Vladimir Guerrero fue exaltado al Salón de la Fama de los Angelinos

Vladimir Guerrero fue exaltado al Salón de la Fama de los Angelinos

ANAHEIM - Vladimir Guerrero tendrá que esperar al menos un año más antes de ingresar a Cooperstown, pero la noche del sábado, el ex cañonero dominicano se convirtió en el nuevo miembro del Salón de la Fama de los Angelinos.

Los Angelinos exaltaron a Guerrero al Salón de la Fama del club durante una ceremonia previa al juego en el Angel Stadium, en honor a uno de los más electrizantes y populares toleteros en la historia de la franquicia. Guerrero pasó seis de sus 16 temporadas en la Gran Carpa con los Angelinos, con quienes ganó el trofeo como Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2004, fue convocado al Juego de Estrellas en cuatro ocasiones y ayudó al equipo a ganar cinco títulos del Oeste de la Americana durante su estadía en Anaheim.  

"Me siento bien feliz por este honor", declaró Guerrero. "Este fue mi segundo equipo en las Mayores, me siento bien emocionado por esta decisión que los Angelinos han tomado de exaltarme a su Salón de la Fama".

Los Angelinos grabaron el nombre de "Vlad Guerrero" en los jardines para la ocasión y también le rindieron tributo a la herencia de Guerrero al entonar el himno de la República Dominicana al inicio de las festividades sobre el terreno de juego. Tras un tributo en video para Guerrero, el propietario de los Angelinos, Arte Moreno, le entregó al ex cañonero un anillo especial con el logo del club y su número 27 grabado en éste.

La ceremonia concluyó con Guerrero haciendo el lanzamiento ceremonial, con su compatriota y bateador designado de los Angelinos, Albert Pujols, como su receptor.

Los inmortales de los Angelinos Garret Anderson, el panameño Rod Carew, Chuck Finley, Bobby Grich, Bobby Knoop, Tim Salmon y Mike Witt estuvieron presentes para ver a Guerrero convertirse en el 16to miembro de su exclusivo club. A la ceremonia también asistió la madre de Guerrero, Altagracia Alvino, quien en muchas ocasiones deleitó a los peloteros latinos de los Angelinos con sus tradicionales platillos de República Dominicana cocinados por ella misma.

"Fue un día bien divertido", dijo Mike Scioscia, quien dirigió a Guerrero durante toda su estadía con los Angelinos. "Es un muchacho increíble. No recuerdo un solo día en el que no haya llegado sonriendo al estadio o un solo día en el que no haya traído comida cocinada por su madre para todo el equipo. Nos sentimos bien contentos de brindarle este honor".

En el 2009, Guerrero tuvo día más satisfactorio como ligamayorista cuando los Angelinos por fin le ganaron una serie de playoff a los Medias Rojas, completando una barrida en el Fenway Park.

En lo que calificó como "el momento más grande de mi carrera", Guerrero decidió aquel Juego 3 de la Serie Divisional con un sencillo de dos carreras con dos outs en el noveno episodio para eliminar a Boston, equipo que había derrotado a los Angelinos en las postemporadas del 2004, 2007 y 2008.

En enero de este año, Guerrero estuvo a un paso de entrar al Salón de la Fama de Grandes Ligas, pues se quedó a sólo 15 votos de ser exaltado a Cooperstown en su debut en la papeleta.

"Quedé muy contento porque estuve bien cerca de llegar al Salón de la Fama (de Cooperstown)", expresó Guerrero. "Vamos a esperar a ver qué me tiene preparado Dios el próximo año".

Guerrero terminó su carrera con promedio de .318, 449 jonrones y 1,496 carreras empujadas 16 temporadas.