El Comodín, salvador de muchos equipos en el mes de septiembre

El Comodín, salvador de muchos equipos en el mes de septiembre

La idea que se le ocurrió al entonces al Comisionado Bud Selig era buena. Mientras más tiempo ha estado el Comodín con nosotros, mejor ha resultado ser.

Pero fue un gran golpe a la tradición allá en 1994, cuando MLB decidió realinearse con tres divisiones en cada liga y añadir un Comodín a la Liga Nacional y a la Liga Americana.

Y hubo gente que se opuso.

"Tú y tu amigo (el ex presidente de los Estados Unidos y otrora propietario de los Rangers) George W. Bush eran los únicos", dijo una vez Selig con una sonrisa. "Ahora, hasta ustedes dos se han pasado al lado correcto".

Tiene razón.

Esta temporada es el ejemplo perfecto de lo que el Comodín puede hacer por el béisbol. Puede crear más razones para que los fanáticos estén emocionados a lo largo de septiembre.

Las clases ya empezaron. Las temporadas de NFL, fútbol americano universitario y escolar también están en sus rondas regulares. Y muchas veces en el pasado, el béisbol estaba en el último puesto en algunas ciudades porque las esperanzas de pasar a la postemporada de sus equipos estaban acabadas.

Bajo el viejo sistema, este año hubiese sido un ejemplo perfecto.

Con dos semanas por jugase, tres de las seis luchas divisionales están decididas. Los Astros ganaron el Oeste de la Liga Americana el sábado, un día después de que los Indios ganaron la División Central del mismo circuito. La semana pasada, los Nacionales amarraron la División Este de la Liga Nacional. Mientras tanto, los Dodgers tienen 9.5 juegos de ventaja sobre los D-backs en la División Oeste de la Nacional. Y Arizona sólo cuenta con 10 juegos por disputar.

Eso deja sólo dos divisiones con algún tipo de drama en las próximas dos semanas: el Este de la Liga Americana, donde los Medias Rojas aventajan a los Yankees por 3.0 juegos, y la División Central de la Liga Nacional, donde los Cachorros tienen 4.0 de ventaja de los Cerveceros y seis por delante de los Cardenales.

Ahí es donde entra el Comodín, que fue expandido de un equipo en cada liga a dos en el 2012. Hasta la mañana del miércoles, 21 de los 30 clubes de las Grandes Ligas todavía tenían al menos un rayo de esperanza de llegar a la postemporada: 13 de 15 en la Liga Americana y ocho de 15 en la Liga Nacional.

He aquí lo que realmente subraya la oportunidad que provee clasificar como Comodín gracias a un repunte de última hora: 12 veces en las 22 postemporadas que han jugado desde que fue creado el Comodín, un equipo clasificado por dicha vía ha llegado a la Serie Mundial, con seis de ellos coronándose en la Serie Mundial.

En ese mismo trecho, el equipo con el mejor récord del béisbol en esa temporada ha llegado sólo 10 veces a la Serie Mundial, ganando apenas cinco.

¿Y qué significa tener esperanza de acceder a la postemporada en términos de asistencia?

En la serie de fin de semana ante los Padres, los Rockies promediaron 40,708 fanáticos por juego. Colorado recibió a San Diego para tres partidos en cada una de las dos temporadas anteriores en la misma semana de septiembre, pero con asistencias promedio de 30,329 personas en el 2016 y 28,335 en el 2015.

¿La diferencia? Simple. Los Rockies son dueños del segundo Comodín por el momento, a pesar de que están eliminados de la pelea por la División Oeste de la Liga Nacional.

Hace un año, Colorado estaba a 13 juegos del primero, y a ocho del Comodín. Y hace dos años, los Rockies entraron a aquella serie con los Padres eliminados tanto en la División como en el Comodín.

El Comodín les ha dado esperanza a los fanáticos, y a los equipos la posibilidad de mercadear sus productos en septiembre.

Selig sabía lo que hacía.