L.A. pasa por uno de los momentos más destacados de nuestros tiempos

L.A. pasa por uno de los momentos más destacados de nuestros tiempos

Recientemente, he escuchado a varios decir que si los Dodgers no logran ganar la Serie Mundial en 2017, la mágica temporada que están teniendo será un fracaso. Es una idea, hasta cierto punto, tonta e injusta.

Estemos claros: Será una gran decepción si los Dodgers no logran llegar a la Serie Mundial por primera vez desde 1988.

¿Saben qué? Los Dodgers no quedarán más decepcionados esta temporada de lo que quedaron el año pasado. Pero tampoco quedaran más decepcionados que los Astros, Indios, Medias Rojas o Nacionales. Esos equipos también tienen altas expectativas.

El béisbol en octubre es diferente al de temporada regular. Los propios jugadores lo entienden. Se trata de trajinar entrada por entrada, proteger ventajas, manejar sabiamente los bullpens y lidiar con la presión.

En cambio, la manera en que afrontas la campaña regular es diferente. Los mejores equipos pueden darse el lujo de lidiar con los altibajos y darle vuelta a la página sin importar qué tan dolorosa fue una derrota o qué tan dulce una victoria.

El béisbol de temporada regular también tiene que ver con la profundidad, tiene que ver con darles el descanso necesario a los titulares y no utilizar más de la cuenta al relevista más encendido.

Pero ustedes ya saben la mayoría de todo esto. Lo que muchos de nosotros - incluyendo a los que trabajamos en los medios y cubrimos este deporte - a veces no hacemos es valorar el momento. Sin importar lo que suceda en octubre, estos Dodgers ya han hecho a sus fanáticos felices en 85 ocasiones diferentes.

Y, honestamente, muchas de sus 34 derrotas parecen haber sido plena casualidad. Este equipo juega con tal energía que es difícil sentirse decepcionado por cualquier cosa que hagan.

Nada de lo que pase en octubre podrá opacar el placer de ver a Corey Seager o al novato sensación Cody Bellinger demostrar su talento en el terreno de juego. Ni tampoco hará olvidar la destreza sobre la loma del zurdo Alex Wood o el poder en el brazo de Kenley Jansen.

¿Quién hubiese imaginado que Chris Taylor iba a jugar de la manera en que lo está haciendo, y que haría la transición de un infielder trotamundos a un jardinero que podría terminar en la lista de candidatos para el premio al Jugador Más Valioso por la Liga Nacional?

Justin Turner fue firmado por la módica cantidad de US$1 millones. ¿Quién hubiese pensado que este pelotero barbudo se convertiría en uno de los mejores antesalistas de Grandes Ligas?

Y ése es el deleite de ver a Los Ángeles tener una de las mejores temporadas en su historia. Hay veces que en el deporte suceden cosas que son difíciles de entender.

Pero cuando suceden, lo que debemos hacer es disfrutarlas. ¿Será el cubano Yasiel Puig el héroe del juego de esta noche? ¿O toca el turno de Rich Hill?

Estos Dodgers se han pasado por el "Arco del Triunfo" todos los obstáculos que se les han presentado. Tienen marca de 18-3 desde que perdieron a su as Clayton Kershaw por una lesión en la espalda. En ese período, la rotación de los azules ha sido la mejor de Grandes Ligas -- 10-0 y efectividad de 2.39.

Con marca de 85-34, los Dodgers tienen 51 juegos sobre .500 por primera vez desde el 27 de septiembre de 1953, cuando finalizaron dicha campaña con récord de 105-49.

Al menos cuatro Dodgers -- Seager, Turner, Taylor y Bellinger - probablemente sean tomados en cuenta en las votaciones al Jugador Más Valioso por el Viejo Circuito. Dave Roberts se llevará el premio como Manager del Año, y por mucho.

En la fecha límite de cambios del 31 de julio, el presidente de operaciones de béisbol Andrew Friedman y el gerente general Farhan Zaidi también cumplieron con su trabajo, al agregar al mejor abridor disponible en el mercado de canjes: El japonés Yu Darvish.

En resumen, los Dodgers podrían estar en la mejor posición de ganar la Serie Mundial. Podrían contar con Kershaw, Darvish y Hill listos para abrir los playoffs en ese orden. Se trata del mejor lanzador de su generación, seguido por un brazo de poder y otro con gran control y un maestro en cambiarles la velocidad a sus pitcheos.

Sin embargo, nada está garantizado. Los Nacionales se sienten bastante bien cuando envían a la loma al derecho Max Scherzer. Y los Cachorros ya saben lo que es ganar una Serie Mundial.

Esta temporada regular ha sido un viaje lleno de sorpresas y marcas históricas. Ver a un equipo tan completo y tan enfocado no es algo que suceda con frecuencia. Esta es una campaña en la que los fanáticos de los Dodgers - y probablemente todos los aficionados al llamado Rey de los Deportes - recordarán por siempre, pase lo que pase en octubre.