José Ramírez dio batazos históricos contra los Yankees en el Bronx

José Ramírez dio batazos históricos contra los Yankees en el Bronx

NUEVA YORK - Hubo un momento antes del Juego de Estrellas en el que ningún pitcheo eludía el bate de José Ramírez. Pero más adelante, el dominicano se enfrió. Durante todo ese tiempo, el manager de los Indios, Terry Francona, insistió en que el bateador ambidextro volvería a encenderse.

"Se calentará otra vez", dijo Francona el lunes previo al partido entre Cleveland y los Yankees. "Es un bateador demasiado bueno".

Las palabras de Francona fueron proféticas. Ramírez dio dos jonrones en la victoria de la Tribu sobre los Bombarderos del Bronx. Mientras el resto del lineup de Cleveland tuvo problemas ante el abridor quisqueyano Luis Severino en los primeros 6.0 innings, Ramírez dio un espectáculo de poder.

Su primer cuadrangulares fue ante una recta de 98.7 millas por hora, según Statcast™. Y luego de 14 outs consecutivos de parte de los bateadores de la Tribu, Ramírez volvió a sacarla frente a un lanzamiento de 98.2 millas por hora.

Eso hizo que Ramírez fuera el primer bateador de Grandes Ligas en dar dos jonrones ante pitcheos de más de 98 millas por hora en un partido, desde que se empezó a grabar tales métricas a partir del 2008.

"Gracias a Dios tuve éxito con esa recta ahí", dijo Ramírez. "No es fácil dalre a una recta de 98".

Los dos batazos le dan un total de 20 vuelacercas a Ramírez en el 2017. Ahora Ramírez se une a otros dos bateadores ambidextros de los Indios con al menos 20 bambinazos en la temporada, su compatriota Carlos Santana (21) y el puertorriqueño Francisco Lindor. Esta edición de la Tribu se une a los Yankees del 2009 (campeones de la Serie Mundial) con al menos tres ambidextros con 20 jonrones o más (el boricua Jorge Posada, Nick Swisher y Mark Teixeira).

Santana, quien dio jonrón frente a Severino más adelante en el juego, ha quedado impresionado con lo hecho por su compañero y compatriota este año.

"José es un gran pelotero", dijo Santana. "Está teniendo una gran temporada. Espero que siga así. Lo veo bien cómodo y gozando el juego".

En 40 partidos antes del Juego de Estrellas, Ramírez bateó .405/.450/.753 en 171 visitas al plato. Pero en los 40 choques siguientes, bajó a .226/.276/.333 en 170 veces en la caja de bateo. Entonces, lo hecho el lunes fue bienvenido para todos en la Tribu.

De su parte, Ramírez no sabía que antes del lunes había conectado apenas un jonrón desde el Clásico de Media Temporada.

"¿Oh, sí?", contestó el infielder. "¿Estaba en un slump? No sé, son cosas que pasan en el juego. Lo bueno es que ahora me está yendo bien".

Nadie en el equipo de Cleveland dudaba que eso volvería a suceder.

"Uno ni cuenta se daba de que estaba en un bajón", dijo el jardinero de los Indios, Bradley Zimmer. "Es el mismo muchacho todos los días. Juega duro cada día y (el lunes) hizo lo suyo. Es bueno verlo dando buenos swings".

La producción de Ramírez el lunes ayudó al as Corey Kluber a ganar otro partido. El derecho afirmó que se alegra de no tener que enfrentar al dominicano.

"Es mucho más divertido verlo desde el dugout que tener que tratar de hacerle out", dijo Kluber.

Ramírez, siempre con mucha confianza, dio una respuesta diferente al preguntársele por Kluber.

"De hecho, me gustaría enfrentarme a él", dijo. "Si le pusiera buen swing, tal vez la saque".