La profundidad ha sido clave para Cachorros en su luchar por clasificar

La profundidad ha sido clave para Cachorros en su luchar por clasificar

CHICAGO -- Después de barrer a los Cardenales el domingo, los Cachorros parecen estar en camino a convertirse en apenas en el segundo campeón de la Serie Mundial en los últimos 15 años en conquistar su división tras celebrar su título de Grandes Ligas.

Sin embargo, nada le ha llegado fácil a Chicago este año. La novena del Norte de Chicago, quienes tienen una ventaja de 3.5 juegos sobre los Cerveceros en la Central de la Liga Nacional antes de la acción del martes, dependen de cada integrante de su profundo roster.

"Ha sido difícil calcular el valor de nuestra profundidad", señaló el dirigente Joe Maddon. "En cada aspecto: el pitcheo, el bullpen y la defensa".

Maddon y los directivos de Chicago han tenido más creatividad con sus alineaciones que en el 2016, en parte porque ahora cuentan con dos piezas de gran versatilidad en Ben Zobrist e Ian Happ.

Jon Jay, Kyle Schwarber y Albert Almora Jr. acompañan a Happ a la hora de hacer aportes tras la partida de Dexter Fowler y el descenso en la producción en otros aspectos.

Ahora casi a diario todos comparten la carga detrás del inicialista Anthony Rizzo y el antesalista Kris Bryant.

Como ejemplo: el infielder puertorriqueño Javier Báez es tercero en los Cachorros en turnos al bate y es 60mo en la Liga Nacional. Los Rockies y los Rojos tienen seis jugadores con más turnos que Báez y otros siete equipos tienen al menos cuatro integrantes con más visitas al plato.

Observando el esfuerzo colectivo que han necesitado para llegar a foja de 83-66, es bueno que los directivos de Chicago no hayan sido tan impulsivos con sus prospectos a la hora de realizar canjes para reforzar al equipo grande.

Para la gerencia de los Cachorros, hubiera sido muy fácil en los últimos tres años acudir a su excelente grupo de prospectos con menos de 25 años de edad para adquirir pitcheo. El presidente de operaciones de béisbol, Theo Epstein, ha contemplado aquella alternativa en pocas ocasiones, como al momento de enviar al cubano Jorge Soler a los Reales a cambio del cerrador Wade Davis.

Durante esta temporada, Epstein no estaba seguro a la hora de adquirir al abridor colombiano José Quintana de los Medias Blancas, debido a que pensaba que tendría que desprenderse de por lo menos uno de sus ligamayoristas -- como Happ, Almora o Schwarber -- para conseguir al zurdo y su contrato que favorece al equipo y que se vence después del 2020.

A fin de cuentas, Epstein tuvo que ceder a uno de sus cotizados prospectos, el dominicano Eloy Jiménez, pero ese sacrificio no tendrá un impacto inmediato.

Los Rays tenían en la mira a Báez cuando los Cachorros buscaban reforzar su pitcheo. En ocasiones el boricua parecía estar de salida debido a que Addison Russell se había establecido en el campocorto del equipo y Epstein estaba comprometido con emplear a Zobrist como el principal segunda base después de otorgarle un contrato como agente libre.

Maddon ahora no se puede imaginar dónde estaría su equipo sin Báez y Russell esta temporada, debido a que Báez ha jugado 66 encuentros como torpedero titular mientras Russell se recuperaba de una molestia en el pie derecho y en un hombro, entre otras.

"No estaríamos en esta situación sin Javy aquí cuando Addison se lesionó", explicó Maddon. "Les aseguro que no seríamos el mismo equipo. Nada de esto hubiera sido posible sin la capacidad de Javy de llenar el hueco en el medio del cuadro como lo ha hecho durante la ausencia de Addison. Es así de simple".

De 10 equipos con la oportunidad de clasificar a la postemporada, nueve tienen campocortos menores de 24 años de edad. Los Cachorros tienen la fortuna de contar con dos, el espectacular Báez y el confiable Russell.

"Es muy importante tener a un torpedero establecido", indicó Maddon. "Tenemos a dos establecidos y ambos tienen casi la misma edad. Es poco común que eso suceda".

Ni Maddon ni Epstein está pensando en la postemporada. No están dando nada por seguro. Pero sería interesante ver cómo mueven sus fichas en octubre.

Los Cachorros habían tallado en piedra seis nombres en sus alineaciones para los playoffs del año pasado y Maddon rotó a ocho jugadores en las demás posiciones (incluyendo a Schwarber como bateador designado en la Serie Mundial). En la postemporada pasada, 14 jugadores vieron acción como titulares.

Con dos semanas restando en la temporada, es incierto qué hará Maddon en las praderas. Heyward estaría fijo en el bosque derecho, pero el piloto tendrá que tomar decisiones difíciles en el jardín central e izquierdo, eligiendo entre Zobrist, Schwarber, Happ, Almora y Jay.

Maddon hasta podría enviar al venezolano Willson Contreras a la pradera izquierda, para darle al receptor Alex Avila la oportunidad de enfrentar a excelentes derechos como Max Scherzer y Stephen Strasburg. Claro que ése es un tema para otro momento, pero es algo que vale la pena señalar porque Epstein nunca tomó sus alternativas como algo seguro.

De no haber un desempeño impresionante de los Cerveceros en la serie de cuatro juegos este fin de semana en el Miller Park, los Cachorros estarían encaminados a volver a la postemporada. Enfrentarán enormes retos en cada paso que den, pero no hay que descartar la capacidad de Maddon de poner a cada uno de sus jugadores en el lugar indicado.