Hace 24 años de la inolvidable riña entre Nolan Ryan y Robin Ventura

Hace 24 años de la inolvidable riña entre Nolan Ryan y Robin Ventura

Aunque Nolan Ryan ganó 324 juegos en una carrera que le valió una placa en el Salón de la Fama, uno de sus triunfos más recordados fue uno de los últimos. Su victoria número 322 fue el 4 de agosto de 1993, un triunfo por 5-2 de los Rangers sobre los Medias Blancas. Ryan permitió tres hits en 7.0 entradas, concediendo una sola limpia al ponchar a cinco bateadores.

A primera vista, este juego no se ve tan destacado, pero las estadísticas no cuentan toda la historia. En cuanto al boxscore, lo más importante es esto:

HBP: Robin Ventura (2, by Nolan Ryan)

Específicamente, los fanáticos recuerdan lo siguiente:

Un día como hoy en el 1993, se dio este enfrentamiento entre Nolan Ryan y Robin Ventura. #LasMayores 😮😮

A post shared by Las Mayores ⚾️ (@lasmayores) on Aug 4, 2017 at 8:24am PDT

La decisión de Ventura de correr hacia el montículo tampoco vino de la nada.

Los orígenes de la pelea entre los Rangers y los Medias Blancas eran de tres años antes. Como Ryan le contó al autor Rob Goldman en una autobiografía en el 2014, todo empezó cuando el infielder Craig Grebeck "perreó" un cuadrangular contra Texas durante los entrenamientos de 1990. En agosto de ese año, Grebeck dio cuadrangular ante Ryan, el primer vuelacecas de su carrera, y "celebró mucho dando la vuelta por las bases".

Una semana después, cuando Ryan volvió a medirse a los Medias Blancas, le dio un bolazo a Grebeck. Durante el próximo par de años, ambos equipos siguieron su pequeña guerra de pelotazos, aunque jamás se salió de control.

Luego llegó el 4 de agosto de 1993. Ventura dio sencillo en el primer episodio frente a Ryan para empujar una carrera, así que el futuro Salón de la Fama siguió una vieja estrategia. "La primera vez que bateó, dejé una recta por el medio del plato y Ventura dio una línea al jardín izquierdo, así que pensaba que tenía que alejarlo del plato," dijo Ryan. "La próxima vez, le dire adentro y le di un bolazo por el hombro, pero no fue a propósito".

Increíblemente, Ventura fue el único bateador que Ryan golpeó durante toda la temporada, la última de la carrera del lanzador. Después de recibir el batazo, Ventura se detuvo y luego corrió hacia la lomita. Ryan lo agarró de la cabeza le dio golpe tras golpe:

Ventura, normalmente de la cabeza fría, fue expulsado de apenas cuatro partidos en su carrera de 16 años, pero éste, su primero, parecía ser un resultado inevitable de las tensiones entre ambos equipos. "Todo el mundo sabía que [Ryan] estaba dando bolazos, y la mentalidad en nuestro club era que cuando él nos daba, nosotros íbamos a golpear a uno de ellos", dijo Ventura más adelante. "Había tantos roces entre (los dos equipos) que al final quien recibía ese próximo batazo probablemente iba a pelear de cualquier manera".

Ryan reveló que agarrar a Ventura de la cabeza fue una decision del momento, no muy pensada. Pero de inmediato, se convirtió en una imagen imborrable para los fanáticos. Tal vez el elemento más olvidado y cómico de todo fue el hecho de que el protagonista original del conflicto, Grebeck, sustituyó a Ventura como corredor emergente. Acto seguido, fue sorprendido con un tiro desde la receptoría de parte del puertorriqueño Ivan Rodriguez, exaltado al Salón de la Fama hace cinco días.

Terminó la carrera de Ryan antes de una "revancha" con los Medias Blancas, y por eso pasaría mucho tiempo antes de que él y Ventura volverían a verse las caras. Ventura hizo su debut como manager de los Medias Blancas en el Día Inaugural del 2012 contra los Rangers, que en esos tiempos tenían a Ryan como presidente. Hacía tiempo que ambos habían hecho las paces, pero se dieron la mano para hacerlo todo oficial.