Sin importar el final del 2017, los Mellizos tienen motivos para estar optimistas

Sin importar el final del 2017, los Mellizos tienen motivos para estar optimistas

Desde cualquier punto de vista, esta temporada debe calificarse como un éxito para los Mellizos, mientras el club siga ascendiendo como un contendiente.

Antes de la acción del miércoles, el club de Minnesota llevaba foja de 55-56 con 51 partidos por jugarse en esta campaña. A estas alturas del 2016, tenían marca de 44-56, rumbo a una temporada con 103 derrotas y en el sótano de la División Central de la Liga Americana.

"Por varios motivos, estamos mucho mejor de lo que estábamos hace un año", reconoció el dirigente Paul Molitor la semana pasada. "He visto madurez. He visto progreso. Este grupo ha luchado un poco más.

"No hemos cumplido nuestra meta hasta ahora, pero estamos en una situación mucho mejor que la del año pasado".

Minnesota se encuentra a 5.5 juegos de los punteros Indios en la Central de la Americana y a 1.5 del segundo Comodín del Joven Circuito.

La Liga Americana está muy reñida en estos momentos. Once equipos están a ocho partidos de un Comodín. Sólo los Medias Blancas parecen estar fuera de la contienda con ocho semanas restando en la temporada regular.

Una buena racha significaría la diferencia en el destino de los Mellizos esta campaña y en el futuro de su manager, cuyo contrato se vencerá cuando concluya la temporada.

Además, a Minnesota le quedan nueve encuentros como locales para ganar terreno contra sus rivales más fuertes en la división -- los Indios, Reales y Tigres. También se medirán a dichos equipos un total de 14 veces en la ruta, donde los Mellizos tienen una mejor foja.

Curiosamente, antes de la acción del miércoles, la escuadra de Minnesota tenía cinco juegos por encima de .500 como visitante y seis por debajo de los .500 en el Target Field.

Por eso Molitor no se atreve a señalar el progreso que su club ha logrado hasta que se aclare el panorama al final de la campaña.v "Nos falta casi un tercio de la temporada. No quiero ponerle etiqueta alguna hasta que terminemos", declaró Molitor. "No hay excusas. Sólo debemos terminar lo más fuerte posible. Pienso que contamos con algunos jóvenes que todavía están aprendiendo a jugar hasta septiembre en vez de solamente agosto, así que veremos qué resultados sacarán".

Ha sido una larga sequía para los Mellizos, quienes no han avanzado a la postemporada desde el 2010, no han ganado un partido de playoffs desde el 2004 y no han conquistado una serie desde el 2002. La última vez que ganaron la Serie Mundial fue en 1991.

Desde el 2002, Minnesota ha contado con apenas dos pilotos: Ron Gardenhire -- ahora coach de la banca de los D-backs -- y Molitor, el Salón de la Fama que tomó las riendas del club en el 2015 y poco a poco ha tratado de cambiar la cultura del equipo.

El hecho de que el conjunto fue vendedor en la fecha límite de cambios del 31 de julio no le agradó a Molitor ni a sus jugadores. Pero el capataz está consciente de que queda bastante tiempo para que el equipo pueda determinar su destino. La campaña ha sido un éxito sin, importar cómo termine.

"Debemos evitar sentir lástima por nosotros mismos", agregó Molitor. "No hay espacio para eso aquí. Creo que estos muchachos saben que todavía podemos seguir luchando. Es un poco diferente para los jugadores que tenemos ahora, pero debemos seguir jugando y tratando de ganar, volver a los .500 y partir de ahí".