Superados los obstáculos del pasado, brilla Christian Vázquez con Boston

Superados los obstáculos del pasado, brilla Christian Vázquez con Boston

Christian Vázquez ha pasado por muchos obstáculos a lo largo de su joven carrera en el béisbol profesional, comenzando al principio desde ser un receptor suplente en Liga Menor, viajes perdidos y una cirugía de Tommy John en el 2015, pero no dejó de creer en sí mismo y hoy ve los frutos de eso.

"Al principio de mi carrera yo no jugaba mucho, yo era como el tercer receptor de los equipos, hasta el 2011 que me dieron la oportunidad de jugar todos los días y lucí bien" recuerda el receptor oriundo de Bayamón, Puerto Rico.

Pero eso no fue todo. En el 2013, Vázquez desperdició la oportunidad de estar en las Mayores tras perder un viaje.

"Estaba en Doble A, me llamó el dirigente y me dijo que me iban a subir para las Grandes Ligas ya que Boston tenía un doble juego, pero el avión me dejó y subieron entonces al receptor de Triple A", dijo Vázquez, quien además mencionó que dicho careta que ascendieron llegó con el equipo hasta la Serie Mundial, algo que tal vez él hubiese logrado de no perder el viaje.

Su próximo viaje a las Mayores no se hizo esperar mucho y el 9 de julio del 2014 debutó con los Medias Rojas de Boston donde tuvo participación en 55 juegos brillando con su gran brazo y su defensa detrás del plato.

Vázquez sobre jugar para Boston

Lo que el destino tenía para "El Colo", como muchos lo conocen, era otra prueba en su camino para establecerse en el mejor béisbol del mundo y tuvo que ser operado de Tommy John, lo que lo alejó del diamante por un año.

"Fue difícil la operación en el 2015, el año pasado fue también uno de altas y bajas, pero uno aprende de todos los errores", reveló Vázquez. "Todo fue un aprendizaje y gracias a Dios ahora estamos saludables".

Por llegar al 2017 con una mente positiva ha tenido la oportunidad de ser uno de los receptores de Boston. En sus primeros 84 juegos hilvanó un promedio de bateo de .293 con cuatro jonrones y 28 carreras impulsadas, a diferencia de otros años, aportando grandemente a la ofensiva de su equipo.

Ese aporte lo vivieron él y su familia cuando el 1ro de agosto Vázquez conectó un batazo decisivo que dejó en el terreno a los Indios de Cleveland y le dio la victoria a los Medias Rojas.

"Mis papás estaban allí, no puedo pedir nada más", rememoró Vázquez. "Fue algo bello lo que ocurrió ese día, uno de los mejores juegos de mi carrera".

Vázquez habla de su experiencia en P.R.

Su cañón se mantiene al pie de la letra y ha fusilado el 37% de los corredores en intento de robo durante la campaña 2017. Para él, compartir tiempo de juego con el venezolano Sandy León es algo especial.

"Tremenda experiencia, es tremendo compañero y tremendo pelotero", asegura el careta boricua. "Los dos tenemos tremenda comunicación y hablamos mucho del juego. Espero trabajar con él muchos años más".

Una de las experiencias más grandes para el joven de 26 años fue la oportunidad de jugar junto al dominicano David Ortiz.

"Fue lindo, estuve con él tres años desde que subí por primera vez en el 2014", manifestó Vázquez "Fue una inspiración para nosotros y como un padre para todos. Nos enseñó mucho sobre el juego y cómo comportamos. Es un futuro miembro del Salón de la Fama".

Otra experiencia que también ha marcado a Christian es haber podido cumplir el sueño de un joven, llamado Ari Schultz, quien había recibido un trasplante de corazón. Acompañado por Xander Boagerts, tuvieron la oportunidad de compartir junto al niño en su casa. Luego de la visita, Ari fue invitado para hacer el lanzamiento de honor en un juego de los Medias Rojas. Ese momento nunca llegó, pues el niño murió, suceso que dejó marcado al puertorriqueño para siempre.

"El Colo" también agradece la oportunidad que siempre se le ha brindado de jugar béisbol invernal en Puerto Rico, algo que le ayuda para llegar listo a los campamentos primaverales y ha sido parte fundamental de su desarrollo como pelotero.

Por ahora, Vázquez seguirá viviendo su sueño de estar en las Mayores, pese a los tropiezos que tuvo en el pasado.