Los Indios anhelan volver a la Serie Mundial y ganarla este año

Los Indios anhelan volver a la Serie Mundial y ganarla este año

CHICAGO -- Después de quedarse a centímetros de ganarlo todo el año pasado, los Indios han empezado a jugar bien en el momento indicado. ¿Su motivación? La posibilidad de escribir un final diferente este otoño: darle a Cleveland su primer título de Serie Mundial desde 1948.

"Eso es lo que esperamos", dijo el infielder dominicano José Ramírez. "Tenemos mucha experiencia, y ahora también experiencia en los playoffs. Tenemos una buena mentalidad y estamos haciendo lo que tenemos que hacer, todo el esfuerzo extra para volver".

Nadie debe de sorprenderse si el equipo de Terry Francona hace lo que hicieron los Reales en el 2015, ganar un campeonato un año después de sufrir una durísima derrota en el Juego 7.

Esta versión de los Indios es un poco mejor, un poco más profunda, que aquella que cayó ante los Cachorros en el último juego de la Serie Mundial en e; Progressive Field.

Los Indios han demostrado eso ganando 14 juegos seguidos -empatando así un récord de la franquicia- sin contar con varios peloteros clave, incluyendo al zurdo Andrew Miller, el segunda base Jason Kipnis, el jardinero izquierdo Michael Brantley y el novato y jardinero central Bradley Zimmer. Pero todos podrían estar de regreso para la postemporada.

Carrasco lanza juego completo

"Esa es la meta", dijo Francona. "Nuestra meta cada día es ganar el juego que nos toca jugar. No creo que aquí nos sentemos mucho a pensar en las lesiones, más allá de estar preparados y ayudar a los muchachos a regresar. No miramos mucho hacia el futuro. Sólo tratamos de ganar esta noche. Esa es la idea cada día".

Usted nunca le preguntaba a Tony La Russa cómo estaba antes de un juego. La respuesta era siempre la misma.

"Pregúntame en unas horas", decía.

Francona mira a este maratón que es la temporada de Grandes Ligas de la misma manera.

"Estamos jugando muy buena pelota, pero esto es algo que fluye", dijo Francona. "Uno tiene un juego esta noche, otro mañana. Uno no piensa mucho en rachas, sean malas o buenas. No creo que ponerse a pensar de esa forma te ayude a ganar".

Se ganan los juegos lanzando bien, y eso es lo que los Indios mejor hacen. Encabezados por Corey Kluber, tienen la mejor rotación de la Liga Americana y, desde el Juego de Estrellas, probablemente la mejor de las Grandes Ligas.

Cleveland tiene récord de 65-37 y 3.81 de efectividad de parte de su rotación. Antes de la mala salida del dominicano Danny Salazar el martes, los totales del grupo de iniciadores después del Juego de Estrellas eran de 28-7 y 2.91 de efectividad.

Kluber, quien abrió seis juegos en la postemporada del año pasado, ha superado a Chris Sale para convertirse en el favorito para el Cy Young de la Liga Americana. El jueves abrirá en el Guaranteed Rate Field exhibiendo récord de 14-4 y 2.56 de efectividad. Pero ésas no son las buenas noticias para los Indios.

Pareciese más significativo que la rotación tenga más profundidad que en octubre pasado, cuando las lesiones del venezolano Carlos Carrasco y de Salazar obligaron a Francona a utilizar a Kluber con tres días de descanso en tres ocasiones, incluido el Juego 7 de la Serie Mundial.

Carrasco y Trevor Bauer han estado muy bien como segundo y tercer abridores. Salazar es una interrogante, mientras que Mike Clevinger, Josh Tomlin y Ryan Merritt han hecho significativos aportes durante la cadena de victorias.

El bullpen de Francona está tan fuerte como de costumbre, y el inventario de jugadores de posición ha mejorado. Los dueños hicieron su aporte al dar los recursos para firmar al dominicano Edwin Encarnación como agente libre y contratar por casi US$4 millones por el resto del año a Jay Bruce. El sistema de liga menor trajo a Zimmer, la primera selección del 2014, y al tercera base Yandy Díaz, firmado en el 2013 luego de salir de Cuba.

Además de todo eso, está la continua mejoría de Ramírez, quien bien podría haber superado al campocorto puertorriqueño Francisco Lindor como el jugador más valioso de los Indios. Ha estado encendido (15 extrabases, incluidos seis jonrones, en sus últimos nueve juegos) y encabeza a las Mayores en dobles con 47, que incluye sus 25 jonrones.

Ramírez ha hecho todo eso mientras se mueve entre la tercera base--la posición que seguramente jugará en octubre--y la intermedia, su base natural. También puede jugar en los jardines, pero este año no lo han necesitado allí.

"Tienes a un bateador de primera línea en la liga y está jugando varias posiciones. Eso es muy valioso", dijo Francona. "He mencionado el nombre de Ben Zobrist. Uno siempre se fija en los números del jugador, pero cuando tienes a alguien que se puede mover y además jugar buena defensa, ha sido una bendición para nosotros".

Ramírez no está en lo absoluto sorprendido de que los Indios hayan empatado el récord de 14 triunfos seguidos que implantaron el año pasado.

"Hemos tenido éxito todo el año", dijo el quisqueyano. "Andamos emocionados. Tenemos muy buenos jugadores, que además son buenas personas, y estamos ganando. Uno se divierte, bromea, pero cuando el juego comienza todos estamos enfocados".

Ramírez fue clave durante la Serie Mundial del 2016, encabezando a los jugadores regulares de los Indios con .310 de promedio de bateo. Disfrutó cada momento del Clásico de Otoño y tiene sed de más.

"Sí", dijo. "Eso es lo que todos queremos".

Octubre está cada vez más cerca, y los Indios lucen más y más como un equipo listo para lo que venga.