Yasiel Puig fue sentado de nuevo tras llegar tarde al estadio

Yasiel Puig fue sentado de nuevo tras llegar tarde al estadio

LOS ANGELES -- Yasiel Puig está otra vez metido en problemas con los Dodgers de Los Ángeles.

El jardinero cubano llegó tarde al estadio el lunes, por lo que el manager Dave Roberts decidió dejarlo en la banca. Puig tampoco fue incluido en la alineación el domingo, luego de un mal corrido de bases el día previo.

Roberts esquivó confirmar que Puig fue amonestado el domingo, pero fue enfático al señalar que el jugador de 26 años fue castigado el lunes, previo al partido de los flamantes campeones de la División Oeste de la Liga Nacional en casa ante los Padres San Diego.

Los Ángeles inició la jornada con el mejor récord en las Grandes Ligas.

"Yasiel ha estado fenomenal todo el año, pero para ser franco, fue una situación en la que debió estar en el terreno hoy y se presentó tarde", dijo Roberts. "En el momento en el que nos encontramos, debe quedar claros para todos en el camerino que el único deber es prepararse para la postemporada, terminar fuerte la campaña regular y que lo primordial es el grupo. Yo pienso, y eso yo lo sé, que ningún jugador está por encima del equipo... En lo que a mí respecta, esa fue una decisión que él tomo, no yo".

Cuando los playoffs arranquen la semana entrante, los Dodgers intentarán alcanzar la Serie Mundial por primera vez desde su campeonato en 1988.

Pero el equipo cayó en un bache en septiembre, y ahora uno de sus titulares ha vuelto a sus malas costumbres.

"Mi nivel de preocupación (es) muy mínimo", indicó Roberts sobre los problemas recientes con Puig. "La responsabilidad recae en él. Quiero que esté ahí, yo espero que esté ahí. Cuando llegas tarde a tu trabajo, debes pagar las consecuencias".

Desde su electrizante debut en 2013, Puig ha sido un jugador marcado por periodos en los que deslumbrar y desquiciar en otros. Brilla con su brazo en el jardín izquierdo y su poder con el bate en el plato, pero ha decepcionado también por su actitud y entrega, además de su puntualidad, conducir con exceso de velocidad y otras distracciones.

El año pasado, el cubano fue enviado a las ligas menores por un mes. Pudo volver para el final de la temporada y se le incluyó en el roster de postemporada.

Esta temporada, Puig había sido un jugador ejemplar. La única nota negativa fue el incidente en el que hizo un gesto obsceno a fanáticos de Cleveland en junio.

Batea para .259 con 26 jonrones, 70 impulsadas, 15 robos y un porcentaje de embasado de .339.

No se aclaró la hora que Puig debía estar en el estadio el lunes, pero se le vio en un ascensor del Dodger Stadium en ropa de calle antes de las 3.20 de la tarde. Muchos de sus compañeros ya estaban con el uniforme en el terreno.