Leonys Martín contento de volver al equipo grande de Seattle

Leonys Martín contento de volver al equipo grande de Seattle

Leonys Martín regresó a Grandes Ligas el domingo como muchos jugadores quisieran retirarse: conectando un jonrón. Ante una recta a 91 millas del abridor de los Mets, Seth Lugo, el recién ascendido le pegó un largo bambinazo en cuenta de dos bolas sin strikes.

"Fue una sensación increíble. Pensé en Dios rápidamente y mientras corría las bases le daba gracias por todo lo que ha hecho con mi vida y mi carrera", dijo Martín vía telefónica.

Acto seguido, en la tercera entrada, el jardinero cubano realizó una espectacular jugada ante un batazo de Curtis Granderson, defendiendo el jardín derecho.

El lunes, Martín conectó un triple productor y remolcó otra con un rodado ante los Rangers. Llegó al martes bateando de 8-3 con un cuadrangular, un triple y tres empujadas en dos partidos desde su regreso al equipo grande.

"Me tomó por sorpresa este ascenso, porque no sabía qué había pasado con Haniger", dijo Martín, refiriéndose a Mitch Haniger, inhabilitado durante el fin de semana tras recibir el impacto de una recta de 95 millas por hora de Jacob deGrom. "Lamento mucho lo que sucedió con mi compañero".

El pasado 23 de abril, la franquicia de Seattle puso en asignación a Martín, quien eligió ir a las menores sin una contundente certeza sobre su regreso. El guardabosque había iniciado con promedio de .111 en 58 visitas al plato en un errático inicio que lo llevó a perder el puesto como jardinero central de Seattle.

Tres meses duró su periplo por Triple-A, con la sucursal de Tacoma Rainiers.

"Ese tiempo me ayudó a encontrarme como jugador", expresó Martín. "Tenía mi autoestima algo baja, pero gracias al sacrificio todo volvió a su lugar".

Martín no se dejó vencer tras conocer la noticia. Batalló cada día por recuperar su estado de confianza y su ritmo en el home. Con el paso del tiempo fue encontrando el swing de antaño, hasta que llegó a poner línea de 312./356./506 en 84 juegos por Tacoma. Consiguió 24 dobles, cinco triples y 11 jonrones, además de encabezar la Liga del Pacífico en bases robadas con 24.

Martín reconoce que durante esos tres meses en Triple-A, pasó momentos espinosos.

"En esa dura etapa aprendí mucho", afirmó. "Le tengo mucho respeto a los beisbolistas de esa liga que juegan allí desde hace seis o siete años".

Para un beisbolista no es nada sencillo regresar al equipo grande luego de ser sacado del roster de 40 en una misma temporada. Este simple hecho pone una situación de presión, lo mismo en el jugador que en las entidades que rigen las organizaciones.

Martín rebasó las pesadillas de abril y entró a finales de julio con una energía necesaria para los Marineros y, además, lo transformó en una victoria personal y auto superación.

"Lo único que tengo en mente es salir al terreno, contribuir a ganar juegos y tratar de regresar a la postemporada", expresó.