promesas de su posición en la isla, firmó por US$300,000.

Guerra, nacido en Jiguaní, Granma, enfrentó seis meses de sanción tras un intento fallido de salida en Cuba durante el 2015. Pero volvió a intentarlo y lo consiguió el 21 de abril de 2016.

"Fue muy duro y frustrante. Con mi intento de salida de Cuba me sancionaron 6 meses sin poder disputar ningún juego programado por la dirección de béisbol" dijo a Las Mayores.

Sobre el contrato, dijo que debido a su talento esperaba cosas mejores, pero que ya eso quedó en el pasado: "El béisbol es así y no me arrepiento de nada. Estoy súper contento con poder estar en la organización campeona de la Serie Mundial y agradezco a las personas que hicieron esto posible".

Guerra es conocido por su poder como bateador, además de cualidades defensivas por encima del promedio. Asistió como receptor titular de los equipos Cuba juveniles a las Copas del Mundo en 2013 y 2015, una generación liderada por el prospecto de los White Sox, Luis Robert.

En su última Serie Nacional (la número 55) promedió para .267 de average con seis jonrones y 13 impulsadas, en 33 partidos con Granma. Contaba con sólo 18 años cuando se embarcó finalmente y pudo salir de la isla.

"Sentí muchas cosas al mismo tiempo. Dejé mi familia atrás por un sueño que hoy gracias a Dios se me está haciendo realidad", explica.

La emigración del béisbol cubano ha cambiado sus patrones en los últimos tres años. Ahora mismo el "primer sueño" no es llegar a Grandes Ligas, sino firmar un contrato y salir de los convulsos procesos migratorios de República Dominicana, México o cualquier otro país.

"Me sentí bien conmigo mismo al saber que tuve mis razones para salir de Cuba" aclaró Guerra, quien cumplió los 19 años lejos en México, un país donde no conocía a nadie.